CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Album Reviews

Megan Thee Stallion

Traumazine

Portada del álbum "Traumazine" de Megan Thee Stallion.
7.5
Words Mirangie Alayon

Durante los últimos años, hemos conocido a Megan Thee Stallion como la nativa de Houston que acuñó la frase Hot Girl Summer; como la rapera que con sus flows filosos y su intrépida sexualidad ha cultivado una legión de fans, innumerables acuerdos de patrocinio y un estatus de símbolo internacional. Para nadie es un secreto que ha tenido un ascenso irresistible en la escena del hip-hop gracias al remix de Savage con Beyoncé y la infame WAP con Cardi B, que la han convertido en una de esas estrellas que están siempre hot. Pero su historia es mucho más amplia, y existe fuera de la abstracción de ese concepto de Hot Girl Meg. En el mundo real, ser un ideal aspiracional no la protege de las balas ni de la gente que busca razones para dudar de ella, no la salva del trastorno de estrés postraumático, y no la excluye de una cultura que se niega a respetar a las mujeres negras.

En su último álbum, Traumazine (que hace referencia a una sustancia química que se libera en el cerebro cuando hay que lidiar con emociones dolorosas tras una situación traumática), Meg aborda todos esos temas, y son algunos de sus momentos más poderosos, aunque no salgan a la luz tan a menudo como sugiere el título del LP. Con 18 canciones que se escuchan en menos de una hora, el álbum es una atractiva mezcla que oscila entre el rapeo sexual y rabioso, y una tensa auto-reflexión. Entre los traumas abordados, la estadounidense habla de haber recibido un disparo en el pie en 2020 tras un tiroteo perpetrado po rsu colega Tory Lanez, la muerte de su madre y su abuela, la batalla legal con su discográfica (1501 Certified), el peso de la fama y su ansiedad. En una entrevista concedida a Rolling Stone el pasado mes de junio, Megan Thee Stallion advertía sobre Traumazine: “Quiero hacerles pasar por muchas emociones diferentes. Al principio te estremecerás, y luego tal vez llorarás”.

Y efectivamente, el disco suena como un programa perfectamente ejecutado a lo largo de las dieciocho producciones. Versátil, la rapera de 27 años navega con facilidad entre estilos (house, rap de los 90, R’n’B de los 2000, pop, bedroom pop, samples del grupo de soul The Isley Brothers) al mismo tiempo que nos ofrece su poderoso flow. Su flexibilidad, ferocidad y potencia evocan a Cardi B y Queen Latifah, al tiempo que Megan impone su propia firma. Entre la suavidad, la agresividad, el tono inquietante y los sonidos dulces, la voz elástica de Megan Thee Stallion suena como un arma de seducción… pero también un arma de destrucción cuando aborda el racismo y el sexismo. En Traumazine, Meg también cuenta con colaboraciones estelares que ocupan la mitad de los tracks: están Latto, Rico Nasty, Jhené Aiko, Future, Dua Lipa y más, quienes con diferentes niveles de éxito transforman las canciones en éxitos llenos de catarsis.

Meg arranca con la abrasadora NDA, un tema que hierve de rabia, que sigue con Ungrateful y Not Nice, que destilan confianza. Esta última es una de las más destacadas del álbum, en la que Megan cambia de ritmo varias veces y crea un estribillo contagioso que es perfecto para cantar cuando alguien te ha hecho daño. Nos da una idea de lo que tiene que hacer como mujer rapera en la industria cuando canta que muchos colegas hombres se han enfadado porque nunca les dio sexo. En Flip Flop, habla de los amigos desleales y de la pérdida de sus padres, mientras que en Anxiety, Meg aborda la doble moral sexista y su propia salud mental: They keep sayin’ I should get help / But I don’t even know what I need. Pero lejos de la confesión egocéntrica, la carismática rapera, que nunca se había mostrado tan vulnerable, también aborda temas más sociales y políticos, pues en el tema Gift & a Curse, la letra My motherfucking body/My choice parece un mensaje directo al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que recientemente torpedeó el derecho al aborto en el país. El álbum empieza a cerrarse con la desenfadada Star, y termina con los singles Pressurelicous, Plan B, y Sweetest Pie con Dua Lipa.

Si bien los temas ofrecen momentos de conmoción, lo cierto es que a veces son demasiado breves, haciendo que las letras de Megan se pierda en imprecisiones, o en frases llenas de aforismos genéricos sobre dinero y riqueza, o juegos de palabras un poco básicos como en Consistency: Lickin’ my crack, gotta call that boy a crackhead. Pese a estos detalles, Traumazine sigue siendo un buen álbum, pues la vida es dura y, a veces, la pista de baile puede ser la mejor terapia. De la escucha de Traumazine aprendemos un par de cosas: que Megan no fanfarronea de gratis: esta mujer rapea con aplomo y precisión, sin importar el tipo de producción que aborde, desde el house hasta el trap lúgubre. La segunda es que no siempre es fácil estar en la cima del rap estadounidense, pues el álbum suena como la historia de las hermosas victorias y las crueles derrotas vividas desde Good News, publicado hace dos años. La estrella de Houston se revela con franqueza mientras reparte bofetadas. Si bien comparte su vulnerabilidad, mantiene a raya a sus rivales con advertencias e insultos. “Me costó mucha autorreflexión llegar al punto de mi vida en el que estoy ahora… No digo que por fin lo haya resuelto todo o que por fin esté en paz, porque no lo estoy… Pero estoy emocionada de que mis seguidores entiendan mejor lo que pasa por mi cabeza”. Objetivo logrado.

Escucha Traumazine en su totalidad a continuación.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE