CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Health Mental Health Studies

Qué sorpresa: Las redes sociales están relacionadas con la depresión, según un nuevo estudio

Alrededor de una de cada seis personas desarrollará una depresión a lo largo de su vida y, por lo general, se desarrolla cuando los individuos están entre el final de la adolescencia y la mitad de la veintena. Fotografía: Mikoto Raw/Pexels
Words mor.bo Reading 4 minutos

A todos nos ha pasado: luego de algunas horas (¡o minutos!) navegando por las redes sociales, sentimos cómo una nube negra se posa sobre nosotros, poniéndonos de mal humor, tristes y desesperanzados. A pesar de ello, seguimos con el doomscrolling infinito en un ciclo que parece no terminar. Mucho se ha dicho de nuestro consumo de redes sociales y la depresión, pero un nuevo estudio revela que el aumento del uso de estas apps está relacionado con la depresión. Un grupo de investigadores de la Universidad de Arkansas, en Estados Unidos, publicaron un estudio en el que se constata que, para cada tipo de personalidad, el aumento del uso de las redes sociales se asocia “significativamente” con el desarrollo de la depresión.

Además, el estudio descubrió que las asociaciones entre el uso de las redes sociales y el desarrollo de síntomas de depresión no variaban según ninguna característica de la personalidad, lo que significa que nadie, independientemente de cómo se comporte y piense, está a salvo de los efectos negativos de las redes sociales. Según el estudio, titulado Associations between social media use, personality structure, and development of depression y publicado en el Journal of Affective Disorders Reports, la depresión es actualmente la principal causa de discapacidad y mortalidad en todo el mundo. Alrededor de una de cada seis personas desarrollará una depresión a lo largo de su vida y, por lo general, se desarrolla cuando los individuos están entre el final de la adolescencia y la mitad de la veintena. Esto, por cierto, coincide con las edades medias de los usuarios de Facebook (25 – 35), Instagram (25 – 34), y especialmente TikTok (10 – 19) y Twitter (18 – 29). El estudio en sí evaluó a 978 usuarios de redes sociales que eran adultos jóvenes, de entre 18 y 30 años.

Publicidad
Así es como el "doomscrolling" afecta tu cerebro: ¿cómo solucionarlo?

Según el estudio, la personalidad ha sido durante mucho tiempo un importante campo de estudio para comprender y predecir el comportamiento humano, y el entorno de un individuo desempeña un papel clave en la formación de su personalidad. Así, las personas más agradables tenían menos probabilidades de desarrollar depresión, mientras que las personas con alto neuroticismo tenían el doble de probabilidades de desarrollar síntomas de depresión. Sin embargo, todos los tipos de personalidad pueden desarrollar depresión debido al uso de las redes sociales.

La investigación detalla la “comparación social problemática”, un mal sentimiento que tienen las personas cuando su vida no se ajusta a la vida glamurosa de otras personas en las redes sociales. En un comunicado de prensa de la Universidad de Arkansas se lee que este fenómeno “puede potenciar los sentimientos negativos de uno mismo y de los demás, lo que podría explicar cómo el riesgo de depresión aumenta con el incremento del uso de las redes sociales”. Además, el estudio sugiere que el uso excesivo de los medios sociales tiende a aislar a las personas. Esto se debe a que al desplazarse por las redes sociales “se reducen las oportunidades de interactuar en persona y de realizar actividades fuera de casa”.

Publicidad

“Conectarse con la gente de forma virtual puede aumentar el riesgo de mala comunicación o de percepción errónea que conduce a dificultades en las relaciones y al riesgo potencial de desarrollar problemas de salud mental”, afirma Renae Merrill, de la Universidad de Arkansas. Para frenar estas graves consecuencias del uso de las redes sociales, Merrill y sus compañeros de investigación sugieren desarrollar una gran conciencia de sus efectos nocivos sobre las relaciones y las emociones de las personas. Aunque el estudio se realizó antes de que la pandemia de COVID-19 paralizara el mundo, su análisis muestra los problemas de salud mental relacionados con el uso excesivo de las redes sociales en los últimos tres años. Si bien nuestras apps favoritas seguirán siendo una gran herramienta para conectarse con el mundo exterior, debemos encontrar el equilibrio adecuado entre el mundo online y el offline.

Publicidad

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña para un café para nuestro crew. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 por WebPay (si estás en Chile) o un USD 1 por PayPal (si estás fuera de Chile).

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE