Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Pride

¿Qué es la disforia de género?

La disforia de género es más común de lo que piensas. Fotografía: AbourtGender
Words Mirangie Alayon Reading 6 minutos

Atención: Este post busca simplemente servir como guía educativa y no pretende diagnosticar ni sustituir a un profesional de la salud. En caso de que te identifiques con algunos de los síntomas explicados aquí, por favor busca ayuda profesional en psicología o psiquiatría que te dará las herramientas que necesitas.

Puede que hayas oído hablar de la disforia de género y tengas curiosidad por saber qué significa; o puede que la hayas experimentado y quieras saber un poco más sobre ella. Definir la disforia puede ser muy complicado, ya que cada persona la experimenta de forma diferente. Obviamente, la disforia de género no es algo que las personas cisgénero, aquellas que se identifican con su género asignado, suelen entender o experimentar. No saben lo que es ir a dar un paseo casual y preocuparse por si estás lo suficientemente presentable para no enfrentarte al acoso callejero transfóbico. O preocuparse por el aspecto cis que tienes para una entrevista de trabajo antes de pensar en las preguntas de la entrevista.

Publicidad

La disforia suele ser parte de lo que impulsa a las personas a realizar una transición social o médica; a sentirse más a gusto en su propio cuerpo. A veces, la disforia va acompañada de incomodidad o ansiedad, por lo que aliviarla puede sentar muy bien. La transición, ya sea social, médica, legal o quirúrgica, puede ser un proceso muy largo y costoso, lo que significa que no todo el mundo tiene el tiempo o los recursos para llevar a cabo un cambio a largo plazo. Hoy vamos a abordar este tema con Juan Cristóbal Concha, un psicólogo chileno especialista en diversidad sexual y en personas LGBTQI+, y quien nos ayudó a aclarar algunas preguntas con respecto a la disforia de género.

¿Qué es la disforia de género y por qué sucede?

La disforia de género es un término que describe la sensación de malestar que puede tener una persona debido a la falta de correspondencia entre su identidad de género y el género que se le asignó al nacer. Esta sensación de malestar o insatisfacción puede ser tan intensa que puede conducir a la depresión y la ansiedad y tener un impacto perjudicial en la vida diaria. Pero, ¿por qué sucede? “Esto es netamente por un tema de las expectativas sociales”, explica Concha. “Socialmente se nos ha impuesto cómo se supone que deberían ser los hombres y las mujeres y qué cuerpo tienen que tener; entonces hay personas trans que producto de las expectativas que se tienen en relación con cada género caen en esto. La disforia de género sucede en gran parte por el contexto social en que vivimos. Si no viviéramos en una sociedad en que se imponen reglas y normas sociales hacia los hombres y las mujeres, podría incluso pensar que cada persona podría vivir su identidad”.

¿Cómo se manifiesta la disforia?

En primer lugar, la disforia se presenta como el deseo persistente de querer pertenecer a otro género, así como “la sensación de angustia y de incomodidad respecto a las características sexuales primarias y secundarias que podamos tener en nuestro cuerpo”, explica el psicólogo. Otra forma de identificarla es con “el deseo de utilizar elementos o de hacer actividades o de jugar a ciertas cosas o ciertos roles que con que se asocian comúnmente hacia el género opuesto”.

¿En qué situaciones ocurre comúnmente la disforia y cómo puede ayudarse a sí misme alguien que la está experimentando?

En primer lugar hay que recordar que los sentimientos asociados con la disforia de género ocurren mucho más en contextos más héteros y normados que en contextos de mayor libertad, pues los primeros obligan a las personas a sentirse incómodas al no entrar en un canon de apariencia exigido con el género con el que se identifican. Lo más importante en este cado, según Concha, es reconocer la validez de la propia identidad de género. “Si eres hombre, el hecho de que tengas vagina no te hace menos hombre, o el hecho de que tengas mamas no te hace menos hombres tampoco. Estas ideas son solo imposiciones de la sociedad diciéndote que solamente los hombres tienen pene y que solamente las mujeres tienen vagina cuando sabemos que no es así”. La identidad de género difiere mucho del asignado al nacer, y cada persona, sin importar si está en un proceso de transición o no, puede sentir internamente esa identidad de género, o ayudarse con vestimenta o accesorios.

¿Cuál es la diferencia entre la disforia de género y la dismorfia corporal?

Aunque podemos conceptualizar la disforia de género y la dismorfia corporal como dos cosas diferentes, a menudo no son mutuamente excluyentes: las personas trans y no binarias pueden experimentar ambas simultáneamente pues están interconectadas. “Yo puedo tener una disforia de género y además tener como síntoma una dismorfia corporal”, explica Concha. Mientras que los sentimientos de incomodidad en el propio cuerpo tienen que ver con el género, las personas trans y no binarias a menudo se enfrentan simultáneamente a la angustia por su tamaño y su forma y el control. Aunque la dismorfia corporal y la disforia de género se informan mutuamente, no se causan la una a la otra. Por lo tanto, ambas deben tratarse juntas.

¿Hay algún mito sobre la disforia que sea importante desmentir?

Según explica Concha, lo más importante es que dejemos de culpar a las personas trans o no binarias de sentir disforia corporal. “Usualmente se responsabiliza a la persona de sentir esto cuando en realidad la culpa la tienen las sociedades de las normas tan exigentes que ponen en función a cada género. Entonces es bueno desmitificar de que la culpa la tiene la persona”. En segundo lugar, dice que es falso que todas las personas trans o no binarias necesiten tratamiento psicológico. “Así como cualquier persona no necesariamente debe ir a psicoterapia, esto aplica a las personas trans o no binarias que no tienen una historia de enfermedades mentales y tienen una vida feliz y una buena red de apoyo”.

¿Qué podemos hacer si somos amigues o familiares de alguien que está pasando por esto? ¿Cómo prestar ayuda?

Así como la psicoterapia, es importante tener una red de apoyo familiar. “Tenemos que entender a la persona, saber que es un proceso muy complejo y acompañar, validar, entender y abrir la mente”. Para Concha, los grupos familiares y círculos de amistas deberían ser capaces de entender las imposiciones sociales a las que se enfrentan las personas trans y no binarias. “En función de eso, entender que estos sentimientos son completamente normales y que está bien”. Afirma que cuando alguien tiene personas que la apoyen de esta manera, es muy poco probable que necesite psicoterapia. “Hay que entender y sacarse estos esquemas mentales que tenemos” en cuanto a la discriminación.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE