Aunque han pasado 27 años desde la caída del muro de Berlín, la idea de construir muros para mantener a todos los “indeseables” fuera de ciertos territorios está de nuevo en boga gracias a Donald Trump y su gran amor por ellos. Pues bien, ahora el Reino Unido y Francia colaborarán para erigir una gran muralla de 4 metros de altura que impedirá el paso de los refugiados en Calais, uno de las locaciones en donde muchas personas (en particular niños) han encontrado un suelo en dónde dormir luego de haber escapado de la violencia y el horror del conflicto y la guerra.

Así es: ahora Europa busca resguardarse de millones de personas luego de la explosión de una crisis de refugiados que muchos podrían decir que fue causada por estos mismos países que ahora quieren mantener a este gran flujo de personas fuera de sus fronteras. Ya las rejas y los alambres de púas no son suficientes: otros países que se han unido a esta iniciativa son Grecia, Austria, Croacia y Rumania, Macedonia e incluso Noruega, quienes al parecer estarán cerrando más de 1200 kilómetros de frontera con un costo de más de $570 millones de dólares.

Por su parte, la Unión Europea ha dicho que se niega a financiar este tipo de construcciones, así que hasta los momentos el dinero lo han puesto todos estos países de su propio bolsillo en acuerdos simples. Y si se lo preguntan, sí, todo esto es legal. Y sí, es muy probable que los refugiados sigan encontrando nuevas y más peligrosas maneras de ingresar en estos países arriesgando sus vidas y la de sus familias buscando sobrevivir. Pero con estos planes, muchas personas estarán condenadas y continuar como nómadas. Gracias, Donald.

Despues de leer, ¿qué te pareció?