Felipe Pantone es un artista nacido en Argentina, activo en los campos del arte cinético, las instalaciones, las intervenciones, el graffiti y diseño. Su estilo se caracteriza por el uso de colores vivos, las formas geométricas y elementos Op-art. Borrando los límites entre el graffiti convencional, la tipografía y la abstracción, su obra fusiona vibrantes elementos de diseño gráfico con figuras geométricas evolucionadas para crear una estética increíblemente moderna que complementa y la modernidad de nuestros paisajes urbanos.

Aunque nació en Buenos Aires, Felipe se mudó con su familia a España cuando apenas tenía 10 años, y desde el pueblo de Torrevieja comenzó a conocer el graffiti, haciendo su primera pieza a los 12 años, y desde entonces ha sido un feliz prisionero del arte. Se pasó un año en Inglaterra estudiando arte, pero al poco tiempo se dio cuenta de que sus cursos no tenían sentido, ya que su acercamiento era mucho más pragmático y basado en el ensayo, el error y la exploración personal. Años después se establece en la ciudad de Valencia desde donde continúa desarrollando su estilo único, y comienza a formar parte de los prestigiosos colectivos artísticos europeos D.O.C.S y Ultra Boyz.

Conocido como uno de los artistas del arte urbano más famosos de la actualidad, su trabajo le ha permitido viajar por el mundo: sus murales pueden ser vistos en ciudades como Ciudad de México, Londres, Las Vegas, Tokio, Amsterdam, París, Bangkok y muchas más, en donde puede verse su mezcla particular de graffiti convencional, tipografía y elementos abstractos con componentes de diseño gráfico y geometría progresiva, creando una estética increíble que hasta de vez en cuando se da el lujo de reinterpretar los cromados y el neón de los años 80 para regalarnos un poco de retrofuturismo pícaro. Felipe Pantone ha creado un nuevo lenguaje visual para comunicarse, y conversamos con él para aprender a hablar un poco su mismo idioma.

Felipe Pantone

Fotografía: Felipe Pantone

Felipe, ¿cuándo comenzó tu relación con la geometría, la ilusión óptica y el glitch?

Todo ha ido surgiendo a base de pintar graffiti. De una forma u otra uno va buscando introducir elementos para brillar más, para destacar. La geometría es algo que encuentras rápidamente pintando letras, en mi caso cuando intenté abstraer esas formas y llevarlas a otros lugares. La combinación de todo esto con la ilusión óptica o el glitch es el resultado de ir desarrollando con el tiempo un cúmulo de recursos de los que me sirvo, que creo que funcionan.

Hay mucho de Carlos Cruz-Diez en tu obras, por alguna razón es uno de tus mayores influyentes, ¿te imaginas una colaboración conjunta con Cruz-Diez?

Desde luego que artistas como Cruz-Diez me han influido. Me interesa investigar en líneas que ellos abrieron en intentar aportar cosas nuevas. Tuve la suerte de participar junto a otros artistas jóvenes en la residencia que organizó Articruz, donde cambiamos ideas y desarrollamos piezas sirviéndonos de la infraestructura que tienen creada. Todo este trabajo se mostró luego en una exposición colectiva en Marión Gallery con el título de Spectra y la verdad es que estoy muy contento con la experiencia y el resultado.

Felipe Pantone

Fotografía: Alessio Mose

Además de Carlos Cruz-Diez, Pantone lista a artistas como José María Yturralde, Frédéric Platéus, Herb Lubalin, Sozyone Gonzalez, Steven Powers y Demsky como algunas de sus grandes influencias, pero a la hora de trabajar, Felipe se inspira en los conflictos de nuestra era digital y el desarrollo rápido y sin fin de la tecnología. Estos elementos ha ido creando un leitmotiv recurrente en sus composiciones, formando una experiencia visual absorbente que captura su visión del mundo en la actualidad. Su obra artística se caracteriza por fuertes contrastes, colores vivos y ácidos, un estilo brillante particular y muchos efectos visuales.

El uso de técnicas mixtas medianas y variadas permite a Pantone crear un fuerte impacto en el espectador: a menudo utiliza gradientes sin estructura, gráficos y sombras, un cóctel de geometría en blanco y negro recubierto de neón, y colores metálicos que detonan en las paredes que pinta, tal como lo hizo hace poco en Las Vegas.

El 2016 ha sido un gran año para ti. ¿Cómo se sintió realizar tu primera exposición en solitario en San Francisco?

Muy bien. Ya trabajé con Myrus Gallery en el booth de Scope en Miami. Después me propusieron hacer la exposición en solitario, lo que supuso mi primera individual en Estados Unidos. El trato con la galería es muy bueno y el resultado de la exposición también lo fue.

Felipe Pantone - Mural Las Vegas

Fotografía: Felipe Pantone

Para la increíble intervención que realizaste en Las Vegas en el Festival Life is Beautiful, nos puedes comentar ¿cómo fue el proceso creativo de la pieza, y cuánto tiempo tomó desarrollar la intervención?

Esta intervención me parece especialmente interesante. Aquí he podido romper con el formato impuesto por el muro y añadir un elemento que en una escala tan grande es muy complicado de introducir. Cuando llegué a Las Vegas tenía preparada la pared y la estructura para que yo sólo tuviera que pintar, fue un auténtico lujo, la verdad. Quedé contento con el resultado y pienso que, en una ciudad tan loca como Las Vegas, una intervención así encaja.

Aprecio que haya organizadores que apuesten por propuestas que se salen de lo convencional aunque para ellos implique mayor gasto y esfuerzo.

Has logrado llevar graffiti y el arte callejero a las galerías de arte. ¿Cuál es tu percepción de esa relación?

En realidad no me lo planteo demasiado. Todo ha ido ocurriendo de una forma natural, nunca he forzado nada. Si uno está a gusto con lo que hace en la calle y en una galería, está bien. No quiero estar planteándome dónde termina el graffiti y dónde empieza el arte, creo que en mi caso el uno se nutre del otro de una manera natural.

Felipe Pantone

Fotografía: Jorge Mier Terán

Para alguien que crea su obra con gran velocidad y habilidad, Felipe pone poco interés en la técnica: es lo contrario de un purista, adoptando cualquier método para lograr sus objetivos. Sin importar si está en la pared, en una impresión o en la pantalla de una computadora, su estética se ejecuta sin problemas. Y quizás ese es su secreto. En una era en donde las imágenes nos saturan a donde quiera que miremos, la marca de Felipe Pantone es reconocible a primera vista, e indeleble detrás de los párpados.

Tener una identidad propia en estos días es un reto, y cuando una artista tiene el ímpetu y el talento para mantenerse vigente, hay que prestar atención, pues quizás, cuando menos lo esperemos, uno de sus murales salte a la vista en nuestro camino con un arcoiris ácido tridimensional de exactitud infinita.

¿Qué es lo más complicado para Pantone a la hora de plantearse una obra?

Quizás sea poder centrarme de verdad en desarrollar nuevas ideas. Estoy constantemente intentándolo, pero el trabajo implica muchas otras responsabilidades que consumen tiempo y energía. Me gusta ver a creadores que se encierran en esa especie de laboratorios de creación para probar cosas nuevas. Éste es uno de mis objetivos prioritarios a corto plazo.

¿Qué opinas acerca de la evolución de graffiti de hoy en día?

Está bien. Considero que está bien que siempre haya gente queriendo ofrecer cosas distintas, después cada uno hace una criba de lo que le interesa o no.

Despues de leer, ¿qué te pareció?