CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Lists Music

Los 50 mejores albums del 2019

Words Mirangie Alayon

Durante casi una década se nos ha dicho que la música en formato físico está al borde de la muerte y que el álbum como concepto está en vías de extinción: aún así, el vinilo, el cassette son dos de los formatos más vendidos año tras año, y los discos continúan siendo pequeñas obras de arte perfectamente contenidas que consiguen resumir un cierto momento y lugar en nuestras vidas. El 2019 se sintió más como un año de álbumes que de singles, tal vez porque mandamos a los algoritmos al demonio y decidimos darnos el placer de disfrutar con los ojos cerrados algunas de las mejores producciones que la música tuvo para ofrecernos.

De principio a fin, el 2019 fue un año agitado para la música: estuvo lleno de innovación y emoción en casi todos los géneros, ya sea hip-hop, folk, pop o cualquier otro. Y si bien hubo cientos de álbumes que pudieron haber sido ser reconocidos por su brillantez, los reducimos a solo 50 para esta lista. Este medio centenar de discos introdujeron nuevas ideas en sus respectivos géneros y lograron reflejar nuestro zeitgeist, sin dejar de sonar como experiencias intrínsecamente humanas. Este año, las mujeres en el mundo de la música tuvieron especial protagonismo, y nos complace que conformen no solo la mitad de esta lista, sino los puestos más importantes.

A continuación, nuestra lista de los mejore 50 albums del 2019.

50. Tove Lo, Sunshine Kitty

En Sunshine Kitty, Tove Lo continúa trayéndonos su electropop teñido de grunge y absolutamente pegajoso. Pero su imagen de party animal queda un poco atrás con esta producción, que se centra en la esperanza y en relaciones pasadas con cierta nostalgia, sin abandonar por completo su hedonismo toveloviano.

49. Toro y Moi, Outer Space

En Outer Peace, el productor Chaz Bear emana el calor de la brisa que trae a la mente algunos de los tracks electro-pop más alegres de los ’00s y ’10s. Cada tema ofrece un vistazo a una melodía pegadiza y luego se desplaza a otro lugar. Esto permite a Bear encontrar el término medio entre la música bailable introspectiva y la música bailable épica y maximalista: ni la paz interior ni el espacio exterior, sino cualquier otro terreno ordinario y lleno de potencial se encuentra entre ellos. Encontrar ese lugar en el caos de lo cotidiano es su objetivo, y después de escuchar esta producción, el truco, parece, es prestar atención no a las opiniones sino a la simplicidad casual de la existencia.

48. Jenny Lewis, On The Line

Refinando su suave sonido americano y contando historias conmovedoras con sus letras, el cuarto álbum de la cantante de rock indie de California Jenny Lewis es el mejor que ha hecho hasta ahora: entre temas más ligeros hay momentos de cálculo, como en Wasted Youth, donde los recuerdos de la adicción familiar, la angustia y el distanciamiento se enmascaran con el susurro de su voz.

47. Lolo Zuoaï, High Highs to Low Lows

En estos días, todavía es raro ver un álbum lanzado por una intérprete generalmente poco conocida y que sea una introducción de principio a fin, perfectamente formada y vital para una estrella potencial. En High Highs to Low Lows sonido de Zouaï es, sin duda, pop, y aunque no reinventó la rueda, de forma impresionante, y sin la ayuda de un equipo de compositores y productores con garantía de éxito, hizo un elástico y seductor álbum trap-pop que muchos han intentado pero no todos han logrado.

46. Skepta, Ignorance Is Bliss

En este disco, Skepta se concentra en su propia estética: no hay productores famosos o abundancia de features; no hay drill, afroswing o ritmos trap para satisfacer los algoritmos de las listas de reproducción. En vez de eso, sus frías y sucias sonoridades se reducen a lo esencial: bloques brutales de tristes melodías y beats duros para lograr un disco londinense por excelencia, tan oscuro y temperamental como descarado e innovador.

45. Chromatics, Closer To Grey

Si bien Closer To Grey puede que no sea el tan esperado y mítico Dear Tommy que los fanáticos de la banda nunca lleguen a esperar, es el siguiente capítulo sónico de la novela dramática de Chromatics. Con increíbles sintetizadores gruñendo en las pistas y los innegablemente fantásticos elementos de producción experimental de Johnny Jewel, Closer to Grey es el inesperado crecimiento que no vimos venir de esta agrupación: una inquietante casa de espejos de synth-pop que trasciende la nostalgia de su trabajo anterior.

44. Octavian, Endorphins

Endorphins es una mixtape hecha para despertar nuestros sentidos: cada una de sus canciones son planetas del sistema solar de Octavian. Es casi imposible de clasificar, pero es aterradoramente fácil ser absorbido en su atmósfera, que se balancea entre lo vulnerable y lo autodestructivo con canciones como Gangster Love o King Essie. En esta tape, nos proporciona una sensación de prisa que se construye continuamente a través de sus 12 pistas gracias a lo impredecible de su carácter, manteniendo la producción fresca en todo momento.

43. Gianluca, Yin Yang

Gianluca es un maestro de los metas oscuros y es experto en resaltar tu dolor de forma suave y poco agresiva. Aun cuando sus canciones están llenas de grietas, se pueden encontrar melodías poéticas capaces de conmover hasta la persona más soberbia. A través de estos temas, el compositor nos permite acompañarlo en su ruta de maduración musical y personal: un proceso que se plasma tanto en lo musical, como en una lírica que sobresale por lo directa, poética y generacional, de la que todos se pueden relacionar. Estas 13 canciones de sirven como un reflejo del panorama de la música urbana de la actualidad de Chile. No es casualidad que el disco lleve el nombre del símbolo del yin y el yang; dos conceptos del taoísmo, que son usados para representar o referirse a la dualidad que esta filosofía atribuye a todo lo existente en el universo: el simbolismo hace eco como una metáfora de composición musical, dándonos a entender que todos los elementos de su música pueden convivir en armonía.

42. Kim Petras, Clarity

En este disco debut, Kim Petras muestra más amplitud y profundidad musicalmente hablando, pasando por casi todo el espectro pop actual: bubblegum pop, hip hop, R&B, emo pop y hasta glam rock, algo que la mayoría de las pop stars logran hacer luego de varios discos. En Clarity, pasamos de la tristeza de Personal Hell al trap downtempo de All I Do Is Cry Broken hasta llegar al mood lujurioso, disco y 100% de canciones como Sweet Spot y Do Me. Como si pasáramos una noche de despecho entre la melancolía y las ganas de sacarnos a un ex del pecho con sexo anónimo, el álbum es una anomalía escapista incandescente y actual, y un disco que en unos años será una referencia para la música pop, tal y como lo fue Robyn Is Here de la sueca Robyn en 1995.

41. Cuco, Para Mi

En su álbum debut, Cuco mantiene un ánimo orgánico, fresco y con buen corazón. Puede que no convierta a sus detractores, pero está claro que no está demasiado preocupado por eso. En este LP, nos entrega una selección de canciones sencillas y a menudo encantadoras, y esa es una declaración de misión cumplida. A todos nos vendrían bien las sonrisas despreocupadas que se encuentran aquí, algo que muchos necesitan en sus momentos más oscuros.

40. Rich Brian, The Sailor

Al escuchar The Sailor, es difícil creer que Rich Brian comenzó como un meme en Internet y que canciones como Dat $tick hayan existido. El álbum toma su inspiración de pesos pesados del rap como Drake, Kendrick Lamar, Frank Ocean, y Tyler, the Creator: los ritmos se estructuran a menudo alrededor de la guitarra y dramáticas cuerdas orquestales, y Brian canta tanto como rapea. A medida que aborda temas más amplios como el sexo, las relaciones, la familia, las celebridades y más, el encanto y la tensión que hicieron que su primer trabajo fuera convincente se evapora, entregándonos a un artista verdadero que dejó los videos virales atrás para demostrar que su talento es en serio.

39. Marika Hackman, Any Human Friend

Any Human Friend es una mirada inquebrantable a la psique de Marika Hackman. Es un álbum profundamente personal, honesto y audaz, y en él escuchamos a Marika con un sentido más agudo de sí misma mientras se sumerge en experiencias notablemente abiertas en el amor, el sexo, el dolor y todo lo demás, emergiendo del otro lado con una perspectiva esperanzadora sobre el futuro. En sus 10 temas, Marika muestra una nueva confianza en sí misma después de superar la angustia de un corazón roto, y el disco refleja la fuerza que ha encontrado en la vida con sus apretados y sucios riffs de guitarra y sus elevados sintetizadores. Es agudo y mordaz, con el característico ingenio oscuro de la cantante entretejiendo los temas como una viuda negra.

38. Black Marble, Bigger Than Life

Bigger Than Life es un álbum frenético y lleno de vida: está repleto de hermosos sonidos y texturas brillantes, y sin embargo, también está cargado de soledad, intentos agonizantes de acercamiento y un retrato íntimo que refleja el estado transitorio entre el pasado y el presente que comienza y termina con la voz adolorida pero acogedora de Chris Stewart. En medio de las hileras de ganchos memorables y el pulso de los latidos eléctricos, Bigger Than Life resulta ser mucho más que una amalgama de sonidos bonitos y divertidos: hay un verdadero peso emocional.

37. Lizzo, Cuz I Love You

La nativa de Detroit tiene más de 10 años en el hustle musical, pero con este, su tercer álbum, nos dio una exhibición no solo de su ferocidad, sino de su versatilidad, mezclando hip-hop con elementos de pop, soul funk y rock. Y lo más importante, como demostró con Juice, es que podía hacerlo de manera muy divertida.

36. (Sandy) Alex G, House Of Sugar

Si sus previos discos se sentían como si hubiese tomado sus recientes grabaciones caseras y compilaba los mejores temas en un álbum, House of Sugar suena vibrantemente deliberado, compuesto para ser una unidad: canciones como Project 2 golpean los oídos como Oneohtrix Point Never, mientras que In My Arms ofrece algo de lo que su título promete: una balada poderosa, aunque una en la que Alex Giannascoli entona con astucia que la buena música lo hace querer hacer cosas malas. House of Sugar no es un álbum perfecto, pero se siente muy cerca. Casi se lee como un resumen, una muestra de todo lo que Giannascoli ha hecho junto a lo que puede hacer ahora, tanto en el estudio como en el escenario. Cada uno de sus álbumes se siente más grande que el último (más denso, más arriesgado) y esta no es la excepción.

35. Faye Webster, Atlanta Millionaries Club

En este disco, Faye Webster nos pasea entre la vida onírica y la realidad, entre nuestros propios pensamientos internos y nuestras manifestaciones externas en este impecable y contradictorio álbum pop. El LP de 32 minutos está lleno de momentos de ternura mezclada con un humor seco y una magnífica variedad de instrumentación temperamental. Lujuria y nostalgia; dolor como un hecho de la vida: este es el material de un millón de álbumes de ruptura y baladas nocturnas de soul, y Faye lo sabe muy bien.

34. Stella Donelly, Beware Of The Dogs

El título de este álbum debut puede ser Beware of the Dogs, pero no nos debemos equivocar: el verdadero enemigo acá son los hombres. Pero el enfoque de Stella Donnelly, aunque explícito, se centra en los pilares en ruinas del patriarcado. El álbum se beneficia enormemente de su dulce voz, y de su habilidad para unir melodías suaves y juguetonas con una filosofía sombría y una ira existencial en canciones como Die. Un debut casi perfecto.

33. Bad Bunny, X100PRE

Con un 2018 lleno de singles y hits que nos pasearon del reggaetón a la cumbia y del R&B al pop, pocos habrían pensado que el puertorriqueño Bad Bunny era un artista que lanzara álbumes, pero su debut X100PRE demostró es la clase de primer disco que muchos llaman casi la producción perfecta: no solo incluyó muchos temas similares a los que le dieron la fama, sino que además incursionó en nuevos estilos probando que puede hacer casi cualquier cosa y meterse en el top 40.

32. Jamila Woods, LEGACY! LEGACY!

Con el nombre de una importante figura cultural negra en cada track, el comeback de Jamilla Woods fue un hermoso disco que se nutrió de todo el espectro musical negro con géneros como rap, R&B y gospel. Aquí, usa un soul moderno tanto para hacer canciones de resistencia como para recuperar energías después de la lucha, todo unido con el hilo conductor de una voz maravillosa.

31. Post Malone, Hollywood’s Bleeding

Hollywood’s Bleeding es la culminación del esfuerzo de Post Malone por ampliar sus límites musicales, creando éxitos pop con sabor a hip-hop con pistas como Die For Me o Circles. A lo largo de sus 17 pistas, no hay un solo tema que no sea una escucha agradable por sus propios méritos: están recubiertos con una gruesa capa de brillo, repletos de caramelos para los oídos, y estructurados de forma experta alrededor de ganchos increíbles.

30. Bon Iver, i,i

Cerrando un capítulo de cuatro álbumes (que comenzó con For Emma, Forever Ago) que representa las cuatro estaciones, i,i fusiona y forja todos esos elementos que han hecho que Bon Iver sea una banda difícil de precisar, pero instantáneamente identificable, esta última década. Este es un álbum texturizado, impresionista y tan hermoso como siempre, que mezcla elementos acústicos y eléctricos a la perfección de una manera pacífica, ingrávida y llena de vida.

29. Kevin Abstract, ARIZONA BABY

En debut en solitario del líder de BROCKHAMPTON es un resumen refinado de sus sensibilidades pop: mientras Baby Boy es una alegre canción de amor con un poderoso gancho, American Problem hace un trabajo fantástico reconciliando los diversos temas y direcciones musicales del proyecto. Es un festín de voces psicodélicas, producción pop llena de texturas, y letras emocionalmente honestas que resumen la auto-mitología de Abstract.

28. Ariana Grande, thank u, next

Si decimos que han pasado muchas cosas en la vida de Ariana Grande en los últimos dos años nos quedamos cortos: hubo un ataque terrorista en uno de sus conciertos en Manchester en el 2017; su es Mac Miller falleció, y tuvo una relación fallida y de alto perfil con el comediante Pete Davison. Así que dejar caer un álbum como este, sólo seis meses después del lanzamiento de Sweetener fue toda una declaración que redefinió a Grande como algo más que la dulce artista pop que muchos pensaban: con thank u, next, sus bops vulnerables la convirtieron en una artista madura con appeal global.

27. Maggie Rogers, Heard It In A Past Life

Durante 12 canciones, Rogers nos guía a través de los últimos años radicales de su vida, mientras hace la transición de estudiar en la Universidad de Nueva York a actuar en Saturday Night Live. En el álbum, habla libremente y a menudo del cambio y de los problemas de crecimiento que lo acompañan con una capa subyacente de profundidad emocional que descansa debajo. Esto es lo que Rogers hace con impecable facilidad; tiene un don para yuxtaponer ritmos contagiosos con letras crudas, a veces desanimadas, sin crear una sensación de disonancia. Un excelente debut.

26. Big Thief, Two Hands

El álbum hermano del celestial U.F.O.F.F., publicado a principios de este año, este disco es un guiño primitivo al planeta que habitamos y a nuestra conexión con él. En la producción, el cuarteto de indie-rock de Brooklyn busca los sonidos espectrales y acústicos del U.F.F.O.F. con un disco más intenso y eléctrico, y uno que nos hace preguntarnos qué responsabilidad tiene cada uno de nosotros en la próxima era, sin ofrecer respuestas claras.

25. Freddie Gibbs & Maldib, Bandana

En Bandana, Gibbs alcanza otro nivel como letrista. Todavía hace un arte de las imágenes violentas, pero ahora parece haber desarrollado un filo mucho más filosófico; mientras que las barras de Gibbs son inspiradoras. Es un álbum de rap hardcore que prioriza los loops experimentales del soul mientras la química entre Madlib y Gibbs jamás ha sido tan es perfecta.

24. James Blake, Assume Form

Injustamente llamado el sad boy de la música británica, el primer lanzamiento de James Blake desde su álbum de 2016 The Colour in Anything, es sorprendentemente esperanzador. Temas como Don’t Miss It presentan el característico autotune distorsionado que ha inspirado a gente como Frank Ocean y Kanye West, mientras que colaboraciones con André 3000 y Moses Sumney muestran su oído para encontrar talentos que conviertan su sonido en algo fresco.

23. Caroline Polacheck, Pang

Audaz y descarado, Pang es una una punzada de anhelo en forma sónica, y prueba de que los lanzamientos anteriores de Polachek eran solo un calentamiento para que llegara a su forma final en este disco. Aquí combina la alegría de Chairlift, la maestría atmosférica de Ramona Lisa y el experimentalismo de CEP para lograr una producción pop destilada y elegante.

22. Angel Olsen, All Mirrors

All Mirrors es el tipo de álbum que sólo ciertos artistas tienen el talento para llevar a cabo, y Angel Olsen es una de ellos. Es arrolladoramente orquestal; las cuerdas florecen en el fondo, y los pianos bailan con una elegancia cristalina. La voz de Olsen alterna entre versos dulces y de voz suave y despertares audaces que dominan las pistas: es un delicioso balance entre el rock alternativo y el pop brillante, y uno de los álbumes art-pop más fuertes del año.

21. Brittany Howard, Jaime

Jaime, el primer álbum en solitario de la vocalista de Alabama Shakes, complementa su distintiva voz con sonidos de R&B, hip-hop y funk en una producción con algunas de las letras más emotivas y directas de su carrera hasta la fecha. Con colaboradores como el maestro de jazz Robert Glasper, Howard nos regala una colección ecléctica que hacen de Brittany una intérprete prometedora.

20. Kim Gordon, No Home Record

Con su disco debut, Kim Gordon dio un paso adelante con un cuerpo de trabajo que brilla por sí mismo: no solo ilustra su naturaleza polifacética y la profundidad de sus capacidades de composición, sino que supera todo lo que cualquiera de los ex-alumnos de Sonic Youth ha conseguido crear hasta ahora. No Home Record es imposible de escuchar sin hacer referencia a su antigua banda, sin embargo, se mantiene como el mejor trabajo de un magnífico e imponente talento femenino.

19. Steve Lacy, Apollo XXI

El guitarrista de The Internet (quien por cierto aprendió el instrumento tocando Guitar Hero) lanzó su primer disco solista este año con una mezcla conmovedora de R&B, pop y hip-hop que es el acompañamiento perfecto para las tardes de verano, como el lento sirop de N Side, y las largas noches que les siguen, como Playground.

18. Girlpool, What Chaos Is Imaginary

En What Chaos Is Imaginary, Cleo Tucker y Harmony Tividad crearon un álbum que encuentra al dúo abrazando sus cambios personales mientras escriben letras honestas y profundas. Las armonías y melodías del álbum están muy por encima de sus producciones anteriores, combinando folk-rock, synth-pop, post-punk y rock alternativo. Cada canción es un nuevo capítulo que ofrece una visión del mundo multidimensional que es Girlpool; cada una más intrincada, más compleja, y más cautivadora que la anterior.

17. Sharon Van Etten, Remind Me Tomorrow

Después de un período de tumulto, el quinto álbum de Sharon Van Etten es una reinvención bajo brumosos sintetizadores y electrónica. Escrito durante su reciente embarazo y el nacimiento de su primer hijo, Van Etten oscurece su foco de atención sobre la toxicidad y, en cambio, arroja un cálido resplandor sobre la ansiedad y el orgullo de la paternidad entre himnos a la invencibilidad y la melancolía de la adolescencia. Después de años haciendo las paces con la deriva y la incertidumbre, nunca ha sonado más segura de nada.

16. King Princess, Cheap Queen

A lo largo de 13 temas, King Princess habla de manera natural, sin ser condescendiente, oscilando entre cachonda y enamorada para luego sentirse solitaria y amargada, pero de una manera fluida con la que cualquier veinteañero es capaz de relacionarse de verdad. Sus letras son consistentemente mordaces, y después de escuchar el álbum, genuinamente se siente como si el pop hubiera ganado a una de sus mejores letristas en años.

15. Vampire Weekend, Father Of The Bride

Luego de estar fuera del mundo de la música por seis años y perder a uno de sus miembro fundadores parece no haber afectado a Vampire Weekend: en su cuarto álbum, Father of The Bride, Ezra Koenig y compañía regresaron con 18 canciones que incluían a Danielle Haim y Steve Lacy, y que contrastaban letras pesadas con sonidos ligeros y veraniegos: es el perfecto soundtrack para un picnic soleado durante el apocalipsis.

14. Thom Yorke, ANIMA

El líder de Radiohead ha tenido una carrera en solitario constante pero dispar desde 2006, compuesta por pequeños lanzamientos, remezclas y, más recientemente, la evocadora banda sonora de la película de terror Suspiria de Luca Guadagnino. Pero en ANIMA, traduce en música una sensación de ansiedad expresada a través de un entorno distópico de innegable belleza.

13. Kanye West, JESUS IS KING

Si bien Jesus Is King no es un regreso a las cimas de la carrera de Kanye West, tiene claramente elementos de la genialidad que ha hecho que el álbum se haya convertido en uno tan esperado. Basándose en el hilo religioso que siempre ha tenido su música, el noveno álbum de West predica un evangelio alegre a través del coro de su Sunday Service.

12. BROCKHAMPTON, GINGER

El quinto álbum de estudio de BROCKHAMPTON, GINGER, es una revitalización de los mejores activos de la boyband de hip hop: producción variada, flow deliciosa, pero sobre todo, un sonido más evolucionado emocionalmente que cualquier otro de sus álbumes hasta ahora. GINGER es, por fin, la coherencia que hemos estado buscando del crew de Kevin Abstract. Aquí hay una banda que ha tenido la oportunidad de respirar, de vivir, de procesar, y el resultado es que BROCKHAMPTON finalmente alcanzó la mayoría de edad.

11. Clairo, Immunity

Immunity, el álbum debut de Clairo, es un libro abierto a su mundo: escrito después de encontrarse de repente en el centro del éxito viral gracias a su tema del 2017, Pretty Girl, el disco encuentra a la músico neoyorquina nacida en Massachusetts en un viaje de autodescubrimiento, analizando las partes que conforman su identidad. Hay historias tristes y felices, pero la sensación general es que contarlas al universo es volver a poner el poder en las manos de Cottrill.

10. Diiv, Deceiver

En Deceiver, DIIV abarca completamente elementos del shoegaze clásico con una mezcla etérea de voces semiocultas, distorsión y efectos de guitarra, feedback y un volumen abrumador con una dosis saludable de rock duro, todo en contraste con las experiencias recientes de Zachary Cole Smith, y su larga e implacable batalla contra la adicción, que parece haber renacido musicalmente en este álbum.

9. Blood Orange, Angel’s Pulse

Casi un año después de su cuarto álbum de estudio, Negro Swan, Dev Hynes regresó con una colección atmosférica de temas con un aire nebuloso y de finales de verano. Angel’s Pulse tiene un peso extra gracias a colaboraciones con nombres como Tinashe, Toro y Moi y Justine Skye, pero los momentos más alegres vienen de las voces de Hynes flotando etéreamente sobre la música.

8. slowthai, Nothing Great About Britain

Con Nothing Great About Britain, slowthai llevó el rap británico a la vanguardia de la conciencia del hip-hop: reflejando la confusión de la era de Brexit, slowthai equilibra magistralmente los comentarios políticos con la misma energía rebelde de las bandas punk británicas de los años 70 y una buena dosis de grime, garage, y trip-hop.

7. Charli XCX, Charli

Charli XCX es uno de esos talentos pop que aparecen una sola vez en cada generación, y con Charli, demuestra su evolución como solista desde sus tiempos como colaboradora de PC Music: en el álbum, los instrumentos suenan contundentes y explosivos, y su voz funciona perfectamente con la música. Este álbum era todo lo que sus fans habían estado esperando y más.

6. Billie Eilish, WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO?

¿Recuerdas lo que habías logrado a los 17 años de edad? Estamos seguros de que no habías lanzado un disco que llegó al número uno en 16 países. El disco debut de la adolescente de Los Ángeles fue una mezcla embriagadora de pop art, electrónica y vulnerabilidad, y su sencillo principal, Bad Guy, demostró exactamente de lo que es capaz la talentosa Billie Eilish O’Connell.

5. Solange, When I Get Home

Lanzado por sorpresa el pasado marzo, When I Get Home de Solange Knowles tiene una calidad tranquilizadora y alegre, con sus capas de sonido y armonías envolventes. ¿Qué mejor lugar para soñar que desde la comodidad de su propia casa? Ya sea en la estructura física del lugar que nos ha moldeado a través de los años, o en los sonidos familiares de la música y la cultura que su gente ha creado, el disco es un llamado a regresar a lo que es familiar con una exploración arquitectónica de ritmos trap, melodías deliciosas y armonías teñidas de jazz.

4. Tyler, The Creator, IGOR

Con IGOR, Tyler expande y mejora su álbum Flower Boy en todos los sentidos, dejando atrás las convenciones líricas y sonoras del hip hop para darnos su disco más experimental, y uno que presenta a Tyler en su faceta más vulnerable líricamente y en su sonoridad más genial. A lo largo de 12 temas, cuenta la historia de una relación de principio a fin, acompañado de una producción impecables, con features de Solange, Playboi Carti y Jack White. Sin lugar a dudas, IGOR es el disco de hip hop más emocionante del año.

3. Lana Del Rey, Norman Fucking Rockwell

Después de casi una década de crecimiento tanto en sus letras como en su música, Lana Del Rey finalmente creó su mejor álbum con Norman Fucking Rockwell!, en donde Del Rey se muestra con sus letras más maduras hasta la fecha, reflexionando sobre una relación fracasada con un poeta pretencioso, a la vez que comenta la idea tradicional del sueño americano. Su voz y letras se complementan con atractivos riffs de piano y la prístina producción de Jack Antonoff.

2. Weyes Blood, Titanic Rising

Con su disco Titanic Rising, Weyes Blood perfeccionó el sonido del chamber pop: cada canción cuenta con una magnífica instrumentación, acompañada por la hermosa voz de Blood. Las canciones son teatrales y cinematográficas, y cada tema se siente absolutamente masivo. Las letras transmiten principalmente una sensación de anhelo por los tiempos pasados, cuando las cosas eran más simples, pero aunque la cantautora se inspira claramente en los trabajos de The Beach Boys y Joni Mitchell, tiene ambos pies puestos en el futuro.

1. FKA twigs, MAGDALENE

Con MAGDALENE, FKA twigs demuestra que es única en la industria de la música: su combinación de R&B, hip-hop, música electrónica, clásica, coral y pop le da a su obra el sonido de su propio género. En el disco, se redefine como artista y mujer a través de la vulnerabilidad y la indignación reprimida que sirven como catalizadores en un viaje emocional como ningún otro de este año, y que la hacen merecedora del primer lugar de esta lista.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 6
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 16
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 28
    WTF!
  • 12
    Me confunde