Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Music Perspectives

El lado oscuro de la industria del K-pop, el estilo de música que norma vidas y mueve millones

BTS. Foto: Press
Words mor.bo

No es un caso aislado, ni gusto reservado para niñas y niñas otaku. El pop coreano mueve montañas y millones: basta ver que durante el 2018 la exitosa banda BTS estuvo en la cumbre del ranking Billboard, que muestra la música más vendida en Estados Unidos.

Si hay una encarnación clara de la perfección según los criterios de éxito capitalista es el pop coreano. Esa industria fue levantada a pulso bajo estrictos estándares de disciplina marcial, en donde el trabajo duro es el valor más importante, al igual que rígidos estándares de conducta y comportamiento moral. Esos últimos factores hoy se caen a pedazos.

Publicidad

Son cuatro cantantes considerados idols los que están involucrados en el caso Burning Sun, el club nocturno que fue hasta hace un tiempo atrás propiedad del exitoso SeungRi de la banda BIGBANG. Entre las acusaciones que cargan se cuenta difusión de pornografía no consentida, apuestas ilegales y soborno a millonarios empresarios usando como moneda de cambios a prostitutas, en un país donde el trabajo sexual es un delito.

Vamos a repasar algunos de los pilares de esta millonaria industria que primero conquistó a Asia completa y hoy crece a pasos agigantados en occidente, mientras su ética, disimulada bajo horas y horas de trabajo duro, es cada día más cuestionada.

El ideólogo

Detrás de este fenómeno hay una mente maestra y su nombre es Lee Soo-man. Llamado “el Steve Jobs del K-pop”, luego de escapar de la dictadura de Chun Doo-hwan en los años ‘80 y establecerse en California, queda fascinado con los videos de MTV y decide replicar en su país natal la industria del espectáculo estadounidense. En 1989 funda SM Entertainment. Su primer fichaje, un bailarín y cantante de hip hop llamado Jin- young es arrestado por porte y consumo de drogas, terminando abruptamente con su carrera. Ahí queda clara la primera gran distinción de la industria oriental: esta no perdona, no hay errores de juventud ni deslices adolescentes. Todo, pero absolutamente todo, debe estar bajo control. El comportamiento que le permitimos a estrellas como Lindsay Lohan en Corea significa el fin.

Cirugías, entrenamiento y dieta: el decálogo de una estrella del K-Pop

Luego del escándalo que involucró el arresto de Jin-young, la mente detrás de la industria decide que tanto trabajo no puede irse a la basura luego de un error. Por eso, empieza a controlar cada detalle de lo que sucede en la industria, explicitando los pasos necesarios para mantener en la cima a sus artistas. Eso involucra factores musicales, como las progresiones de acordes adecuadas para cada país de Asia, colores de sombras de ojo según la localidad, los gestos indicados para hacer con las manos y – cómo no- los ángulos en que la cámara los enfocará a la hora de hacer videoclips.

La carrera a la cima

Las empresas de talentos como SM Entertainment tienen un camino ya trazado para captar a sus estrellas, que parte con audiciones en diversos lugares donde reclutan a menores de edad que cumplan con los exigentes estándares para ser idols. Una vez escogido el o la artista, se firma un contrato de entre 10 y 13 años (aunque recientemente, el gobierno coreano fijó el plazo máximo en 7 años).

En ese proceso, se hace un trabajo de joyería donde chicos y chicas son separados de sus padres, entrando a academias de alto rendimiento donde nada queda al azar. Severas rutinas de ejercicio, preparación vocal, clases de baile, idiomas y un arduo entrenamiento para aprender a vestirse, hablar o comportarse como una estrella ejemplar se suman a recursos más extremos como los retoques estéticos, donde párpados, narices y mandíbulas son transformados para cumplir con los imposibles estándares de una industria que se alimenta a sí misma.

El estricto criterio de comportamiento llega hasta la vida privada, donde la prohibición de los romances es la arista más liviana. Las duras exigencias de la industria hacia la vida privada de sus idols quedó clara luego del suicidio del cantante Jonghyun, también de SM, que sacó a la luz la forma en que las agencias hacen competir a sus artistas, mientras la sociedad coreana patologiza las enfermedades mentales, juzgando a quienes asumen que necesitan tiempo libre, o tratando de drogadictos a quienes requieren medicación. Los suicidios en la industria no son una excepción.

Un millón de dólares por idol

Cuidadosamente fabricados, con la delicadeza de un científico mezclando ingredientes en una probeta. Detrás de cada ídolo coreano hay una agencia de talentos inviertiendo cerca de un millón de dólares por cada una de sus apuestas. Por eso, cuando comienzan a llegar las ganancias, estas se devuelven a las empresas que hacen a su vez de sello discográfico, manager y encargados de promoción. A los artistas les llegan porcentajes bajos, una realidad desoladora si se tiene en cuenta que solo uno de cada diez jóvenes formados para ser estrellas del pop logra triunfar. De ser así, los más de diez años invertidos en la formación, empiezan a traer sus frutos.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 15
    Me gustó
  • 4
    Me prendió
  • 11
    Lo amé
  • 46
    Me deprime
  • 47
    WTF!
  • 7
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE