Tres años después de su introducción, la Comisión de Derechos Humanos del Senado de Chile aprobó y despachó la Ley de Identidad de Género, que dentro de poco pasará a la cámara de Diputados para su debate y aprobación. Este proyecto de ley permite a las personas mayores de 18 años cambiar su nombre y sexo legal con un trámite simple en el Registro Civil, sin necesidad de ningún antecedente más que la propia voluntad de hacerlo.

Paula Dinamarca, vocera trans del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile (Movilh), estuvo presente durante toda la sesión realizada ayer, y a su salida declaró que se sentía llena de esperanza de que por fin la comunidad transexual esté un paso más cerca de poder identificarse con el nombre y sexo que les representa.

“Hemos sufrido desde siempre por esta intromisión del Estado en nuestra intimidad, pero hoy se ve un horizonte de mejor igualdad. Este proyecto de ley era originalmente pésimo, un insulto para nuestros derechos, pero la activa movilización, las marchas y las propuestas de un puñado de activistas han mejorado cualitativamente la iniciativa. Esperamos mejorarla aún más en la Cámara de Diputados, a objeto de que todas las personas, y en especial todos los niños y niñas, gocen de igualdad de derechos, al margen de su identidad de género.”

De acuerdo con Movilh, los temas más polémicos durante el debate realizado el día de ayer fueron los que se relacionaban con los derechos legales y corporales de las personas trans menores de 18 años. Al respecto, en la ley quedó prohibida cualquier exigencia de cirugías a menores de edad, aunque sí tienen garantizado el derecho de cambiar su nombre y sexo legal en tribunales de familia.

Mientras tanto, para aquellos jóvenes entre los 14 y los 17 años quedó abierta la posibilidad de rectificar su partida de nacimiento en el Registro Civil, si es que cuentan con el consentimiento de ambos padres o de sus tutores. En caso contrario, un el juez será el encargado de solicitar antecedentes o informes para tomar la decisión adecuada hasta que el interesado o interesada cumpla la mayoría de edad.

Sin embargo, no todo fueron victorias, pues uno de los aspectos más importantes del proyecto de ley es que se eliminó la prohibición expresa a toda “persona o institución pública o privada” de negar atención a personas trans, lo que podría interpretarse como una instancia de discriminación. Sin embargo, fue aprobada otra instancia en donde “ninguna persona o institución pública o privada podrá dar un trato irrespetuoso, contrario a la dignidad humana o que implique una discriminación arbitraria a otra persona en razón de su identidad de género.”

Despues de leer, ¿qué te pareció?