El fotógrafo ruso Igor Mukhin, conocido por documentar los movimientos radicales en su país natal desde los tiempos soviéticos hasta Pussy Riot, acaba de publicar un nuevo libro llamado I’ve Seen Rock’n’Roll en donde nos lleva de vuelta a la década de los 80, cuando Mikhail Gorbachov anunciaba una nueva era de la perestroika y anunciaba el tiro de gracia de la monolítica Unión Soviética. Capturando el impacto de su disolución en los jóvenes que vivían en Moscú y Leningrado, el libro de Mukhin muestra el nacimiento de una subcultura única: el underground radical del movimiento rock soviético.

Estos eran tiempos en los que la juventud no podían viajar al occidente o participar en una escena musical que no fuese controlada por el estado, pero mientras el aparato controlador caía, pudieron sentir el cambio y reaccionaron. Como un joven fotógrafo que vivió estos momentos, Mukhin sintió que debía documentar la explosión cultural de la cual formaba parte: su colección de imágenes en blanco y negro muestra a rockeros como Viktor Tsoi, y a chicos de Moscú en chaquetas de cuero llenas de pines, manifestándose en contra del fondo gris de la arquitectura soviética y narrando un período olvidado de la historia rusa entre 1985 y 1991.

Para Muhkin, este fue un proyecto para mostrar la juventud y la música a través de fotos, y en vez de preferir las luces del escenario se concentró en escenas del día a día: las calles, el transporte, los hogares y los momentos de ocio. La mayoría de las imágenes fueron tomadas en el Leningrad Rock Club en donde sus amigos estaban involucrados en la copia y distribución clandestinos de literatura prohibida, y en conciertos que se hacían en casas y sótanos, que muchas veces eran prohibidos. Pero pese a las restricciones, Muhkin muestra a una juventud llena de victoria y esperanza.

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

I've Seen Rock'n'Roll, por Igor Mukhin

Fotografía: Igor Mukhin

Despues de leer, ¿qué te pareció?