CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV Perspectives

¿Por qué nos gusta tanto el animé?

Personajes de animé. Fotografía: Imgur @TheAnimeFreakYT
Words Carlos Turmero

Siempre se ha visto en el mundo que las modas y las tendencias son pasajeras, son pocas las cosas que logran realmente mantener una presencia en el gusto y mente de la colectividad al punto de que logre generar toda un imperio alrededor de ello, que se mantiene precisamente a flote gracias a los fanáticos. Una de esas industrias que puede darse el lujo de formar parte de ese selecto grupo es la del animé, que durante más de un siglo ha logrado cultivar una legión de fanáticos que no la han dejado morir sino por el contrario, la han hecho más fuerte y más vigente que nunca.

Desde sus inicios en 1900, la animación japonesa recibe el nombre de senga eiga (literalmente “películas de líneas dibujadas”), y más tarde dio a conocer con el término Doga (“imágenes en movimiento”) para finalmente, en la década de 1960 pasar a llamarse animeeshon, originalmente (アニメーション animēshon). De ahí que se abrevie a “anime” (アニメ). Por otra parte, se cree que es una palabra de origen francés. El estilo de arte propio y característico del anime surgió en 1960 con las obras de Osamu Tezuka y se extendió a nivel internacional a finales del siglo XX, junto con el desarrollo de una audiencia nacional e internacional.

Publicidad
Yo Me Quedo En Casa: Top 20 animé

Al igual que todas las industrias en el mundo, el anime evolucionó con el tiempo y paulatinamente permitió que la tecnología se involucrara en el proceso, dado que durante muchos años mantuvo su esencia de dibujo a mano y únicamente los procesos realizados de forma digital eran muy específicos (retoque y montaje). Sin embargo, en la actualidad las tareas más comunes dentro de la producción de una animación, como podría ser el coloreado o los efectos visuales (brillos, sombras, luz ambiental, etc.), se hacen con aplicaciones digitales, que permiten un mayor control sobre el trabajo y ayudan a agilizar la labor de los dibujantes a niveles insospechados en un proceso de animación tradicional. Esto nos muestra que, al igual que muchas de las tradiciones en Japón, es la amalgama perfecta entre lo tradicional con lo moderno, sin que este último factor interfiera de forma trascendental en el alma y la esencia.

Justamente una de las características que no han cambiado con el tiempo es la estrecha relación que guarda con el manga, dado que históricamente una gran cantidad de series y trabajos de anime se basan en historias de manga populares, esto sumado también al vínculo que guardan con diferentes novelas visuales.

Gran parte de la popularidad y el éxito de este tipo de animación es responsabilidad de directores y estudios que elevaron el nivel del producto, trayendo evolución no solo en el diseño sino en las historias que contaban a través de ella. Studio Ghibli es, quizás, el estudio más popular de animé en la actualidad y sus películas se han convertido en clásicos de culto entre sus fanáticos. Hayao Miyazaki, Katsuhiro Ōtomo, Satoshi Kon son algunos de los directores que le dieron al mundo grandes historias que lograron cultivar una legión de seguidores importantes a nivel internacional.

Ahora bien…

¿Qué tiene el anime que gusta tanto?

La respuesta va a variar de acuerdo a cada fanático que pueda dar razones completamente distintas. Sin embargo, un punto clave en el que se puede inferir el éxito de este tipo de animación es el hecho de que está dirigido para todo tipo de público desde niños, adolescentes, adultos; hasta especializaciones de clasificación esencialmente tomada de la existente para el manga, para atender a grupos sociodemográficos específicos tales como empleados, amas de casa, estudiantes, etc. A su vez, la amplia variedad de temas que toca como el amor, aventura, ciencia ficción, cuentos infantiles, literatura, deportes, horror, fantasía, comedia y muchos otros. Hablamos de una industria que tiene presencia hasta en el porno con los géneros de Hentai y Yaoi, que lideran las búsquedas en las páginas pornográficas dado que hay una comunidad activa que consume ese tipo de contenidos.

12 series clásicas de animé que necesitas ver antes del apocalipsis

Suele pasar que los objetivos demográficos a menudo afectan a los contextos ideológicos de la obra: por ejemplo en el shōnen, en las series de acción, se toman momentos que pasan en la adolescencia como la amistad, el compañerismo, las peleas, las aventuras, el sacrificio por el amor. En el seinen que también es para un público adulto se toman temas más maduros como políticos, sexuales, o científicos (que, a excepción del kodomo, también pueden ser parte de otros géneros demográficos, solo que se ven con más profundidad en este). También se tiene que tomar en cuenta, que cuando una serie de manga o novela ligera tiene mucho éxito, es común adaptarlo al animé,​ por lo que toma elementos de este. Algo clave en es que en su mayoría sin importar el género tienen ese factor emocional tan característico y que se ve reflejado en esos famosos ojos con sollozos que solemos ver, así como connotaciones ideológicas.

Algo que también se toma en cuenta es la política, que inclusive los primeros largometrajes de anime eran publicidad de la guerra con ejemplos como Super Dimensional Fortress Macross o Mobile Suit Gundam, han sido parte de un dominio de diferentes lugares e ideologías dentro de las series, también se ven los abusos que se cometen en la autoridad (que se hace presente en los personajes contrarios). Otro elemento muy distinguido es el existencialismo, en donde los personajes tratan de analizar su historia, y los diferentes sucesos por los que han pasado, puede verse de manera muy profunda en Ghost in the Shell.

Su impacto en occidente

No fue sino hasta la década de los 70s cuando realmente el estilo llegó y dominó por completo a esta parte del mundo ya hacia los 80s. Indudablemente el hecho de que series como Candy Candy, Heidi, Meteoro o Mazinger Z, se transmitieran por televisión abierta en los distintos países de la región, le dio una proyección importante a tal punto que fueron series que marcaron a una generación entera y que de alguna forma hacía que el legado continuara y pasara a la que viniera después.

Luego vino la anime-mania de los 90, que realmente la podemos comparar actualmente con el fenómeno del k-pop. Eran realmente pocos los niños de esa época que no estaban obsesionados con alguna historia de este tipo: el fenómeno de Sailor Moon entre las chicas eran incuestionable y ni hablar de lo que representaron para toda esa generación de millennials y gen z’s de finales de siglo los fenómenos globales que aún hoy en día son Pokémon, Dragon Ball, Sonic X, Digimon, Beyblade, dado que no solo se quedaron en el proyecto audiovisual, sino que ese éxito se tradujo en figuras de acción, juegos de mesa, videojuegos, películas, cartas de Yu Gi Oh, álbumes coleccionables y más. Ya para a principios del nuevo milenio, los canales de cable fueron la ventana para que el animé mantuviera con mucha solidez su éxito tanto en Asia como en América con títulos como Naruto e InuYasha.

Grandes éxitos a lo largo de la historia del anime han difundido este tipo de expresión en sucesivas oleadas, normalmente películas de alto impacto que llaman la atención de nuevos sectores hacia la industria del animé. Dentro de estas películas destacan AkiraGhost in the Shell, y El viaje de Chihiro ganadora del Oscar a la Mejor Película Animada en 2002​ y de un Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín (2002).​ Un ejemplo claro de la asimilación en el mundo es la producción española Gisaku (2005) que fue el primer largometraje de estilo anime realizado íntegramente en Europa.

Occidente adoptó este estilo para realizar sus propios proyectos inspirados por el anime.

El repunte del streaming

La llegada del streaming ha ayudado enormemente a que una nueva generación de audiencia disfrute de este tipo de historias en plataformas como Netflix, que tiene en su catálogo varios títulos de animés en su servicio desde 2012, y con la llegada de Crunchyroll a la región, abren el mercado legal del anime en línea por emisión en continuo. La disponibilidad del catálogo de Studio Ghibli en Netflix si bien beneficia directamente al estudio por tratarse de sus historias, en mayor escala es también un beneficio para la industria porque le da muchísima más visibilidad a la industria

Puede que la fama de una serie quede confinada en un área relativamente pequeña o que, por el contrario, se extienda por medio mundo. Casi todas las series de animación japonesa pasan inadvertidas para el público general. A pesar de ello, pueden ofrecer historias, personajes, escenas, frases míticas, guiños a otras series, que pasarán a formar parte de la cultura otaku, que de alguna forma las mantienen vivas.

El animé ya no es una fascinación de un grupo o de un país, es un fenómeno global que está más vigente que nunca y con un público cautivo y deseoso de consumir más de este contenido en los tiempos venideros.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 11
    Me gustó
  • Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • Me deprime
  • 2
    WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE