CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

¿Qué es la fatiga digital y cómo podemos tratarla?

"Euphoria". Fotografía: HBO
Words mor.bo

La Internet y las redes sociales han traído consigo formas interesantes y diversas en las que los individuos se relacionan y le dan sentido al mundo que los rodea: podría decirse que a través de estas redes el mundo parece estar en conversación consigo mismo, el diálogo es más interactivo y las personas han encontrado plataformas para dar su opinión y ser más expresivos que nunca. Nos hemos convertido en nativos digitales de un mundo digitalmente liberal, inmersos en la cultura online. Sin embargo, llega un momento en que nos sentimos un poco abrumados.

Nuestro reflejo digital, casi llamado a la acción a través de nuestros dispositivos gritando por atención, se está agotando. Y el uso constante de tabletas, computadoras y móviles conduce a lo que se llama fatiga digital. Nuestras vidas se han enredado en esta gran red de conectividad y la accesibilidad de los puntos de contacto a la información parece más elevada. Damos likes a a través de Facebook, conversamos en breves ráfagas de tweets, hacemos álbumes en Pinterest, respondemos a WhatsApp, nos conectamos a través de LinkedIn, documentamos nuestras vidas a través de imágenes en Instagram, y nos divertimos con videos en TikTok. Y eso sin contar las aplicaciones de citas.

Con la llegada de la pandemia del COVID-19 hemos estado mucho más tiempo en Internet, y esto sin duda ha tenido consecuencias en nuestra salud mental y nuestra salud física: “Si te encuentras con ojos adoloridos y tensos, más dolores de cabeza de lo habitual y sufres una mala postura o un aumento de los dolores de cuello y hombros, es probable que sufras de fatiga digital”, dice Annee de Mamiel, facialista holística, aromaterapeuta y acupunturista, señalando que la consecuencia puede ser una falta de productividad, un estado de ánimo bajo e incluso un sistema inmunológico comprometido a largo plazo) “Demasiado tiempo de pantalla puede agotar la calidad y duración de su sueño también, por lo que alguien puede sentirse más agotado de lo normal, y falto de concentración”.

La falta de sueño es un factor clave en la fatiga digital, ya que un exceso de tiempo en la pantalla puede suprimir la melatonina, la hormona del sueño, interrumpiendo nuestros ritmos circadianos (o patrones de sueño), y reduciendo el sueño REM. Todo esto se suma para hacernos mucho menos alertas en la mañana. Mucho de esto tiene que ver con la luz azul (o visible de alta energía) que se emite por las pantallas — desde el teléfono a la computadora portátil y la televisión — que afecta a la forma en que nuestras células reaccionan, inhibiendo la cantidad de melatonina que producen.

Pero no te preocupes: todos hemos pasado alguna vez por esto, y hay solución. Acá te damos cinco tips para recuperarte de la fatiga digital.

Reduce tu tiempo con las pantallas

Ya sea con un timer o con una app, está consciente del tiempo que pasas con ti teléfono, tu tableta, tu laptop, tu telévisor y otros electrónicos: tómate breaks cada 20 minutos si es posible, y trata de distraerte con cosas que no involucren una pantalla: cerrar los ojos por un rato también es una opción, así como ejercitarte con movimientos suaves: un estiramiento rápido o un poco de yoga ligero te ayudará a mejorar el flujo linfático, ejercitará tus músculos y mejorará tu esqueleto.

Ten una rutina para la piel

Para combatir los efectos de la fatiga digital y la exposición a la luz azul, tu piel también necesita refrescarse: no olvides incluir en tu rutina una buena crema hidratante llena de vitaminas y antioxidantes, así como sueros, cremas y tónicos que limpien y protejan la piel, especialmente de tu rostro. La idea es reducir la resequedad y aliviar la irritación. hasta ruedas de pepino frío en los ojos te ayudarán.

Sé estricto con tus horas de sueño

Dormir es una de las mejores manera de recuperarte cuando se trata de fatiga digital: busca la manera de mantenerte relajado una o dos horas antes de ir a dormir, y evita a toda costa las pantallas en ese tiempo. Además, nunca sobra alguna infusión relajante. Pero sobre todo, créate el hábito de dormir lo más que puedas para recuperarte.

Hazte amigo del modo avión

No tengas miedo a perderte de comentarios, memes o las fotos de tu crush cuando necesites descansa, pues todo esto estará allí para esperarte cuando quieras volver a conectarte. En vez de dejar tu teléfono en silencio o en modo vibración, ve un paso más allá y activa el modo avión y desconéctate realmente: así no tendrás el impulso de revisar tus notificaciones.

Sé amable contigo mismo

Tomarse tiempo para uno mismo es primordial, sobre todo porque la frontera entre el trabajo y el ocio se ha vuelto cada vez más borrosa últimamente. El self-care es diferente para diferentes personas, así que si necesitas escuchar un poco de música, darte un baño de burbujas, hacer galletitas o jugar con tu mascota, no dejes de hacer un espacio en ti día para levantarte el ánimo y, con suerte, disminuir el estrés en el proceso.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 5
    Me gustó
  • Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde