CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives Politics

Sí, lo que sucede en Ucrania es una invasión rusa

Protesta en Turín contra la invasión rusa de Ucrania. Fotografía: Altántico
Words mor.bo Reading 4 minutos

Desde que Rusia decidió invadir Ucrania la semana pasada, las mayores empresas de redes sociales del mundo se han visto obligadas a combatir el aluvión de falsedades y trucos digitales respaldados por el Kremlin en torno a la invasión de Ucrania, lo que vuelve a situar a los gigantes tecnológicos en el punto de mira político por la difusión de la desinformación en línea. Si bien recordamos, como pretexto para la guerra, el presidente ruso Vladimir Putin afirmó incesantemente que su país era una víctima que debía defenderse de la OTAN: Rusia declaró, de forma engañosa, que había retirado fuerzas de la frontera ucraniana, aunque estaba reforzando su presencia.

Rusia ha confiado durante mucho tiempo en su destreza en la doctrina militar de la maskirovka, o alteración de la percepción de la realidad hasta sembrar la confusión, y ha sido una política durante décadas. Además de utilizar lo que parecen ser vídeos escenificados que intentan presentar a Ucrania como el agresor, Rusia ha inundado las redes sociales con desinformación y ha enviado amenazas a la población ucraniana, incluyendo mensajes de texto enviados a los soldados ucranianos animándoles a deponer las armas y rendirse.

Publicidad
7 claves para entender mejor la crisis en Ucrania y la posible invasión de Rusia

Esto, sumado a los informes de los medios de comunicación respaldados por Rusia (como RT y Sputnik), que afirmaban falsamente que el gobierno ucraniano estaba llevando a cabo un genocidio de civiles, corrieron sin control y sin oposición en Twitter y Facebook. Los vídeos del gobierno ruso (incluidos los discursos de Vladimir Putin) en YouTube recibieron dólares de anunciantes occidentales. Los vídeos de TikTok no verificados de supuestas batallas en tiempo real eran, en cambio, secuencias históricas, que incluían imágenes y sonidos manipulados de la zona de conflicto. Pero ahí no terminaban las cosas: chats de mensajería encriptada, descentralizados y menos restringidos que las plataformas de redes sociales, han facilitado la propaganda prorrusa, que se ha difundido especialmente en los canales de Telegram.

En medio de la invasión rusa de su país, el gobierno ucraniano ha tratado el campo de batalla de la información como una verdadera línea de frente. En ucraniano, inglés y ruso, los altos funcionarios han difundido sin descanso su propia información en las redes sociales, han proporcionado actualizaciones periódicas, han derribado rumores y han advertido de lo que dicen que son nuevas narrativas falsas rusas antes de que puedan despegar del todo. Aunque Rusia ha perfeccionado este entorno de desinformación durante décadas, hay indicios de que puede haber consecuencias a largo plazo. La semana pasada, Polonia anunció que prohibiría la cadena Russia Today, tras una medida similar tomada por Alemania la semana anterior. Los legisladores franceses han pedido que se revoque la licencia de RT en el país, y este fin de semana, la UE finalmente anunció que prohibirá los canales rusos respaldados por el Estado, RT y Sputnik, en una medida sin precedentes contra la maquinaria mediática del Kremlin.

En una entrevista reciente, Liubov Tsybulska, fundadora y actual asesora del Centro de Comunicaciones Estratégicas y Seguridad de la Información de Ucrania, que se ocupa de las llamadas amenazas híbridas, tanto de ciberataques como de desinformación, dirigidas al país, dijo que lo más importante en este momento es “desacreditar (las falsedades). No soy de las que dicen que desacreditar no funciona. Creo que sí funciona. Pero deberíamos hacerlo más explícitamente con nuestras propias narrativas. Esto es un trabajo proactivo, y esto es lo que nos falta porque la máquina de propaganda rusa está extremadamente centralizada”. ¿Cómo lograr esto? Evaluándonos, educándonos, reconociendo nuestras vulnerabilidades, considerando la fuente que está dando la información, siendo consciente de nuestras emociones, y sobre todo, chequeando y contrastando y distinguiendo la opinión de los hechos.

En cualquier conflicto hay una niebla de guerra que afecta a todos los que tienen acceso a las fuentes de comunicación, y hoy en día, eso significa todos nosotros. Pero que no quede duda: lo que hizo Rusia el pasado 24 de febrero fue una invasión.

Publicidad

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña para un café para nuestro crew. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 por WebPay (si estás en Chile) o un USD 1 por PayPal (si estás fuera de Chile).

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE