Luego de su popular aparición en adorables películas como Madagascar, Happy Feet y hasta el documental The March of the Penguins, los pingüinos tienen tiempo convirtiéndose en unas de las criaturas sobre las cuales sentimos que conocemos más, debido a sus sacrificios para aparearse y alimentar a sus crías en un ambiente frío y hostil en donde al menos 72% de las parejas permanecen juntas para toda la vida.

Sin embargo, y tal como nos lo hizo saber el canal National Geographic el pasado fin de semana, no todas las parejas tienen un final feliz, pues luego de compartir un gráfico video de una… disputa doméstica entre pingüinos en Twitter que ha sido compartido casi 250.000 veces, vemos como un pingüino llega a su hogar depués de un tiempo para descubrir que su pareja lo ha reemplazado por otro sin ninguna explicación. Como se imaginan, el pingüino, lleno de ira, invita a su competidor a luchar cuerpo a cuerpo de manera encarnizada y salvaje.

Para completar el cuadro, National Geographic llama al primero “el esposo”, a la hembra “la esposa”, y al tercero como “el destruye-hogares”. ¡DRAMA! A buscar las palomitas de maíz:

Ya el fin de semana el tweet era viral, con gente llena de ira, rencor, desilusión, shock y hasta tristeza de ver cómo luego de dos rounds, el “esposo” termina perdiendo a su “esposa” y su hogar, partiendo del sitio ensangrentado y solo. Ya no hay fidelidad ni en el mundo animal, y para hacer las cosas peores, el traicionado no pudo ni irse a un bar a ahogar sus penas en alcohol.

Twitter no dejó de comentar al respecto:

De acuerdo con National Geographic, no es tan inusual ver que sucedan estas cosas en la época de apareamiento, y parece que hasta muchas pingüinas se “prostituyen” para que machos las ayuden a construir su nido, a los que después dejan esperando sin cumplir con el ritual de apareamiento. No sabíamos que el mundo de los pingüinos estaba lleno de tramas dignas de telenovelas, pero al menos esperamos que el pingüino traicionado haya conseguido otra pareja.

Despues de leer, ¿qué te pareció?