CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Album Reviews

The Weeknd

Dawn FM

Portada del álbum "Dawn FM" de The Weeknd.
8.3
Words Mirangie Alayon

Nuevo disco, nuevo concepto, nuevo vestuario: atrás quedaron las vendas ensangrentadas que enmascaraban el rostro de The Weeknd durante el ciclo de After Hours en los últimos dos años. Ahora vemos a un Abel Tesfaye envejecido, marchito y con una cabellera y barba llenas de canas: es como si hubiera llegado al crepúsculo de su vida, como si le quedara poco tiempo antes de partir a ese último viaje. Paradójicamente, Dawn FM sugiere un amanecer que se refiere a una una emisora de radio imaginaria, esa que nos va a acompañar durante la travesía. El tema principal del disco trata de los remordimientos que uno acumula durante la vida, de la mirada retrospectiva que el artista lleva en el momento en que siente que se acerca el final. Lo bueno es que no estamos solos en el purgatorio: el actor Jim Carrey, narrador omnisciente del álbum, resume el espíritu del mismo en el tema Out of Time: “Antes de que estés completamente envuelto en el dichoso abrazo de esa pequeña luz que ves en la distancia / Pronto estarás curado, perdonado y refrescado / Libre de todo trauma, dolor, culpa y vergüenza / Puede que incluso olvides tu propio nombre”.

¿Un poco espeluznante? Por supuesto, es The Weeknd. Incluso sus coros más optimistas esconden un estado de ánimo vago, siendo el pop el vector a través del cual el nativo de Toronto se abre sobre sus conflictivas relaciones amorosas, sus problemas de consumo (al menos, los que difunde en sus letras, ficticias o no) y, en lo que respecta a este disco precisamente, las consecuencias de una depresión que dice haber atravesado cuando empezó a crear Dawn FM. Pero tranquilos, que escuchar el álbum es todo menos deprimente — Tesfaye nos lleva por 12 canciones y cuatro interludios cromados y sintetizados. Musicalmente, no es una revolución, sino la suma de sus experimentos pop realizados en los últimos años. Se vuelve a sentir la influencia de Giorgio Moroder y de Michael Jackson en sus eras Off The Wall y Thriller, e incluso escuchamos al icónico Quincy Jones hablar de su trauma personal con las mujeres. El concepto de una emisora de radio ficticia de los años 80 también es un poco derivativo, pues ya fue abordado por su apreciado colaborador Daniel Lopatin (aka Oneohtrix Point Never) en su álbum más reciente, Magic Oneohtrix Point Never de hace un par de años.

En esta oportunidad, Lopatin actúa como codirector produciendo la mayoría de los temas con su toque meticuloso, sofisticado y singular, aunque menos experimental que en su trabajo en solitario. Lo cierto es que su mano eleva cada una de las producciones del álbum a las que se asocia su nombre, es decir, trece de ellas. Otros famosos creadores de groove también contribuyen al éxito del álbum, como el compositor nacido en Quebec Jason Quenneville (alias DaHeala) y los suecos Max Martin, Oscar Holter y Swedish House Mafia, que saben perfectamente cómo deben construirse las montañas y valles de una canción pop.

Todos lo hacen muy bien en Dawn FM, un álbum que parece salido de una fantasía neón, lleno de bangers ochentosos sin desperdicios. La versión larga de Take My Breath, con su ritmo discotequero al estilo de Moroder, es mucho más efectiva que la versión en single desvelada el verano pasado; el funk boogie de Sacrifice tiene el potencial de un éxito absoluto, y tras un primer tercio explosivo y festivo, el álbum cambia de ritmo y ve cómo The Weeknd vuelve a sus raíces R&B: tras la balada boogie Out of Time, la más sensual Here We Go… Again, con una estrofa rapeada por Tyler, The Creator y coros cantados por Bruce Johnston de The Beach Boys. Igualmente dulces son Is There Someone Else? y Starry Eyes (la interpretación vocal más tierna del álbum), que seducen al oyente. Al final del álbum, descubrimos el coro imparable de Less Than Zero, más new wave que R&B, una canción pop perfecta con los sonidos de los grandes éxitos de A-Ha o Duran Duran.

Eso sin hablar del tema que despide el álbum, un interludio oscuro llamado Phantom Regret, un bello poema en rima cuidadosamente articulado por Jim Carrey en su aterciopelada voz de Dj radial, que nos invita a disfrutar del presente cuando la vida nos abandona, como una voz en la oscuridad que guía al difunto a su nuevo hogar: “El cielo es para los que dejan de lamentarse / Y hay que esperar aquí cuando aún no se está del todo / (…) En otras palabras: ‘Tienes que ser el cielo, para ver el cielo'”. En otras palabras, sobre todo: carpe diem, tanto para los vivos como para los muertos. Diseñado como una mezcla larga e ininterrumpida, Dawn FM es una escucha atemporal, y si le hacemos caso a The Weeknd, quizás forme parte de una nueva trilogía del artista. ¿Qué viene después del purgatorio y la luz? No lo sabemos, pero si siena tan bien como esta estación de radio, estaremos acompañando al canadiense en un nuevo viaje sin dudarlo.

Escucha Dawn FM en su totalidad a continuación.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE