CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con la fotógrafa Karen Asher: “Quiero excitar y entretener y desconcertar a la gente”
"The Full Catastrophe". Fotografía: Karen Asher

Q&A con la fotógrafa Karen Asher: “Quiero excitar y entretener y desconcertar a la gente”

Words mor.bo

En estos días de cuarentena, es casi inevitable ver las paredes que nos rodean y comenzar a pensar sobre el estrés, el absurdo y la humanidad con todas sus grandes y pequeñas tragedias, pero la fotógrafa canadiense Karen Asher ha estado reflexionado sobre estos temas durante un buen tiempo: originaria de Winnipeg y fanática de las imágenes análogas, sus fotografías exploran las profundidades de la condición humana con humor, emoción, e incluso algo de surrealismo.

Uno de sus trabajos más recientes se titula The Full Catastrophe, y toma su nombre de un libro de Jon Kabat-Zinn, un especialista norteamericano en la reducción del estrés y la atención. En el libro, Kabat-Zinn describe una escena de Zorba The Greek: cuando se le pregunta si ha estado casado, Zorba responde: “Por supuesto, he estado casado. Esposa, casa, hijos, todo… la catástrofe completa”. Y las fotografías de Asher encarnan esa cita con un vistazo informal a la vida, que incluso cuando es tranquila, es un torbellino inevitable que nos arrastra.

Las fotografías de Asher son personales, y este trabajo fue inspirado por su lucha contra una enfermedad crónica: vemos camas, cobijas, paredes beige y florales, ropa interior, y cuerpos que se juntan y se separan entre el comfort, la ansiedad y hasta la soledad con una intimidad peculiar que las hace tan llamativas como ordinarias.

Recientemente, conversamos con Karen para conocer más de esta serie, y durante la entrevista nos habló de las catástrofes cotidianas de la vida, de su brújula ética a la hora de tomar fotografías, por qué el sentido del humor es vital cuando nos enfrentamos a una crisis, y la razón por la que nunca debemos dejar de mirar y ser curiosos cuando se trara del arte.

“La vida es a menudo tan trágica, tan caótica, tan consumidora… a veces pienso que nuestro único alivio son esos momentos completamente absurdos. Es bueno que tengamos un sentido del humor realmente ridículo para aliviar toda esa intensidad”.

"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher
"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher
"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher
"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher

Karen, antes que nada, muchas gracias por darnos esta entrevista. ¿Puedes presentarte a nuestros lectores y decirnos cuándo o dónde comenzó esta pasión por la fotografía?

¡Hola! Soy Karen. Vivo en Winnipeg, que está en el centro de Canadá. Es aburrido, solitario, raro, ¡y con un frío glacial la mayor parte del tiempo! Siempre me ha gustado la fotografía. Creo que vi una foto de Diane Arbus en una revista cuando era una niño y me enamoró. Después de la escuela secundaria estaba en una relación terrible con un perdedor total y necesitaba algo más grande y mejor para escapar. Fui a la escuela de arte y no podía dibujar una mierda, así que me especialicé en fotografía.

Pero siempre me ha gustado la fotografía… la forma en que te penetra, la oportunidad de contar historias, y la combinación de verdad y ficción. ¡Un potencial total sin fin!

En tu biografía en tu página web hablas de “las catástrofes diarias”. ¿Cuál es su definición personal de una catástrofe?

Son las grandes cosas, las pequeñas cosas… la catástrofe de la vida cotidiana es esencialmente todo y cualquier cosa. Quiero decir, obviamente rupturas, enfermedad, muerte, las grandes… pero creo que cualquiera puede ser afectado por las cosas más insignificantes y ridículas. Alguna pequeña cosa no nos sale bien y nos da un ataque. En retrospectiva es ridículo, pero en el momento es tan fácil quedar atrapado. La catástrofe de la vida cotidiana solo existe en este tonto desastre que llamamos vivir. Oh, Dios mío, sueno como una mala canción country…

¿En algunos momentos te sientes abrumada por la catástrofe de la vida cotidiana?

¡Oh, Dios mío, sí! ¡Cada día! Por eso hice una serie sobre eso… para citarme: “The Full Catastrophe abarca el caos de la vida que lo consume todo — los altos y bajos, lo bello y lo bizarro: el absurdo delirio de todo”. Cuando hice las fotografías, usé partes iguales de humor y horror para sumergirme en la condición humana. La serie se inspiró en la enfermedad personal, pero pronto superó la complejidad de mi propia experiencia para explorar cómo todos vivimos dentro de una catástrofe de un tipo u otro.

Pero en realidad, siempre me asusto por una cosa u otra. Estoy trabajando muy duro para controlar mis emociones porque pueden sacar lo peor de mí y abrumarme. ¡Me han dicho que últimamente estoy haciendo un buen trabajo!

¿Crees que la gente puede encontrar la felicidad en el absurdo?

Espero que sí. La vida es a menudo tan trágica, tan caótica, tan consumidora… a veces pienso que nuestro único alivio son esos momentos completamente absurdos. Es bueno que tengamos un sentido del humor realmente ridículo para aliviar toda esa intensidad.

Algunas de tus fotos parecen ser muy naturales y otras tienen una puesta en escena. ¿Puedes hablarnos de su proceso antes de que dispares con tu cámara?

A veces fotografío lo que veo; a veces necesito saltar y hacer el momento más desordenado. Todo es realmente aleatorio. Se trata de ir con la corriente, y dar algo de dirección cuando sea necesario. A veces tengo un minuto en la calle, un poco de tiempo con un conocido, u horas con amigos. Si puedo, estoy ahí todo el día… arrastrándolo todo de la peor manera posible. ¡Tiene que haber esa tensión de alguna manera!

"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher
"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher
"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher
"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher
"The Everyday Catastrophe". Fotografía: Karen Asher
“The Full Catastrophe”. Fotografía: Karen Asher

“Como una persona que siempre ha sufrido de ansiedad y depresión, el arte es mi salida para crear. Es un gran alivio para el estrés. También es (desafortunadamente) un gran creador de estrés… Y creo que mi arte refleja mi vida — es desordenado y salvaje y con capas y complicado”.

¿Puedes darnos tu definición de la obra de arte perfecta?

Es difícil de explicar. ¡Solo necesito sentir ese golpe, esa sacudida! No puedo describirlo bien, pero te da escalofríos. Normalmente el arte que es un poco desordenado, tal vez un poco sucio, es mi favorito. Y necesita hacer muchas preguntas, tener capas, tal vez me confunda, me asuste, me excite… solo para que se quede en mi mente y siga pensando en ello más tarde. Ya sabes… es algo que no puedas sacudirte, como un crush.

¿Debe el artista tener límites? Si es así, ¿cuáles son los tuyos?

Sí, por supuesto, los artistas deberían tener límites en el sentido de no aprovecharse de la gente. Trato de tener una fuerte brújula moral y siempre considero la ética de mi práctica. Pero creo que también se requiere un cierto sentido de libertad, y ¡todos tenemos mucho miedo de esa posibilidad! Quiero decir, muchos de mis artistas favoritos de la vieja escuela serían rechazados hoy en día porque su arte sería considerado demasiado tabú u ofensivo por los estándares hiperparanoicos de hoy en día, y la idea de que esa obra no exista es desgarradora.

Cuando hago un trabajo, definitivamente pienso en cómo va a ser percibido. Usar a la gente en mis proyectos es aterrador, y a veces tengo miedo de cómo una escena o imagen pueda ser mal interpretada. Pero si tengo confianza en el trabajo y en el contexto, puedo apoyarlo. Nunca usaré material inapropiado, o arriesgaré imágenes que alguien no haya consentido. Sólo creo que es crucial tener una buena comunicación con tus sujetos y las mejores intenciones con tu trabajo, punto.

¿Qué lugar ocupa el arte en la vida de una persona que sufre de ansiedad y depresión?

Como una persona que siempre ha sufrido de ansiedad y depresión, el arte es mi salida para crear. Es un gran alivio para el estrés. También es (desafortunadamente) un gran creador de estrés… Y creo que mi arte refleja mi vida — es desordenado y salvaje y con capas y complicado.

¿Cómo se enfrenta un artista al encierro durante esta pandemia?

De la manera que ellos quieran. Tal vez están siendo súper productivos, tal vez solo están durmiendo. Todos somos humanos diferentes, así que no se requiere una sola receta.

¿Cuál es el principal objetivo que persigues con tu arte?

Con suerte, crear algo que entusiasme a la gente. Realmente solo quiero excitar y entretener y desconcertar a la gente, y a mí misma en el proceso. Me encanta crear mundos extraños que puedan conmover y divertir a la gente inmediatamente, pero con la suficiente complejidad como para que el trabajo se prolongue. De esa manera el arte se vuelve interactivo y continúa mucho después de que los espectadores dejan de mirar. ¡Pero nunca dejen de mirar! Por favor, ¡sigan mirando!

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 6
    Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • Me deprime
  • 3
    WTF!
  • 1
    Me confunde