CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Politics

Las fuerzas de seguridad cubanas estrangulan la protesta nacional prevista para esta semana

Yunior García. Fotografía: AFP
Words mor.bo Reading 4 minutos

A mediados del pasado mes de julio, los cubanos salieron a la calle en un número sin precedentes, exigiendo más libertades políticas, mejores condiciones económicas y menos censura. En ese momento, las manifestaciones fueron recibidas con cortes de Internet, detenciones arbitrarias y más, pero el impulso continuaba: de hecho, los manifestantes se habían preparado para otra ronda de protestas el día de ayer, en lo que se convertiría en una jornada histórica. Pero esta vez, el gobierno fue avisado con antelación y desplegó a sus policías y agentes de seguridad del Estado para aplastar los planes de disidencia.

Ya horas antes había temor en el ambiente: la llamada Marcha Cívica por el Cambio estaba sugiriendo a las personas que evitaran posibles enfrentamientos violentos profesando su apoyo al movimiento de maneras alternativas: colgando sábanas blancas fuera de sus casas, aplaudiendo a las 15:00 horas, y a encontrar otras maneras creativas de manifestarse si no se sentían cómodos saliendo a la calle. Sin embargo, la protesta nunca se dio. Las autoridades bloquearon el tráfico, hicieron detenciones preventivas, y grupos de civiles que trabajan en pro del gobierno incluso mantuvieron encerrada a la gente en sus casas. José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Right Watch (HRW), denunció la militarización del país; mientras que ONGs como Cubalex alertaron de detenciones de manifestantes ocurridas desde la noche y la madrugada del domingo y lunes. Por su parte, el OCDH denunció una escalada represiva: entre el 13 y el 15 de noviembre tuvieron lugar al menos 49 retenciones domiciliarias, 25 amenazas y ocho cortes de internet y actos de repudio frente a las casas de activistas, dejando un saldo de más de 260 actos represivos.

Publicidad
Cuba: Denuncias de detenciones arbitrarias y cortes de Internet en la isla tras multitudinarias protestas

Según reporta The Guardian, Edel Pérez, un actor de televisión que fue detenido en las protestas de julio, le impidieron salir de su casa dos agentes de seguridad del Estado vestidos de civil. “Siento impotencia y rabia”, dijo. “Están violando mis derechos constitucionales”. Su historia no fue la excepción, lamentablemente. Los cubanos publicaron en redes sociales vídeos de las detenciones, mientras que los activistas que se atrevieron a salir fueron conducidos en autos de la policía y otros fueron metidos en furgonetas. Se registraron “actos de repudio”, en los que los partidarios del gobierno gritan consignas revolucionarias a los supuestos “contrarrevolucionarios”, frente a las casas de muchos organizadores de protestas.

En el centro de la historia está Yunior García Aguilera, un destacado actor y dramaturgo que encabeza el movimiento disidente: es uno de los fundadores de Archipiélago, un grupo en Facebook que cuenta con unos 35.000 integrantes, y que promueve la discusión y el debate, pero es además el lugar donde se promueven las concentraciones y protestas en el país. Hasta hace poco, Yunior ganaba premios del gobierno y recibía promoción de sus obras. Ahora, el gobierno le impide salir de su casa. Si bien es un crítico del embargo de Estados Unidos contra Cuba, también cree que los cubanos tienen derecho a exigir cambios en su gobierno y a expresar pacíficamente su desacuerdo con los gobernantes. Como resultado, ha sido tachado de ser un “mercenario” financiado por Estados Unidos.

Sin embargo, el movimiento de protesta parece estar creciendo: en un artículo publicado este fin de semana por The New York Times, García dice: “Creo que el papel del arte es despertar. Tenemos que sacudir las cosas para que personas con dignidad que forman parte de esta sociedad decidan cambiar las cosas”. Así que puede que el gobierno cubano haya ganado esta batalla, pero quienes buscan un futuro diferente para la isla, dicen que la guerra no ha terminado, y que ahora es cuando el movimiento de protesta va a comenzar a hacer su escalada frente a mayores represiones.

Publicidad

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 por WebPay (si estás en Chile) o un USD 1 por PayPal (si estás fuera de Chile).

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE