CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Music Perspectives

Lo que la historia de Lori Maddox y Sable Starr con David Bowie nos enseña sobre coerción y consentimiento sexual

Sable Starr (izq) y Lori Maddox (der) porsan con Dave Hill, el guitarrista de Slade. Fotografía: Michael Ochs Archives/Getty Images
Words mor.bo

La noticia del fallecimiento de David Bowie en enero de 2016 debido al cáncer tomó por sorpresa a todos los fans de la música. Bowie dejó tras de sí un legado diverso e impresionante, e inspiró a millones de personas. Bowie fue muchas cosas: héroe del rock and roll, icono queer, superestrella de la moda, y un hombre que no temía tomar decisiones artísticas atrevidas. Pero también era el tipo de persona que se acostaba con chicas adolescentes.

Si eres un seguidor de la historia del rock probablemente estés familiarizado con la historia de Lori Maddox y su amiga Sable Starr, dos de las “groupies” adolescentes más famosas de los años 70 y conocidas por ser asiduas los clubes nocturnos del Sunset Strip de Los Ángeles, ya que en esa época las leyes y las restricciones de edad eran mucho más relajadas. En su adolescencia, Maddox (también conocida como Mattix) era conocida como Lori Lightning, una modelo adolescente criada por una madre soltera que trabajaba y tenía poco tiempo para cuidar de ella. Lori se hizo amiga de una chica de su edad, Sable Starr, y las dos acabarían saliendo de fiesta con casi todas las grandes estrellas del rock que pasaron por Los Ángeles.

Publicidad

Seguramente has escuchado que Jimmy Page, de Led Zeppelin, mantuvo a Maddox como su “novia” durante dos años mientras era menor de edad. Pero antes de Page, Lori tuvo una relación con David Bowie. Maddox ha dicho en repetidas ocasiones en entrevistas que conoció a Bowie cuando era una adolescente y que él la invitó más de una vez a su habitación de hotel. Ella tenía 14 años, y Bowie tenía unos veintitantos. Asustada, se negó. Pero meses después, Bowie volvió a proponerle pasar la noche juntos, y ella y Starr fueron a su habitación.

Desde entonces, Maddox ha contado la historia varias veces. La vez más destacada fue para Thrillist, quien publicó el artículo en 2015 y nuevamente el día después de la muerte de Bowie, viralizándolo. Así cuenta Lori el encuentro: “recibí una llamada en casa de su guardaespaldas, un tipo negro enorme llamado Stuey. Me dijo que David quería llevarme a cenar. Obviamente, esa noche no tenía deberes. A la mierda los deberes. De todos modos, no pasaba mucho tiempo en la escuela. Le dije que me gustaría ir pero que quería llevar a mi amiga Sable. Se moría por tener sexo con Bowie. Me imaginé que ella se acostaría con él mientras yo salía a divertirme”.

Sin embargo, ambas terminaron quedándose con él. “Llegamos al Beverly Hilton y todos subimos a la enorme suite de Bowie. Me encontré cada vez más fascinada por él. Era bello, inteligente y elegante. Estaba increíblemente excitada. Bowie se excusó y nos dejó en una gran sala de estar con alfombras blancas y ventanas del suelo al techo. Stuey trajo champán y hachís. Estábamos drogándonos cuando, de repente, se abre la puerta de la habitación y ahí está Bowie con ese jodido y precioso kimono rojo, naranja y amarillo”.

“Enfocó sus famosos ojos bicolores hacia mí y dijo: Lori, querida, ¿puedes venir conmigo?. Sable parecía querer asesinarme. Me acompañó a través de su dormitorio y al baño, donde dejó caer el kimono. Se metió en la bañera, ya llena de agua, y me pidió que lo lavara. Por supuesto, lo hice. Luego me acompañó al dormitorio, me quitó suavemente la ropa y me desvirgó. Dos horas después, fui a ver cómo estaba Sable. Estaba toda jodida en el salón, caminando, empañando las ventanas y escribiendo: ‘Quiero tirarme a David’. Le dije lo que estaba haciendo y que me sentía muy mal. Bowie dijo: ‘Bueno, cariño, hazla pasar’. Esa noche perdí mi virginidad y tuve mi primer trío. A la mañana siguiente, se oyeron golpes en la puerta y era la jodida [esposa de Bowie] Angie. Estaba aterrorizada por ella. David dijo que no me preocupara. Ya estaban en el punto en el que tenían habitaciones separadas. Ella probablemente sabía que él estaría allí con chicas… o chicos. Era totalmente bisexual. Vi a David muchas veces después de eso, durante los siguientes 10 años, y siempre fue genial”.

Maddox ha afirmado en múltiples oportunidades que fue una experiencia positiva, pero eso no cambia en absoluto el hecho de que un joven de 26 años que tiene relaciones sexuales con una niña de 15 años es abuso. Él era un adulto; ella era apenas una adolescente. Cualquier consentimiento que ella pudiera haber dado estaría seriamente, si no fatalmente, comprometido por ese simple hecho. Luego de que muchas personas conocieran la historia tras la muerte de Bowie, se dio lugar a innumerables reflexiones sobre la cultura de la violación, la cultura de las drogas, la rápida evolución de las costumbres sexuales de los años 70 y los límites del consentimiento ante las enormes diferencias de poder. Hasta donde sabemos, Bowie nunca confirmó o desmintió el relato y no hay imágenes de ellos juntos, pero es un hecho universalmente aceptado.

En su artículo de 2015, Thrillist le preguntó directamente a Lori si veía algún problema en el hecho de que Bowie, un hombre mayor y poderoso que suministraba drogas y alcohol a jóvenes adolescentes, se acostara con ella aquella noche. “Yo era una chica inocente, pero la forma en que ocurrió fue tan hermosa”, respondió. “Recuerdo que se parecía a Dios y que me tenía encima de una mesa. ¿Quién no querría perder su virginidad con David Bowie?” Luego añadió: “Siento que estuve muy presente. Vi la mejor música de la historia. Pude salir con algunos de los hombres más increíbles, más bellos y más carismáticos del mundo. Fui a conciertos en limusinas con escolta policial. ¿Me voy a arrepentir de esto? No”.

Si bien es Maddox quien debe definir si su encuentro sexual con Bowie fue traumático, no resta importancia al hecho de que fue no consensual, con elementos de coerción (alcohol y drogas). Muchos han desestimado las acciones de Page y Bowie como algo habitual en las estrellas de rock famosas de aquella época, con sus acciones y abusos eclipsados por sus contribuciones al mundo de la música. Sin embargo, esta historia parece destinada a ser una nota a pie de página en el legado de Bowie, y de vez en cuando hay que recordar que ninguno de nuestros héroes musicales está exento de la crítica por sus acciones en el pasado.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 23
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 6
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 6
    WTF!
  • 7
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE