Los viajes sudorosos en trenes y autobuses llenos de gente, atascos de tráfico en horas punta… para muchos trabajadores, el viaje de ida y vuelta al trabajo es muchas veces la parte más estresante de su día, y ahora un tribunal europeo ha dictaminado que ese tiempo de viaje deberá contar como parte del trabajo, así que las empresas deberán en consecuencia pagarle a sus empleados por su tiempo extra. La sentencia se aplicará a los trabajadores sin una oficina fija, tales como electricistas, trabajadores sociales y representantes de venta, y afectará a millones de empleados del sector público y privado en toda la Unión Europea.

“El hecho de que los trabajadores comiencen y terminen estos viajes diarios en sus casas se deriva directamente de la decisión de su empleador de eliminar oficinas regionales y no de la voluntad de los propios trabajadores. Que éstos tengan que soportar la carga de la elección de su empleador sería contrario al objetivo de proteger la seguridad y salud de los trabajadores como indica la Directiva, que incluye la necesidad de garantizar a los trabajadores un período mínimo de descanso.”

El Tribunal Europeo de Justicia dijo que su decisión fue tomada para mantener la salud y la seguridad de los trabajadores, quienes están protegido por la directiva sobre el tiempo de trabajo de la Unión Europea, que reza que ningún empleado debe ser obligado a trabajar más de 48 horas por semana. El fallo se suscitó luego de un caso legal en España que involucró a Tyco, una compañía que instala sistemas de seguridad y que cerró sus oficinas regionales en 2011, por lo cual los empleados tenían que moverse desde sus casas para asistir a citas de trabajo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?