CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Todo lo que debes saber sobre los FinCEN Files

Los FinCEN Files destaparon una red de corrupción mundial. Fotografía: ICIJ
Words Carlos Turmero Reading 8 minutos

Hace algunos años fueron los Panama Papers quienes dieron cuenta de toda una red de transacciones que diversos gobiernos, figuras de gran renombre y políticos en general realizaron en diversos paraísos fiscales alrededor del mundo. Pero ahora en el 2020, además de la pandemia y todo lo que ha traído consigo, se filtraron unos documentos que reseñan transacciones que suman unos dos billones de dólares y que revelan cómo algunos de los bancos más grandes del mundo han permitido que delincuentes y políticos corruptos muevan dinero sucio por todo el mundo.

Hablamos de los FinCEN Files, que incluyen más de 2.100 “reportes de actividades sospechosas” elaborados por bancos y otras instituciones financieras y enviados a la Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN, por sus siglas en inglés). Aunque los documentos son solo el 0,02% de los más de 12 millones de reportes elaborados por los bancos en esos años, se trata de la filtración más detallada de la historia del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos que demuestra, por ejemplo, cómo circuló por todo el mundo el dinero que movió una red de narcotráfico del opioide fentanilo que asola a los Estados Unidos, o como los estafadores mueven sus ganancias millonarias por debajo del radar de las autoridades regulatorias.

Publicidad

Estos archivos confidenciales fueron obtenidos por el portal estadounidense BuzzFeed News, que los compartió a través del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), la organización que coordinó también la investigación de los Panamá Papers. 400 periodistas de 108 medios de comunicación de 88 países, estuvieron durante 16 meses atando los cabos sueltos que encontraron en esos archivos, analizando millones de transacciones bancarias, investigando registros judiciales y entrevistando a investigadores, víctimas y presuntos implicados.

Vale la pena destacar que buena parte de los documentos contenidos en los FinCEN Files son “reportes de actividades sospechosas” (SARs, por sus siglas en inglés) enviados a las autoridades estadounidenses entre 2000 y 2017. Los SARs no necesariamente refieren a delitos ni constituyen prueba de delitos, pero cualquier inquietud vinculada a transacciones realizadas en dólares estadounidenses debe notificarse al FinCEN, incluso si tiene lugar fuera de los Estados Unidos.

Publicidad

El ICIJ aseguró que los periodistas pudieron rastrear desde los dólares de un traficante de drogas de Rhode Island, Estados Unidos, hasta un laboratorio químico en Wuhan, China; exploraron escándalos que paralizaron las economías de África y Europa del Este; identificaron a saqueadores de tumbas con reliquias budistas que se vendieron a las galerías de Nueva York; y siguieron a magnates venezolanos que desviaron dinero de viviendas públicas y hospitales, entre muchas historias más investigadas.

Publicidad

La importancia de la investigación y el papel de la banca mundial

Fergus Shiel, del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), aseguró que los archivos filtrados dan una “idea de lo que los bancos saben sobre el importante flujo de dinero sucio en todo el mundo”, dado que los documentos también ponen en evidencia las cantidades exorbitantes de dinero involucradas.

Publicidad

En teoría los bancos deberían asegurarse de que no deben ayudar a los clientes a lavar dinero o moverlo de manera contraria a las leyes o normativas. Normalmente tienen que saber quiénes son sus clientes y no es suficiente presentar un SAR y seguir recibiendo dinero sucio de los clientes mientras se espera que las autoridades se encarguen del problema: si un banco tiene evidencia de actividad criminal, debe dejar de mover el dinero.

Según reseña la BBC, estos son los bancos que aparecen involucrados dentro de estos documentos y que tenían conocimientos de estas transacciones y que en lugar de reportarlas, decidieron dejar que fluyeran por el sistema bancario, varias de ellas relacionadas con actividades delictivas como el terrorismo.

Publicidad

  • HSBC permitió a estafadores mover millones de dólares de dinero robado por todo el mundo, incluso después de enterarse por boca de investigadores estadounidenses de que era parte de una estafa.
  • JP Morgan permitió que una empresa moviera más de USD $1.000 millones a través de una cuenta de Londres sin saber quién era el propietario. Más tarde, el banco descubrió que la compañía podría ser propiedad de un mafioso en la lista de los 10 más buscados del FBI.
  • Se encontró evidencia de que uno de los socios más cercanos del presidente de Rusia, Vladimir Putin, utilizó al Barclays Bank en Londres para evitar sanciones que estaban destinadas a impedir que usara los servicios financieros en Occidente. Parte del efectivo se utilizó para comprar obras de arte.
  • El Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos no actuó ante las advertencias sobre una empresa local que estaba ayudando a Irán a evadir sanciones.
  • Deutsche Bank movió el dinero sucio de los lavadores de dinero para el crimen organizado, terroristas y narcotraficantes.
  • Standard Chartered movió efectivo para Arab Bank durante más de una década después de que cuentas de clientes en el banco jordano se utilizaran para financiar actividades terroristas.

Las involucrados en América Latina

En México la revista Proceso destacó una posible “actividad sospechosa” del asesor político venezolano Juan José Rendón que, según Deutsche Bank, “podría estar vinculada con el presidente de México Enrique Peña Nieto“. El reporte, que menciona “seis transferencias sospechosas, por un total de USD $180.000 entre el 21 de julio de 2016 y el 6 de marzo de 2017” fue incluido en el “Resumen Semanal de la Cleptocracia”, un documento confidencial del FinCEN de mayo de 2017. Según el documento, el dinero pudo haber sido utilizado por Rendón para pagarle a un hacker que “realizó campañas de ciberataques a favor de sus clientes […] e instaló spywares en las oficinas de la oposición para Peña Nieto durante las elecciones de México en 2012″.

El portal también destacó que entre los documentos filtrados hay varios que remiten a “operaciones sospechosas de lavado de dinero de organizaciones delictivas como el cártel de los Zetas y Rafael Caro Quintero del cártel de Guadalajara”.

En Venezuela el portal Armando Info arrancó su serie de publicaciones con un amplio reportaje sobre la revelación de estos documentos que detallan las operaciones del empresario colombiano Alex Saab, a quien el gobierno de Estados Unidos acusa de ser testaferro del presidente Nicolás Maduro. Por su parte, The Miami Herald utilizó la información contenida en los FinCEN Files para contar cómo “a medida que Venezuela se hundía cada vez más en un infierno de miseria, ricos expatriados se enriquecían cada vez más”. Puntualmente Martín Lutsgarten, un empresario venezolano que reside en Miami que se enriqueció “como corredor de divisas de la élite venezolana (“boliburgueses o enchufados” como se les conoce) sospechosa del robo de miles de millones”, y su cooperación con la justicia estadounidense.

En el caso de Argentina, La Nación y Perfil identificaron a personalidades de ese país que movieron dinero a través de Meestral Assets, “una sociedad registrada en Islas Vírgenes Británicas y manejada por un empresario argentino que fue reportada ante el organismo antilavado de los Estados Unidos por 123 transferencias sospechosas entre 2013 y 2014”. Entre estas personalidades destaca el presentador de televisión Marcelo Tinelli, quien acapara los titulares, además de un exfutbolista de Independiente, un exfuncionario del Banco Central y más de 30 empresarios. Pero, como explica La Nación, más que la presunción de actividades ilícitas, la alerta estuvo motivada por el uso de una misma cuenta por parte de “personas y sociedades que no estaban relacionadas entre sí, ni compartían intereses comerciales”.

Finalmente, en Colombia, El Espectador se centra en la compra de un cuadro del célebre pintor colombiano Fernando Botero por parte de una empresa empleada por la constructora brasileña Oderbrecht para el pago de sobornos. “Se debe resaltar que el maestro Fernando Botero no está bajo investigación alguna”, destaca sin embargo el diario colombiano.

Desde Ucrania hasta Estados Unidos, y de Túnez a Turkmenistán, pasando por toda América Latina, esta detallada investigación, en definitiva, revela el importante costo humano que deja el lavado de billones de dólares alrededor del mundo, de la que seguramente se hablará en los próximos días y por el resto del año.

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña para un café para nuestro crew. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 por WebPay (si estás en Chile) o un USD 1 por PayPal (si estás fuera de Chile).

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE