CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

¿Será Tailandia el nuevo centro de protestas antigubernamentales de Asia luego de Hong Kong?

Manifestantes se enfrentan a la policía en Bangkok. Fotografía: Soe Zeya Tun/Reuters
Words mor.bo

El día de hoy, la policía tailandesa disparó cañones de agua contra los manifestantes en el centro de Bangkok luego de que activistas pro-democracia desafiaron un decreto de emergencia que prohibía las reuniones por segunda noche consecutiva. Unos 2.000 manifestantes se reunieron en el principal distrito de centros comerciales de la ciudad, y habían estado clamando por la liberación de activistas detenidos e insultando al Primer Ministro Prayuth Chan-o-Cha. Cientos de policías antidisturbios avanzaron hacia ellos en formación, llamando a los manifestantes a volver a casa, pero al final, la policía disparó agua con químicos desde el cañón, haciendo retroceder a los manifestantes que usaban paraguas contra el líquido azul.

Si la descripción de la escena suena similar a las que iniciaron el año pasado en Hong Kong, no te equivocas:

A pocos metros de distancia, cientos de activistas bloquearon la vía detrás de una barrera improvisada, pidiendo a la policía antidisturbios que “saliera” y cantando el himno nacional tailandés. Cuatro policías y un manifestante resultaron heridos, según un hospital de la ciudad. “La generación más joven ya no soportará el status quo”, dijo un estudiante de diseño identificado como Pim, de 20 años, mientras los manifestantes levantaban sus brazos para mostrar un saludo de tres dedos adoptado de la saga de películas The Hunger Games. “Los pobres son cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos. La brecha está creciendo”. La policía dispersó más tarde a los manifestantes, pero muchos juraron volver a las calles.

Desde el masado mes de julio, la élite política del reino asiático ha sido sacudida por un movimiento liderado por la juventud que exige la renuncia del gobierno mientras que hace un llamado a las reformas de la poderosa monarquía de Tailandia. Los manifestantes demandan la destitución de Prayuth, quien tomó el poder por primera vez en un golpe de estado en 2014, al considerar que el primer ministro maquinó las elecciones del año pasado para mantenerse el poder. También quieren una nueva Constitución, para reemplazar la redactada bajo el régimen militar, y reformas a la monarquía, que es acusada de ayudar a consolidar décadas de influencia militar en la política.

Sin embargo, Prayuth dijo el día de hoy que no renunciaría, ya que los manifestantes antigubernamentales prometieron continuar sus mítines a pesar de la prohibición de las manifestaciones en virtud de las nuevas medidas de emergencia. Prayuth celebró una reunión de gabinete de emergencia por la mañana después de que decenas de miles de personas se agolparan en el centro de Bangkok el jueves por la noche, incluso después de la prohibición de las protestas.

El premier dijo que el gobierno no dudaría en usar sus nuevos poderes. “No voy a renunciar”, dijo. “El gobierno debe usar el decreto de emergencia. Tenemos que proceder porque la situación se volvió violenta… Se estará utilizando durante 30 días, o menos si la situación se calma”.

El movimiento pro-democracia de Tailandia

Este parece ser el mayor desafío de los últimos años para un establishment monárquico dominado durante mucho tiempo por el ejército y el palacio. La historia política moderna de Tailandia está salpicada de períodos de violentos disturbios civiles y más de una docena de golpes militares. Las manifestaciones y marchas encabezadas por estudiantes que han tenido lugar en toda Tailandia desde julio se han intensificado en las últimas semanas. Una demanda cada vez más importante es la reforma de la monarquía del país para frenar los poderes del Rey Maha Vajiralongkorn y garantizar un verdadero monarca constitucional en un sistema democrático.

Los manifestantes han salido a Bangkok todos los días de esta semana desde el martes y coinciden con el regreso del rey Vajiralongkorn a Tailandia para cumplir con una serie de deberes reales, incluyendo la conmemoración del día de la memoria de su padre, el difunto rey Bhumibol Adulyadej. El miércoles, miles de manifestantes marcharon en masa desde el Monumento a la Democracia de la ciudad y atravesaron una barricada policial para acampar frente a las oficinas de Prayuth hasta bien entrada la noche. Las autoridades aumentaron la seguridad esta semana, desplegando unos 15.000 policías para controlar las multitudes el miércoles.

Un grupo de abogados tailandeses de Derechos Humanos dijeron que 51 personas han sido arrestadas y están enfrentando acciones legales después de las protestas anti-gubernamentales en Bangkok esta semana. Entre ellas se encontraban varios activistas destacados, entre ellos el líder estudiantil Panusaya “Rung” Sithijirawattanakul, el abogado de derechos humanos y líder de la protesta Arnon Nampa, y el activista Parit “Penguin” Chiwarak. El gobierno impuso un decreto de emergencia el jueves, que otorga a las autoridades la facultad de detener a los manifestantes sin orden judicial, y también de incautar “equipo de comunicaciones electrónicas, datos y armas”. Los mensajes en línea que “amenazan la seguridad nacional” también están prohibidos. A pesar del anuncio, decenas de miles de tailandeses se congregaron en los centros comerciales y hoteles de lujo de Bangkok para continuar su lucha por la reforma.

El “ataque” contra la Reina

Prayuth dijo que la declaración de emergencia era necesaria debido a la “violencia” y a un “incidente sin precedentes” durante las manifestaciones de principios de esta semana. El miércoles, videos compartidos en redes sociales mostraron a la Reina Suthida y al Príncipe Dipangkorn Rasmijoti sentados dentro un auto amarillo mientras se abría paso (rodeados por la policía) a través de multitudes de personas que mantenían sus brazos en alto en el saludo de tres dedos y gritaban sus demandas. La policía dijo el viernes que dos hombres serían acusados de “intento de violencia” contra la reina como resultado del incidente. El artículo 110 del código penal tailandés prevé una pena de 16 años a cadena perpetua para todo aquel que sea declarado culpable de violencia o intento de violencia contra la reina, heredero aparente o regente, con pena de muerte si el acto puede poner en peligro su vida.

Sin embargo, no había ninguna indicación en los vídeos de que la reina fuera lastimada, ya que poco después se le vio cumpliendo sus deberes de palacio en un templo. Ekachai Hongkangwan y Bunkueanun Paothong estaban entre los activistas que se agolpaban alrededor de la caravana real. En un mensaje de redes sociales Bunkueanun negó haber intentado herir a la reina, insistiendo: “Soy inocente. Esa no fue mi intención”. No está claro por qué la pareja de manifestantes fue detenida.

Es la primera vez que una acusación tan seria se ha hecho contra activistas pro-democracia, muchos de los cuales ya han sido golpeados con cargos menores, incluyendo sedición y romper las reglas del coronavirus en las reuniones. Los activistas podrían terminar en prisión de por vida si el gobierno busca hacer de ellos un ejemplo.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde