CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Politics

Myanmar: Fuerzas de seguridad asaltan sede de medio de comunicación local y ocupan hospitales en medio de la represión a manifestantes

Manifestantes antigolpistas descargan extintores para contrarrestar el impacto de los gases lacrimógenos disparados por la policía durante una manifestación en Naypyitaw, Myanmar. Fotografía: CNN
Words Carlos Turmero

Las fuerzas de seguridad de Myanmar asaltaron las oficinas en Yangon de un medio de comunicación local, mientras la junta gobernante amplía sus esfuerzos para reprimir la oposición al golpe de estado que llevó a cabo hace más de un mes.

Angel, la manifestante que se convirtió en un icono de la lucha democrática en Myanmar

The Guardian informa que soldados y policías asaltaron el lunes por la noche la sede de Myanmar Now, un medio de comunicación que examina regularmente al Tatmadaw, o ejército, al cual le fueron incautados ordenadores, parte del servidor de datos de la redacción y otros equipos, dijo un representante del medio. Las oficinas fueron evacuadas como medida de precaución el 28 de enero, cuando se intensificaron los rumores de un posible golpe de estado, y estaban vacías en ese momento, aseguraron al medio británico.

Publicidad

Es la primera vez que los funcionarios de un medio de comunicación son objeto de un ataque desde el golpe de estado del 1 de febrero, y se produce tras el asalto a varios hospitales en Yangon el domingo por la noche, mientras la Junta intenta reprimir un movimiento de desobediencia civil que ha paralizado el país.

Una alianza de influyentes sindicatos de trabajadores de Myanmar convocó una huelga prolongada en todo el país a partir del lunes, con la intención de provocar el “cierre total y prolongado” de la economía del país en un intento de detener el golpe militar. Sólo algunas pequeñas tiendas de té estaban abiertas en Yangon, dijeron los testigos. Los grandes centros comerciales estaban cerrados y las fábricas inactivas.

Un reportero de Myanmar Now, Kay Zon Nway, fue detenido en Yangon hace quince días mientras transmitía en directo una protesta, uno de los varios periodistas, entre ellos un reportero de Associated Press, que han sido detenidos mientras cubrían las enormes protestas en todo el país. “Ahora estamos en un punto en el que seguir haciendo nuestro trabajo significa arriesgarnos a ser encarcelados o asesinados”, dijo Swe Win, redactor jefe de Myanmar Now, en un artículo publicado en el medio tras la redada.

“Lo que es seguro es que no dejaremos de cubrir los enormes crímenes que el régimen ha estado cometiendo en todo el país”.

Dos personas murieron cuando la policía disparó contra los manifestantes en la ciudad norteña de Myitkyina el lunes, según los testigos, la última de las que, según los observadores, son más de 50 muertes relacionadas con la revuelta. Varias personas resultaron heridas, dijeron.

El domingo por la noche en Yangon, la mayor ciudad del país, se vivió una situación de gran tensión, donde se escucharon disparos de armas pesadas en varias zonas después del toque de queda de las 20:00 horas. El sonido de lo que aparentemente eran granadas aturdidoras también se podía escuchar en vídeos publicados en las redes sociales. Esta situación se prolongó hasta el lunes por la noche en el país. Algunos de los disparos se escucharon cerca de los hospitales, donde, según los informes, los residentes locales trataron de bloquear la entrada de la policía y los soldados.

Las fuerzas de seguridad habían atacado anteriormente al personal y las instalaciones médicas, puntualmente a las ambulancias y su personal. Se teme que la presencia policial en los hospitales permita a las autoridades detener a los heridos que se presume que son manifestantes. El grupo internacional Médicos por los Derechos Humanos condenó la ocupación de hospitales, afirmando en un comunicado que estaba “consternado por esta última ola de violencia del ejército de Myanmar, que incluye la invasión y ocupación de hospitales públicos y el uso gratuito de la fuerza excesiva contra los civiles”.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE