CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Album Reviews

Steve Lacy

Gemini Rights

Portada del álbum "Gemini Rights" de Steve Lacy.
8
Words Mirangie Alayon

En los últimos años, nadie ha podido escapar del tornado de Steve Lacy. El talentoso guitarrista de The Internet logró salir de lo común con una demo que lo hizo popular así como un primer álbum llamado Apollo XXI (reseñado aquí) donde destila brillantemente sus influencias entre el indie rock, el R&B, el soul psicodélico y el future funk. Después de un aluvión de colaboraciones memorables, ha llegado el momento de que haga su regreso con su disco sucesor, titulado Gemini Rights. Ha pasado mucha agua bajo el puente desde su primer álbum: Lacy parece haber abandonado sus métodos DIY (ya no graba en su iPhone o en su laptop) para dar paso a un sonido más refinado y pulido en esta producción, que es más introspectivo que nunca.

A sus 24 años, Steve Lacy ya no es uno de esos músicos discretos. Si bien su debut podría entenderse como el sutil anuncio de una primera madurez, Gemini Rights puede entenderse como la apoteosis de un estilo, hecho de funk, soul, arreglos suntuosamente refinados y vaivenes entre el pasado y el presente. Hay algo de Stevie Wonder y de Prince en esta forma de desarrollar las melodías, de pensar cada tema como un éxito potencial. También hay algo de Frank Ocean en la manía de controlarlo todo, de afirmar otra sensualidad, otra sexualidad también, pero también de estar atento a los más mínimos detalles. Hay sobre todo mucho de Steve Lacy en este álbum de ruptura, desbordante de fragilidad y sorprendentemente en consonancia con el enfoque actual de Syd, su compañera de juego en The Internet, cuyo último LP se llama Broken Hearts Club.

Estos diez nuevos temas, repartidos en 35 minutos, nos recuerdan que aquí todos los pensamientos están permitidos, todos los tabúes dejados de lado: Trabajando a partir de ahora en el estudio, el californiano habla esencialmente de su ex, sin ocultar nada de sus deseos, de su bisexualidad, de sus arrepentimientos, de sus miedos e incluso, en un impulso impúdico, de ese cuerpo que hace resurgir en su mente diversos pensamientos libidinosos. Algo a destacar es que se rodea por primera vez de colaboradores. Y no es para menos. La sensacional Foushée, que mezcla géneros, se invita a sí misma a escribir la mitad de los temas, e incluso participa en el tema Sunshine. Diana Gordon también aparece en la composición, mientras que Matt Martians firma el interludio 2Gether (Enterlude). En cuanto a la producción y los arreglos, Lacy recurre a dos grandes nombres como el tecladista John Carroll Kirby, que ha sido parte de los últimos lanzamientos de Solange, y el productor DJ Dahi, el hombre detrás de algunos de los éxitos de Kendrick Lamar. Un elenco de cinco estrellas que Lacy mejora aún más invitando a su madre y a sus dos hermanas a los coros.

Siempre asegurando esta fusión entre el funk, el jazz, el hip-hop, el R&B psicodélico y el rock indie, Lacy asume definitivamente su identidad queer y redescubre el placer en todas sus formas. No es casualidad que tome caminos de bossa nova en temas como Mercury, o más pop en Sunshine. Sin embargo, el guitarrista de The Internet va un poco más allá con Gemini Rights, que también incluye tracks como Bad Habit, o la más explícita Cody Freestyle. Al final, encuentra la lucidez con una conclusión llamada Give You The World, haciendo de este segundo disco un viaje musical delicioso. Pero hay otros temas que gotean un romanticismo meloso sin filtro: Buttons abre el baile con una balada lánguida, iniciada con sonidos más agresivos. Pronto, los ritmos se ven amortiguados por un bajo lascivo y unos sintetizadores mimosos. La línea superior es atractiva, la letra no puede ser más sensual, y los falsetes en los versos hacen que tengas escalofríos.

En Gemini Rights, el guitarrista más cool de Internet deja de lado su título de rey del lo-fi para reafirmarse como un ambicioso artista de estudio. El resultado es un recorrido de diez temas que mezclan un espectro de géneros para contar mejor la historia del amor, y las innumerables máscaras que puede llevar. En definitiva, el hilo sutil del álbum es una invitación a dejar de engañarnos: escuchemos nuestros deseos, amémonos, consumámonos. Y si podemos hacer todo eso al son de Gemini Rights, pues mucho mejor.

Escucha Gemini Rights en su totalidad a continuación.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE