Todos sabemos que la creatividad es el pilar fundamental del mundo de la moda, pero a veces pensamos que ser una modelo no debe ser muy fácil. Seguro, siempre tienen puesta ropa carísima, viajan por el mundo, y nunca tienen que peinarse o maquillarse, pero a veces tienen que hacer cosas alocadas, como caminar en zapatos imposibles hasta que se caen (le pasó a la mismísima Naomi Campbell), o llevar puestos trajes que desafían al trip más brutal de ácido que haya tenido Jim Morrison. Claro, los espectáculos elaborados y extravagantes son prácticamente un lugar común para marcas como Chanel y Dior, y en su momento Alexander McQueen hizo de las suyas sobre la pasarela.

Sin embargo, no son siempre las grandes casas de alta costura (que por cierto también tienen grandes presupuestos) quienes se roban el show. Algunas etiquetas menos conocidas, como la diseñadora rusa Jana Nedzvetskaya, han demostrado no tener ninguna clase de miedo cuando se trata de romper esquemas y presentar espectáculos que rozan el límite de las posibilidades.

A continuación, seis de los desfiles más extravagantes de la Semana de La Moda.

1. Vivienne Westwood, colección primavera/verano 1995

Hay una razón por la cual Vivienne Westwood tiene un un título honorario de la caballería en el Reino Unido: la diseñadora subversiva inspirada por el punk siempre ha empujado los límites, y su espectáculo para la colección primavera/verano de 1995 fue un ejemplo de ello, por no mencionar que fue increíblemente extraño. Las caras de las modelos fueron pintadas de blanco como geishas, y además se paseaban de manera aleatoria por la pasarela paletas de helado Magnum. ¿Los zapatos? Cdornados con vibradores y además vimos algunas nalgas al aire. Por nuestra parte, nos parece un desfile ganador.

2. Jana Nedzvetskaya, colección primavera/verano 2015

La diseñadora rusa Jana Nedzvetskaya, no se anda con juegos ni hace las cosas a medias: para su colección primavera verano 2015 tuvo una presentación muy particular bajo el nivel del mar, en donde las modelos, ataviadas por elegantes vestidos (e incluso un traje de novia completo con velo y demás), terminaban su recorrido por la pasarela y terminaban lanzándose de lleno a una piscina. Y aunque la descripción parezca un poco brutal, increíblemente las modelos lograron hacer del espectáculo algo hermoso y sutil.

3. Alexander McQueen, colección otoño/invierno 1998

La heroína Juana de Arco fue la inspiración para esta colección del año 1998 de Alexander McQueen, que siempre fue un visionario del estilo: la perturbadora pero majestuosa pasarela incluyó a modelos con los ojos rojos y trajes de color negro y carmesí, pero sin duda lo que la mayoría de la gente recuerda es el final, y el motivo por el cual este desfile está en esta lista. Una modelo vestida con un traje de flecos rojos hasta el cuello, más allá de su boca y su cabeza, se movía hacia adelante y hacia atrás en un círculo de fuego como si estuviera poseída.

4. Rick Owens, colección primavera/verano 2016

Cuando Rick Owens literalmente ensambló a dos modelos una encima de la otra en su pasarela primavera/verano 2016, muchos llamaron la colección “el morral humano”, pero los demás quedaron impactados. Los fotógrafos enloquecieron, las críticas no se hicieron esperar… pero a nosotros nos parece una buena manera de hacer ejercicio. Lo único malo del desfile es que al final nadie le prestó mucha atención a la ropa.

5. Henrik Vibskov, colección otoño/invierno 2009

La frase “vibra hamster” es la única manera de describir esto. En el año 2009 eso fue justamente lo que hizo el diseñador Henrik Vibskov para su colección primavera/verano, en donde sus modelos parecían salidas de una pesadilla de Tim Burton y La Naranja Mecánica. Hasta los momentos nuestra estética menos preferida.

6. Chanel, colección primavea/verano 2017

Cuando Coco Chanel creó su sello homónimo, probablemente no sabía que se convertiría en un legado de la moda. Tampoco es probable que se haya imaginado a los Cocobots, las modelos de la pasarela que desfilaron los diseños de Karl Lagerfeld esta semana en Paría. ista  nunca imaginó “Cocobots”, como se denominó, caminando por la pista de aterrizaje. Y sin embargo, eso es exactamente lo que Karl Lagerfeld hizo en el desfile de Chanel primavera/verano 2017 en París esta semana. Llevando los característicos conjuntos de dos piezas de tweed de la etiqueta, las Cocobots navegaron por un camino lleno de máquinas y cables multicolores.

Despues de leer, ¿qué te pareció?