CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Sheck Wes, el mudboy del rap que brinda la dosis de anarquía necesaria al juego

Sheck Wes, el mudboy del rap que brinda la dosis de anarquía necesaria al juego
Sheck Wes. Fotografía: Instagram @sheckwes
Words Carlos Turmero

Desde siempre Nueva York ha sido la cuna de grandes talentos en todas las áreas, la musa ideal que sirve de inspiración para poemas, versos, canciones películas y demás. Puntualmente el barrio de Harlem, tiene una larga historia cultural fascinante dado que desde allí se gestó buena parte de la movida callejera y la cultura del hip-hop que juega un papel esencial en el ADN de la Gran Manzana. Fue justamente en Harlem donde el 10 de septiembre de 1998 nació Khadimou Rassoul Cheikh Fall, un joven de raíces senegalesas que hoy en día es conocido dentro de la industria de la música bajo el nombre de Sheck Wes.

Sheck siempre ha sido rebelde, pero cuando era más joven no tenía ningún “plan”. Se saltaba las clases porque pensaba que lo sabía todo. Intentó viajar a Londres a los 17 años con un pasaporte que registró sin el conocimiento de sus padres. Era un joven con ambición y pasión, pero sin guía, siendo la intuición el empuje para tomar sus decisiones por encima del cálculo o la lógica.

Fue precisamente esa intuición y pasión por la música lo que lo llevó a comenzar su carrera a la edad de 11 años para aliviar el estrés debido a su problemática infancia, ya que fue criado en un ambiente hostil. Mientras estaba en la escuela secundaria, el baloncesto se convirtió en una actividad extracurricular importante, pero atrajo el interés de un cazatalentos de la moda, lo que le llevó a saltarse un partido de desempate para participar en el Madison Square Garden en la presentación de la colección de la tercera temporada de Yeezy cuando tenía 16 años.

Su estilo rudo y oscuro al momento de rapear, llamó la atención de figuras como Travis Scott y Kanye West, quienes lo firmaron con sus respectivos sellos discográficos en el año 2018, lo que lo llevó a participar en el muy aclamado disco de Scott, Astroworld. Previo a que fuera firmado por estos dos grandes nombres de la industria, Sheck publicó su sencillo Mo Bamba en junio de 2017, pero no sería hasta el 2018 cuando la canción se convertiría en un gran éxito a nivel internacional.

A pesar de que agradece el apoyo que recibió en su momento tanto de West como Scott, Sheck insistió en una entrevista con Dazed que el deseo de seguir su propio camino es más fuerte que cualquier otra cosa y que es quizás su energía lo que al final les inspiró a ellos a creer en él.

Cada canción que Sheck deja caer suena como un himno. La entrega juguetona del rapero de Harlem, al estilo ODB, y su inclinación natural por las voces atmosféricas pero pegadizas, medio cantadas y medio rasgueadas (que le deben más que un poco a Kid Cudi) han sido la clave para que sus temas se queden en la mente de quien los escucha durante semanas y hasta meses. Otras canciones, como Chippi Chippi y YKTS, están construidas alrededor de ritmos oscuros, lo-fi, con un bajo tan profundo que hará que el agua de tu vaso ondee. En pocas palabras, esta es una música destinada a hacerte perder el control.

Un detalle que vale la pena destacar sobre la vida de este rapero es el hecho de que al final de su adolescencia, Wes se mudó brevemente a Touba, Senegal, explorando sus raíces y viviendo con su familia. Cree que esto sucedió porque su madre ya no podía manejar su energía rebelde en Estados Unidos.

“Todo en África era religioso y estaba arraigado en la familia. Me dio un verdadero propósito para esta mierda de música ya que, en última instancia, quiero ser capaz de ayudar a los niños de allí. África es donde están las verdaderas leyendas, el nombre y la cara de Tupac están pintados en las paredes. Eso es lo que quiero”.

Justamente ese deseo por querer convertirse en una leyenda lo ha llevado a compartir espacio y créditos con grandes nombres de la industria en temas como Enzo, el que participó junto a Offset, Gucci Mane, 21 Savage, todos en colaboración en esta canción de DJ Snake.

Travis Scott se ha convertido en una suerte de padrino musical para Wes, con el que ha colaborado en múltiples ocasiones, siendo el trabajo más destacado el disco colaborativo JackBoys en el que se reunieron un nutrido grupo de raperos en uno de los proyectos más interesantes que hemos visto en los últimos años en el género.

Sheck cree que los verdaderos éxitos no son tan artificiales: “Si persigues los éxitos, nunca harás los mismos éxitos”. Sólo pueden surgir a través de un proceso más orgánico de experimentación continua y fracaso antes de que finalmente se tropiece con una gema, tal como lo hizo él en el proceso de creación de su álbum debut Mudboy. A pesar de que quiere convertirse en un líder y en una inspiración, está consciente que todos los líderes en su momento fueron seguidores y se inspiraron en alguien para convertirse en una gran figura.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde