NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH
CLOSE

Contemporary Store

Solo por hoy hasta la media noche tenemos 30% OFF en toda nuestra merch exclusiva.

Ir a la store 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

“¡Viva la tristeza!”: El ensayo de Pedro Almodóvar sobre el sexo y la cuarentena

Pedro Almodóvar. Fotografía: The New York Times
Words Michel Narváez

El legendario cineasta español Pedro Almodóvar, ganador del Oscar con los largometrajes Todo sobre mi madre (1999) y Hable con ella (2002), y contrincante en la categoría Mejor Película Internacional en los últimos Premios de la Academia con el filme Dolor y Gloria, redactó un ensayo donde concluye que la cuarentena afecta la libido de los que están aislados socialmente, o, al menos, que el confinamiento social ha afectado severamente su apetito sexual.

Almodóvar, quien está bajo aislamiento en Madrid, una de las ciudades más afectadas por la pandemia — España contabiliza más de 204.178 casos de COVID-19 con 21.282 fallecidos — ha estado usando su tiempo para redactar ensayos sobre la cuarentena y sobre el aislamiento social, dándole incluso prioridad a sus investigaciones personales que al propio guión de su siguiente película.

En su más reciente estudio, titulado ¡VIVA LA TRISTEZA!, y como lo indica el nombre del ensayo, Almodóvar argumenta que se siente absorbido por la tristeza y el aislamiento le ha quitado todo tipo de motivos para trabajar y continuar hurgando entre sus pasiones; explica incluso que, aún cuando antes se encontraba cómodo sumergiéndose en lo profundo del asiento de su sofá y mirando películas de DVD o leyendo Las Biuty Queens de Iván Monalisa Ojeda, el encierro y el aislamiento parecieran haber quitado todo el placer de su vida y que para su sorpresa, también ha afectado su deseo sexual:

“Mi libido me ha abandonado desde que comenzó el aislamiento. Supongo que la tristeza y la preocupación han desplazado las fantasías eróticas”.

En el ensayo especifica además que habló — por teléfono — con algunos de sus conocidos y amigos más cercanos — algunos de los cuales menciona, mientras que a otros los mantiene en el anonimato — acerca de temas sexuales durante la cuarentena, y concluyó que, definitivamente, la libido disminuye durante el periodo de confinamiento:

“Llamé a un amigo por teléfono para averiguar cómo se encontraba su libido durante el aislamiento y me dijo que bien e incluso algo mejor de lo normal. Que la reducción de estrés en su vida ha beneficiado la relación con su pareja… Realicé varias llamadas a amigos hombres y mujeres para preguntarles sobre su apetito sexual”.

Almodóvar también agrega lo siguiente:

“Aparte de uno que estaba desesperado y me dijo que había acordado en línea reunirse con diferentes personas en los supermercados para follar en los baños, en general, la pandemia y su consiguiente aislamiento ha reducido las necesidades eróticas de la mayoría de las personas a las que llamé”.

El cineasta argumenta además que los que la están pasando peor son “especialmente los más promiscuos, que viven sin pareja” y añade que el sexo también es una industria y que, aunque la venta de los juguetes sexuales ha alcanzado números nunca antes vistos, muchos comerciantes de la industria se las verán difícil para mantener sus negocios a flote.

Almodóvar insiste que el sexo es una necesidad humana y que todos los seres vivientes vivimos por instinto y que por ende, en estos tiempos de confinamiento social, las orgías virtuales y los encuentros sexuales en línea se han triplicado.

Sin embargo, argumenta también que, dada la cantidad necesaria de tiempo de encierro, esas herramientas también pasarán a ser aburridas y que la tristeza y la desolación tomarán el puesto de los deseos carnales.

No obstante, Almodóvar recomendó una serie de películas “cargadas de erotismo” que quizás puedan mejorar la vida intima de las parejas en tiempos de aislamiento social: entre ellas se encuentran Strangers When We Meet (1960), de Richard Quine; The End of the Affair (1999), de Neil Jordan; Bonjour Tristesse, de Otto Prminger; o incluso Letter from an Unknown Woman (1948), de Max Ophüls.

MOR.BO es un medio independiente creado por un colectivo de periodistas. Nuestra independencia y autonomía editorial nos permite ofrecer reportes y análisis intrépidos. Tienes el poder de apoyarnos en estos tiempos económicos volátiles y ayudar al financiamiento de nuestra plataforma con una pequeña contribución. Apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1. También puedes contribuir adquiriendo nuestra merch exclusiva en nuestra Contemporary Store.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 13
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 4
    Lo amé
  • 6
    Me deprime
  • 2
    WTF!
  • Me confunde
NIGHT MODE DAY MODE