CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Music Perspectives

¿Por qué siempre recordamos la primera vez que escuchamos una canción?

Nuestro cerebro reacciona de manera particular a canciones cuando se escuchan por primera vez. Fotografía: Sony Pictures
Words Carlos Turmero

La música tiene el poder de llevarnos a momentos felices, de hacernos recordar momentos tristes y de aflorar nuestros sentimientos en una forma muy poderosa. Usualmente tenemos la capacidad de recordar el momento exacto en el que escuchamos una canción por primera vez, y en ocasiones, las personas desean rememorar esos momentos porque seguramente fueron en medio de circunstancias felices o alegres. Pero aquí vale una pregunta, ¿existen pruebas científicas reales de que la primera escucha de una canción es más importante que las siguientes, o es sólo un sesgo de confirmación? Según dos expertos familiarizados con el modo en que la música afecta al cerebro humano, la primera escucha es más especial, y hay ciencia detrás de los tipos de experiencias auditivas que nos emocionan más.

“La mayoría de las investigaciones sugieren que hay un punto óptimo”, dice Elizabeth Margulis, directora del Laboratorio de Cognición Musical de la Universidad de Princeton. “

Publicidad

A la gente le suele gustar la música que le resulta lo suficientemente familiar como para formarse expectativas en respuesta a ella, pero lo suficientemente sorprendente como para que le enganche”.

El profesor y neurocientífico de la Universidad de San Francisco, Indre Viskontas, explicó a Complex que la euforia que experimentamos con la música procede del sistema de recompensa de nuestro cerebro, “que es una compleja interacción de genética y entorno y experiencia”. Cuando nuestro cerebro se siente recompensado, experimentamos niveles elevados de dopamina, pero para tener ese subidón desde la primera escucha, tenemos que entender los fundamentos estructurales de lo que estamos escuchando para saber por qué es especial.

“De niño, tu cerebro desarrolla la capacidad de extraer el significado del sonido”, dice Viskontas. “Y dependiendo de tus experiencias como niño, serás mejor o peor en esto”. Explica que un niño que se ha criado en un entorno urbano ajetreado aprende a desentenderse de los sonidos periféricos, como las sirenas y las bocinas. Pero alguien en un entorno más tranquilo no tiene que hacer eso. “Cuando hay un sonido, escuchan atentamente y su cerebro aprende a extraer el sonido de forma diferente”, señala. “Cuando escuchen una pieza musical más adelante en su vida, oirán cosas que el niño que se ha criado en un entorno ruidoso quizá no escuche”.

Después de escuchar suficiente cantidad de música de un determinado género o subgénero, desarrollamos expectativas estructurales que informan sobre cómo lo procesa nuestro cerebro. Ambos expertos afirman que las canciones con una estructura reconocible pero con elementos innovadores son las que más euforia provocan en la primera escucha.

Se han realizado estudios sobre el poder de la repetición de la música, en los que la excesiva reproducción en la radio puede hacer que las canciones que no nos impresionan suenen agradables con el tiempo. Pero, ¿qué ciencia hay detrás de qué tipo de canciones tienen más probabilidades de cautivarnos desde el principio?

Es importante precisar que, por muy buena que sea una canción, el cerebro puede no tener la mejor primera impresión en momentos de estrés o ansiedad. Si nuestro sistema de recompensa no está en modo de descubrimiento, que crea la necesidad de ese subidón de dopamina de la satisfacción, puede que no te enganches bien a una nueva canción. Como explica Viskontas, “tienes que estar en un estado de ánimo en el que te parezca bien ese tipo de exploración. Si tu nivel de ansiedad o de estrés es ya un poco alto, probablemente no sea el momento de descubrir un nuevo artista”.

La expectativa

La anticipación y las nociones preconcebidas sobre un artista también influyen en la percepción. Viskontas ofrece la analogía de prepararse para comer su plato favorito en su restaurante preferido: “Cuanto más piensas en ello, más excitado estás ante la perspectiva de comer ese impresionante plato. Podemos ver partes de tu cerebro que se activan y donde hay mayores niveles de dopamina. Cuando comes esa comida, recibes esa gran oleada de dopamina y otra parte del cerebro que te da esa sensación de placer”.

Margulis también hace referencia a un estudio en el que participó y en el que pudo examinar cómo los “cerebros de los oyentes respondían al mismo fragmento de música diciéndoles que era interpretado por un profesional de renombre mundial o por un estudiante”. Asegura que los “circuitos de recompensa” de los oyentes eran más activos cuando pensaban que una composición era interpretada por un artista célebre.

La nostalgia

La idea de que la música antigua está ligada a la memoria no es nueva, pero rara vez tenemos en cuenta que escuchar a un determinado artista en un nuevo disco ayuda a conectarlo con los recuerdos y, por lo tanto, informa sobre cómo nos relacionamos con la canción. “Nuestro cerebro, por defecto, busca asociaciones y conexiones”, dice Viskontas. “Incluso sólo ese mismo sonido, su voz o lo que sea, puede desencadenar las asociaciones que ya tienes con ese artista, pero también pueden desencadenar otros recuerdos que tienes, especialmente si el artista te dice alguna verdad”.

Pero la primera escuchada no consiste en que nuestros favoritos cumplan las expectativas. Al fin y al cabo, el sistema de recompensas consiste en descubrir. La primera escuchada de un artista puede convertirte en un fan de por vida.

Una vez más, el disfrute de la música está ligado a una serie de factores, y no hay dos personas que tengan la misma experiencia auditiva, pero hay elementos en juego que tienen más posibilidades de convencernos. Según los dos expertos en música con los que hemos hablado, se trata de la interacción entre la familiaridad y el descubrimiento. Tenemos que estar lo suficientemente familiarizados con un género para saber lo que estamos escuchando, pero depende del artista proporcionar la cantidad de intriga que hará que nuestra primera reproducción sea inolvidable.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE