CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

La soledad causada por el COVID-19 podría afectar nuestra salud hasta enfermarnos

"Her". Fotografía: Annapurna Pictures
Words mor.bo

En el año 2018, la soledad fue declarada oficialmente una epidemia a nivel mundial al irse convirtiendo en uno de los sentimientos más extendidos en la actualidad, y diversos estudios realizados desde entonces han revelado que gran parte de las personas en todo el mundo se sienten solos o tienen la percepción de que se les deja de lado con frecuencia o constantemente.

Hace un par de años les hablamos de la encuesta realizada por una aseguradora de salud, Cigna, que subrayó esas mismas conclusiones una vez más: descubrieron que la soledad es uno de los sentimientos más extendidos en la actualidad. El 54% de los encuestados dijeron que “siempre” o “a veces” sienten que nadie los conoce bien. El 56% reveló que “a veces” o “siempre” sentían que las personas a su alrededor no estaban necesariamente con ellos, y 2 de cada 5 sintieron que “les falta compañerismo”, que sus “relaciones no son significativas” y que “están aisladas de los demás”.

Los miembros de la generación Z recibieron un puntaje de soledad total de 48.3, el más alto de todos los encuestados. Los millennials, un poco más viejos, obtuvieron 45.3 puntos. En comparación, los baby boomers obtuvieron 42.4, y la generación de más edad, las personas de 72 años o más, recibieron un puntaje de 38.6 en la escala de soledad.

Ahora, como resultado del COVID-19, mantener la distancia de los demás es la forma más segura de mantenerse sano, a pesar de que podría agravar nuestra sensación de aislamiento, y un nuevo reporte de CNET evalúa cómo la soledad puede impactar todo nuestro cuerpo: desde el cerebro, al corazón, al sistema inmunológico y más, enfermándonos. Si bien es cierto que la soledad prolongada puede tener graves impactos psicológicos, como la depresión exacerbada, ansiedad y mayor irritabilidad, los impactos se extienden mucho más allá de la salud psicológica.

“Es muy angustioso cuando no somos parte de un grupo”, dice la psicóloga y neurocientífica de la Universidad Brigham Young, Julianne Holt-Lundstad, a CNET. “Tenemos que lidiar con nuestro entorno completamente solos, sin la ayuda de otros, lo que pone a nuestro cerebro en un estado de alerta, pero eso también señala al resto de nuestro cuerpo a estar en un estado de alerta”. Mantenerse en ese estado de alerta, ese alto estado de estrés, significa un desgaste en el cuerpo. Las hormonas del estrés como el cortisol y la norepinefrina pueden contribuir al insomnio, al aumento de peso y a la ansiedad durante largos períodos de exposición.

De hecho, la soledad se ha relacionado con todo tipo de problemas médicos, como el declive cognitivo en la vejez, el cáncer y las enfermedades cardíacas. Aunque la relación causal entre la soledad y las enfermedades no se conoce bien, parece existir un mecanismo genético, potencialmente desencadenado por la soledad prolongada, que aumenta el riesgo de esas enfermedades.

“La experiencia subjetiva tiene que ser traducida de alguna manera en el cerebro a la biología, y eso es lo que estamos viendo ahora”, dijo Turhan Canli, un neurocientífico integrador de la Universidad de Stony Brook. Una idea, dice, es que si alguien está solo y se siente mal consigo mismo, es menos probable que se cuide a sí mismo. Puede que no coman bien. Puede que beban demasiado, se preocupen mucho, duerman poco. Hábitos como esos pueden tener efectos a largo plazo.

Pese a que ciertos lugares del mundo están empezando a relajar la cuarentena y las restricciones en restaurantes, bares y otros lugares públicos, se desconoce el papel que el distanciamiento social podría desempeñar en la sociedad en un futuro: hace un par de meses, investigadores de Harvard dijeron que podría ser necesario un distanciamiento social intermitente hasta el 2022.

Así que ahora, más que nunca, es necesario estar abiertos a tener conversaciones honestas sobre nuestros sentimientos de soledad, mientras se elimina el estigma asociado a esta. No olvidemos conectarnos, así sea a la distancia: buena parte del planeta se siente igual de solo que nosotros, así que mientras nos enfrentamos a un futuro incierto, seamos amables con nosotros mismos y los demás en la medida de lo posible.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde