Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

El gas lacrimógeno es más peligroso de lo que muchos creen y debería ser prohibido, según estudio

Un manifestante patea un gas lacrimógeno disparado por fuerzas de seguridad en las protestas de Chile de octubre de 2019. Fotografía: AP Photo/Esteban Felix
Words Carlos Turmero Reading 5 minutos

El gas lacrimógeno es una de las herramientas más utilizadas alrededor del mundo para reprimir y dispersar las diversas manifestaciones alrededor del mundo por parte de los organismos de seguridad y fuerzas del estado. Sin embargo, los diversos defensores de los derechos humanos a nivel internacional aseguran que las leyes que regulan su uso son totalmente ilógicas.

Los mismos “agentes antidisturbios” desplegados recientemente contra los ciudadanos de Hong Kong, los Estados Unidos, Chile, Turquía, Nepal, Grecia, Francia, la India, el Líbano y Sudáfrica (por mencionar algunos casos) han estado prohibidos durante decenios a nivel internacional en virtud de la Convención sobre las Armas Químicas.

Publicidad

Un nuevo informe de investigadores de la Universidad de Toronto argumenta que ya es hora de que se enmiende esta regla, especialmente porque el uso de gas lacrimógeno podría contribuir a la propagación de COVID-19. Estos peligrosos e indiscriminados gases han sido objeto de abuso por parte de las fuerzas del orden durante mucho tiempo, argumentan los investigadores, y la única manera de garantizar a los ciudadanos su libertad de expresión y de reunión es poner fin a su uso por completo.

“Si bien existen directrices internacionales que rigen el uso de los gases lacrimógenos, estos instrumentos de derecho no vinculante han demostrado ser en gran medida ineficaces para limitar el uso indebido de los gases lacrimógenos o para proteger los derechos fundamentales”, dice Maija Fiorante, investigadora internacional de derechos humanos.

“En virtud del derecho internacional, todo uso de la fuerza por parte de las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley debe atenerse a los principios de necesidad y proporcionalidad, pero los gases lacrimógenos casi nunca se utilizan de conformidad con esos principios”.

La venta y el comercio de gas lacrimógeno en todo el mundo no está regulada en gran medida, y como resultado, a menudo no está claro qué productos químicos existen en cada recipiente, cuán tóxicos son estos productos químicos, o incluso si han sido probados de antemano, explican los investigadores.

Uno de los irritantes químicos más populares es el gas CS (2-clorobenzilideno malononitrilo), del que se dice que actúa como una “púa en polvo”, causando una sensación de ardor en los ojos, la garganta y la nariz, tos y llanto copiosos y respiración restringida. Por muy salvaje que suene eso en el cuerpo humano, todavía existen muy pocas investigaciones epidemiológicas sobre los riesgos a largo plazo para los expuestos a estos gases.

Dada la falta de datos, los expertos en salud han estado pidiendo una moratoria en el uso de estos “bastones químicos” desde el cambio de siglo y, sin embargo, en los años transcurridos desde entonces, la producción y venta de gas CS en todo el mundo siguió en aumento, convirtiéndose en una industria de mil millones de dólares.

Sin embargo, en los últimos años se publicaron algunos resultados preocupantes. Un estudio realizado en 2014 por el ejército de los EE.UU. encontró que estar expuesto al gas lacrimógeno CS sólo una vez aumentó fuertemente sus posibilidades de desarrollar enfermedades respiratorias, como la gripe o la bronquitis. Se trata de infecciones virales que afectan a los pulmones, al igual que el COVID-19, señalan los investigadores, lo que significa que el uso de gas lacrimógeno en este momento en los manifestantes es especialmente preocupante.

El gas lacrimógeno también hace que la gente tosa violentamente, lo que podría propagar aún más el coronavirus entre el público. “El gas lacrimógeno no es un método relativamente positivo en el control de multitudes, su despliegue aplasta efectivamente el derecho a la libertad de protesta y de reunión”, asegura el abogado de derechos humanos Vincent Wong.

Dado lo lejos y ancho que pueden filtrarse estos gases lacrimógenos, los investigadores de la Universidad de Toronto dicen que el uso de estas sustancias químicas cerca de hospitales y escuelas es particularmente atroz. En Hong Kong, escuelas y hospitales enteros tuvieron que ser recientemente limpiados a fondo y sus sistemas de ventilación reemplazados después de que el gas lacrimógeno se filtrara desde las cercanías.

Si una dosis de gas lacrimógeno es lo suficientemente tóxica, puede incluso llevar a la insuficiencia respiratoria y a la muerte, y este riesgo aumenta cuando los irritantes químicos se despliegan en espacios cerrados. Sin embargo, el gas lacrimógeno se está utilizando cada vez más en las prisiones de todo el mundo como una forma de control de disturbios.

Amnistía Internacional llegó a la conclusión de que en ciertos casos el uso de gas lacrimógeno equivale a la tortura.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE