Puede que si lees el nombre del fotógrafo Sory Sanlé, de 74 años de edad, cierres los ojos mientras tratas de recordar si alguna vez has escuchado de él. Lo más probable es que no, pero en su país natal, Burkina Faso, es considerado algo así como un héroe o leyenda local. Por qué? Muy sencillo: desde los años 60 ha estado recorriendo el largo y ancho de la nación africana, capturando bajo su lente a las personas que conforman los rostros anónimos del país.

Pero en vez de hacerlo de manera documental, con encuadres dramáticos en donde pueda apreciarse el paisaje, el clima, el cielo o el ambiente en el que tomó cada una de sus fotos, Sanlé llevaba consigo un estudio ambulante sobre su motocicleta: de esta manera, ponía sus fondos favoritos (que pintaba él mismo), las luces de la manera que más le gustaba, y le permitía a cualquier persona ponerse su mejor outfit para ser fotografiado mientras el pueblo celebraba la llegada del fotógrafo.

Aunque la carrera de Sanlé comenzó como fotoreportero de sucesos, tomando imágenes de accidentes automovilísticos cerca de la villa de Bobo en donde nació, pronto se convirtió en un fotógrafo formal con su propio estudio, llamado Volta Photo. Pese a que continuó su carrera de reportero, sus fotos favoritas siempre fueron las que hacía cuando salía de viaje.

En sus archivos tiene decenas de miles de imágenes, pero quizás algunas de las mejores son las de la década de los 70, cuando Burkina Faso estaba comenzando a disfrutar de su recién obtenida independencia. Los retratos de ese entonces están llenas de energía, de humor, pero también de melancolía, pero una que te hace sonreír, como si estuvieras viendo un álbum de fotos familiar.

Las imágenes de esta juventud rebelde y efervescente de la cultura africana de los 70, son los protagonistas de una nueva exhibición de Sanlé que se realiza en París en la Fondation Cartier, y que examina su legado entre los años 1965 y 1985. En la muestra lo acompañan íconos como Man Ray, William Eggleston, Lee Freidlander y Daido Moriyama, y es un lugar muy bien ganado en la historia de la fotografía. Estamos seguros de que sus compatriotas de Burkina Faso estarán de acuerdo.

Le Vendeur Sénégalais qui Fume (1972). Fotografía: Sory Sanlé

Le Vendeur Sénégalais qui Fume (1972). Fotografía: Sory Sanlé

Le Relève (1982). Fotografía: Sory Sanlé

Le Relève (1982). Fotografía: Sory Sanlé

Je Suis dans le Coup (1980). Fotografía: Sory Sanlé

Je Suis dans le Coup (1980). Fotografía: Sory Sanlé

Autoportrait au Miroir (1966). Fotografía: Sory Sanlé

Autoportrait au Miroir (1966). Fotografía: Sory Sanlé

Abou le Boxeur Dafin (1968). Fotografía: Sory Sanlé

Abou le Boxeur Dafin (1968). Fotografía: Sory Sanlé

2CV Bricoleé (1968). Fotografía: Sory Sanlé

2CV Bricoleé (1968). Fotografía: Sory Sanlé

La DS et Son Ombre (1972). Fotografía: Sory Sanlé

La DS et Son Ombre (1972). Fotografía: Sory Sanlé

Les Afro-Pop (1978). Fotografía: Sory Sanlé

Les Afro-Pop (1978). Fotografía: Sory Sanlé

Regard Sur Le Présent (1973). Fotografía: Sory Sanlé

Regard Sur Le Présent (1973). Fotografía: Sory Sanlé

Elvis (1974). Fotografía: Sory Sanlé

Elvis (1974). Fotografía: Sory Sanlé

Le Pirate (1974). Fotografía: Sory Sanlé

Le Pirate (1974). Fotografía: Sory Sanlé

Belle de Jour (1975). Fotografía: Sory Sanlé

Belle de Jour (1975). Fotografía: Sory Sanlé

Le Pistolero (1975). Fotografía: Sory Sanlé

Le Pistolero (1975). Fotografía: Sory Sanlé

Les Amoureux Yougou Yougou (1980). Fotografía: Sory Sanlé

Les Amoureux Yougou Yougou (1980). Fotografía: Sory Sanlé

Despues de leer, ¿qué te pareció?