CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Album Reviews

Avril Lavigne

Love Sux

Portada del álbum "Love Sux" de Avril Lavigne.
7.5
Words Mirangie Alayon

En estos días, ¿quién no siente al menos un poco de nostalgia por los inicios de la década de los 2000? Es difícil no hacerlo, especialmente en tiempos como estos. Avril Lavigne, que fue y sigue siendo el símbolo de aquella época ingenua, parece haber descubierto una máquina del tiempo musical, y dos décadas después viene a hacernos revivir aquella música llena de pop-punk, de emociones, de guitarras y de sentimientos a máximo volumen. En ese entonces no hacía falta mucho para sentirse un poco rebelde, y es precisamente la música que escuchábamos cuando éramos pequeñes la que encontramos en el nuevo disco de la cantante, Love Sux. Una vuelta a sus raíces, redescubriendo esa vena pop punk alegre y jovial de principios de los años 00 con Green Day, Blink-182, My Chemical Romance, y claro, la misma Lavigne.

Junto a Machine Gun Kelly, Blackbear, Travis Barker (por supuesto) y el mismísimo Mark Hoppus, Lavigne redescubre y actualizar un sonido que hasta hace unos meses parecía anticuado e irrecuperable. El milagro es que Love Sux consigue ser fresco, accesible, enérgico, convencido y convincente. Esto también sucede porque la cantante, que lleva ya veinte años en la escena y es una figura rompedora en el encuentro femenino entre el pop y el rock, vuelve a lucir despreocupadamente la corona de “reina” del pop punk y del pop alternativo en rosa intenso. Es una diadema que siempre ha sido suya, y que ha sido reconocida por una serie de nuevos cantantes y superestrellas como Billie Eilish, para quien fue una gran influencia para ella.

La expresión de una feminidad emancipada domina este disco con una docena de temas y un poco más de 30 minutos; una expresión desprovista de la ingenuidad adolescente de los días de Sk8er Boi y llena, en cambio, de reflexiones maduras pero también rencorosas sobre el amor, las relaciones y la autorrealización de una mujer adulta. Así que hay mucho empoderamiento esta serie de temas sin tapujos, todos ellos llenos de letras y juegos líricos alrededor de la idea del don’t call me baby. Travis Barker, por su parte, aporta mucho en términos de dinamismo y ritmo: el rápido comienzo con Cannonball es algo desestabilizador, explosivo y lleno de efectos vocales, pero anuncia una lista de canciones bastante atractiva, en la que Avril consigue mantener su lado travieso y rebelde, como en F.U.. Si la temática de los temas gira principalmente en torno a las relaciones sentimentales, la artista comparte letras centradas en la autoestima y la necesidad de luchar para imponerse; en Déjà Vu canta con una resignación simplemente inaudita, y en Bite Me, aumenta su autoestima al máximo. Mientras tanto, Bois Lie con Machine Gun Kelly es un tanto ingenua, y si bien la mezcla de voces funciona, no llega a convencer del todo.

Más inesperada y mucho más exitosa es la colaboración con Mark Hoppus, que nos ofrece un retorno a la era del pop punk por excelencia: All I Wanted. El tercer feature seduce por la melodía de su coro, pero resulta inquietante cuando Blackbear canta la problemática letra you could still be pretty on the inside too. Lavigne, un icono del girl power de principios de la década de 2000, no se limita a las fórmulas fáciles, y demuestra que está dispuesta a desnudar su alma y mostrar su vulnerabilidad en la conmovedora Dare To Love Me, donde muestra toda la gama de su paleta vocal y emocional, por lo que le podemos perdonar el na na na del tema homónimo Love Sux o el final melodramático de Avalanche. La artista vuelca todas sus ganas y explosividad en estos doce temas, con las eléctricas Kiss Me Like The World Is Ending y Break Of A Heartache devolviéndole el título de reina del género pop punk,

En esencia, Love Sux tiene no solo todo lo que un fan de la época dorada de la cantante podría pedir y apreciar, sino también todo lo necesario para un bonito viaje nostálgico a una época de valores más simples y música más directa. Si bien este comeback de Avril Lavigne es más pop que punk, no faltan las guitarras y los ritmos frenéticos. Sin embargo, lo más importante es que este disco devuelve a la música una Avril brillante y más entusiasta que nunca.

Escucha Love Sux en su totalidad a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 8
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE