Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

No, la virginidad no existe

La virginidad es un contructo social creado por el patriarcado para mantener el control sobre las mujeres. Fotografía: Salon
Words Mirangie Alayon Reading 7 minutos

Hoy 8 de marzo se celebra alrededor del mundo (con o sin manifestaciones) el Día Internacional de La Mujer. El tema de la campaña de este año es Choose To Challenge, que sostiene que un mundo desafiado es un mundo alerta, invitándonos individual y colectivamente a retar nuestros pensamientos y acciones, así como desafiar y denunciar los prejuicios y la desigualdad de género.

En nuestro caso, decidimos desmantelar un mito que ha rodeado a las mujeres durante demasiado tiempo: la virginidad. Es algo que todos conocemos, algo de lo que todos hemos hablado, y algo que, como cultura, nos obsesiona.

Publicidad

La idea de que el primer encuentro sexual de una mujer sea algo significativo y que altere su vida tiene su origen en la idea inmemorial y patriarcal de que las mujeres son una propiedad. Así, la virginidad se ha vuelto una construcción social que surgió debido a la cosificación de la mujer. Cuando se casa, son entregadas por sus padres en el altar, como una transferencia de propiedad del padre al esposo. De esta manera, la pureza sexual de una mujer se volvió muy importante: su virginidad era vista como una de las cosas más importantes que podía tener.

Y si piensas que esto solamente pasaba en la edad media, lamentamos decirte que fue apenas en el 2013 cuando el Tribunal Supremo de la India declaró finalmente ilegal la llamada “prueba de los dos dedos”: si un médico podía meter dos dedos dentro de una víctima de violación, eso significaba que había consentido el sexo. En la nación europea de Georgia, todavía existe la tradición de que el novio muestre una sábana manchada de sangre a sus familiares como prueba de virginidad tras la noche de bodas. Lo curioso es que estas pruebas de “virginidad” solo se esperan de las mujeres. Aunque en Occidente no es tan evidente el sondeo físico por parte de los profesionales de la medicina, seguimos teniendo ideologías sexistas como la del himen.

Así que, aunque la idea de virginidad se disfrace de tradición, es una idea terriblemente problemática, patriarcal y controladora, pero lo más importante, es que no existe. Cuando tenemos sexo por primera vez no perdemos nada: no cambia nuestra identidad, no altera nuestra vida y no afecta nuestro valor como personas. Es simplemente una nueva experiencia, como ir de viaje, probar una comida o comenzar un nuevo régimen de ejercicios. Eso es todo.

Virginidad = control patriarcal

Olvídate de la virginidad: no es innata. es una creación humana. Muchos piensan que el origen de la “virginidad” proviene de los principios cristianos, pero el término es de origen griego. Dependiendo del contexto, los escritores griegos incluso utilizaban el término en un sentido metafórico. Sin embargo, con la virgen María, la virginidad pasó a ir de la mano de la pureza y la castidad, así que una mujer solo podía albergar a “Dios” si su vientre era el más puro. La virginidad se redefinió entonces en una sociedad patriarcal, ya que los hombres buscaban los vientres más “puros” para dar a luz a sus hijos: las vírgenes.

Así que la virginidad es un fenómeno construido socialmente que funciona para vigilar nuestros cuerpos y hacernos sentir culpables por nuestras experiencias sexuales, ya sean inexistentes o abundantes. Pone continuamente el poder en manos de los hombres heterosexuales, subyuga y quita el poder a las mujeres y niega la existencia de cuerpos sexuales que se salgan “de la norma”. ¿Necesitamos esto? No.

Pureza y slut-shaming

En nuestra sociedad moderna, la virginidad sigue considerándose la cumbre de la pureza: de hecho, en la educación sexual muchas veces se enseña a todas las personas que tienen vagina que serán consideradas “usadas” si tienen relaciones sexuales con múltiples parejas, como si fuesen un objeto con fecha de vencimiento o período de obsolescencia. También se les enseña que hay sangrado y dolor vaginal si se tiene sexo por primera vez, ya que eso “demuestra” que se es virgen ante la pareja.

Es un doble estándar tóxico e hipócrita: ya que quienes tienen penes no se les enseña a mantenerse “puros” para su pareja. se les celebra y se les invita a encontrar una “virgen” para establecerse y tener hijos. Son recompensados socialmente por tener sexo, y las mujeres son castigadas: él es un macho, y ella una puta. El slut-shaming es la prueba perfecta de esto ya que refuerza una mentalidad sexual negativa, basada en valores sexuales puritanos. El slut-shaming no da a las mujeres autonomía sexual, sino que limita su comportamiento y sus opciones al poner estas expectativas sobre cómo deberían comportarse sexualmente, haciendo que su valor como personas esté intrínsecamente ligado a la cantidad de sexo que han tenido.

Heteronormatividad, cisexismo y heterosexismo

Otro de los aspectos dañinos del concepto de virginidad es que esta es exclusivamente heteronormativa: se centra únicamente en las relaciones sexuales con penetración entre hombres y mujeres heterosexuales. Como resultado, invalida cualquier tipo de relación sexual que no se ajuste a esta estricta definición, y excluye las sexualidades LGBTQI+… porque asume que el sexo con pene en la vagina es de alguna manera un tipo “especial” de sexo que es diferente de todos los demás. Incluso el sexo oral y el anal no “cuentan” a pesar de que ambos tienen la palabra “sexo” en ellos.

Con esta visión, la virginidad borra las experiencias de las lesbianas, los gays, los bisexuales, y otras personas no heterosexuales, y las experiencias de los heterosexuales que simplemente no tienen sexo penetrativo. Dado que la virginidad está atrapada en una caja heteronormativa, no deja espacio para aquellos que no caen en el binario de género u otras formas de sexualidad no cisgénero. Así que, desechemos esta idea a la basura, por favor.

Perder la virginidad para siempre

i

Así, llegamos a la conclusión. La virginidad no necesita ser debatida y no necesita ser considerada porque no es una cuestión de teoría. La virginidad es un concepto nocivo que afecta no solo a las mujeres, sino a todos en la sociedad, creando relaciones de poder tóxicas a su paso. No importa si quieres ser célibe o promiscua: lo que hagas con tu cuerpo no es asunto de nadie más. Tu vida sexual no te define, y nadie debería decidir si estar contigo o no en función de la rapidez con que tengas sexo con ellos. A la hora de la verdad, debería importarnos más nuestra valía como buenas personas que si hemos tenido sexo o no.

Al aplicar los conceptos y valores de la virginidad a tu propia vida sexual y a la de los demás, estás reforzando las normas patriarcales sobre la sexualidad y el valor de las mujeres. El patriarcado quiere que cosifiques la sexualidad y mantengas actitudes sexistas al respecto porque así es como puede mantener el status quo. Al obligar a que la sexualidad exista en esta pequeña caja heteronormativa, cisexista y heterosexista, pueden borrar de forma efectiva las experiencias de todas las personas que no encajan en ella. Al fin y al cabo, los constructos sociales solo se basan en cómo nos decimos a nosotros mismos que es el mundo a partir de nuestros conocimientos y experiencias previas.

A partir de hoy, ponle punto final y decide perder la virginidad — su concepto y todo lo que ella representa — para siempre.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 16
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE