CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

En Argentina, 1 de cada 3 adolescentes recibe imágenes, videos o mensajes de sexting sin consentimiento

Un estudio bastante reciente de la ONG Grooming Argentina hecha entre 2.500 jóvenes y destacada el día de hoy en Clarín, señala que el sexting es practicado por cuatro de cada diez adolescentes. Fotografía: Irish Mirror
Words mor.bo

La realidad de nuestro actual escenario con la pandemia de coronavirus significa que nuestra principal instrucción es quedarnos en casa para cortar la cadena de contagios. Esto claramente significa evitar cualquier contacto físico con otros. El objetivo de esta medida restrictiva es reducir la propagación del virus, y sacrificar el contacto físico por el bien global significa que las interacciones con las personas con las que no compartes casa ahora existen principalmente en Internet: a través de mensajes de texto, llamadas de Zoom, mensajes directos y redes sociales.

A través del distanciamiento social, estamos aislados de la mayoría del contacto físico con nuestros amigos y familiares. También estamos destinados a mantenernos alejados de las personas con las que tuvimos o queremos tener sexo, a menos que ya vivamos con esas personas. Y todas las personas que tenían interés en tener sexo con nosotros tampoco pueden perseguir esos objetivos.

Publicidad

Eso no ha impedido que la gente tenga encuentros personales, pero muchas autoridades de salud desde Nueva York hasta Buenos Aires, le han pedido a la gente que se abstenga de tener relaciones sexuales y en su lugar se dediquen al sexo virtual, ya sea con video chat, con mensajes, o con intercambios de nudes, lo cual suena razonable, al menos entre adultos.

Pero resulta que un estudio bastante reciente de la ONG Grooming Argentina hecha entre 2.500 jóvenes y destacada el día de hoy en Clarín, señala que el sexting es practicado por cuatro de cada diez adolescentes; que (al menos hasta febrero de este año) al menos el 35% de los adolescentes entre 14 y 17 años les habían pedido alguna foto o video con poca ropa o directamente desnudos; y que el 33% de esa población habían recibido fotos o videos íntimos de otra persona sin su consentimiento. Así que, para este sector de la población más vulnerable, la idea del sexting tiene otras connotaciones, según explica Hernán Navarro, presidente de la organización.

“No hay manera de que el sexting sea seguro. No es una actividad que efectivamente sea privada, por lo que no resulta segura. Entiendo que esta recomendación hecha por el Ministerio de Salud apunta al mundo adulto, pero hay que prestar atención a qué pasa en el universo adolescente, donde el sexting está creciendo. Por más que envíes material en el que no se te ve la cara, como se recomienda, siempre hay datos por contexto que pueden revelar la identidad, o datos digitales del archivo. Si ese material se viraliza puede revictimizar a quien compartió el material hasta mucho tiempo después”.

Vale destacar que Navarro ni la organización que preside están en contra de las libertades sexuales de los adolescentes, pero opina que es “prioritario que no se vulneren sus derechos a la intimidad, a la integridad sexual, a la imagen y al honor”, y que deben saber que una vez envían este tipo de comunicaciones, pierden buena parte de su privacidad, pues no saben hasta dónde pueden circular imágenes, videos o textos. Por ello, hay que hacer públicamente recomendaciones de sexting solo dirigidas para adultos, con un apartado importante dedicado a los adolescentes, que incluyan advertencias.

Así lo sostiene Sebastián Bortnik, experto en seguridad informática y uno de los fundadores de la ONG Argentina Cibersegura. Para él, lo más importante es que haya consentimiento. “Que desde ya sea una relación entre pares y no que haya un adulto engañando y extorsionando a un chico, lo que configuraría el delito de grooming; a la vez, siempre hay que ser responsables con la intimidad del que manda su material. Es mejor intercambiar lo que menos daño pueda causar, en plataformas donde la foto se borra después de vista, o tal vez un texto”.

Sin embargo, alentar el sexting responsable entre adolescentes parece no estar entre los planes de las autoridades argentinas: una vocera del Ministerio Público Tutelar de Buenos Aires dice que nunca podrían alentar el envío de imágenes o videos de parte de los adolescentes, “porque de mínima podrían terminar en una situación de ciberbullying entre pares, y de máxima, podrían ser usadas en el mundo adulto en redes de intercambio de material virtual con imágenes de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes”. La recomendación es dejar el intercambio sexual solamente vía telefónica, pues no hay manera de que quede registro.

Lo cierto es que durante esta pandemia, hay que continuar siendo responsables con nuestra sexualidad y la de los demás, siguiendo un excelente principio: mantenernos seguros, sanos, y en un espacio consensual.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE