CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Politics

EE.UU.: Joe Biden afirma que “es embarazosa” la batalla legal de Trump por los resultados

Joe Biden desestimó las acusaciones de Trump de fraude electoral. Fotografía: Carolyn Kaster/AP
Words Carlos Turmero

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos siguen generando noticia, luego de que el presidente Donald Trump continúa afirmando que la elección le fue robada y que agotará las instancias legales hasta obtener el resultado que desea. De hecho, esta semana le dio la autorización al Fiscal General, William Barr, para que se realicen investigaciones sobre los resultados siempre y cuando existan suficientes pruebas que fundamente la denuncia de fraude.

EE.UU.: Fiscal General investigará acusaciones de fraude electoral; Biden-Harris tomarán acciones legales si no se facilita la transición

Por su parte, Joe Biden, el presidente electo se refirió a este martes a la turbulenta transición que se ha abierto desde las elecciones de la semana pasada, con el presidente en ejercicio aferrado a la Casa Blanca, sin reconocer la derrota, y armando toda una batalla judicial contra los resultados.

Publicidad

“Creo simplemente que es embarazoso, no ayudará al legado del presidente. Sé, por mis conversaciones con líderes extranjeros, que confían en que las instituciones democráticas estadounidenses sean de nuevo fuertes. Al final, todo va a llegar a una conclusión el 20 de enero”.

Biden dio estas declaraciones desde su ciudad, Wilmington (Delaware), donde instaló el cuartel general de transición y de formación del nuevo Gobierno, donde cada día, desde que se confirmó su victoria el pasado sábado, se presenta a la ciudadanía con un estudiado aire presidencial. El lunes, puso en marcha su consejo de asesores para combatir la pandemia. Este martes, abordó la reforma de “Obamacare”, que se discutía en la Corte Suprema, todo esto mientras continúa recibiendo felicitaciones de diversos líderes internacionales, incluyendo aquellos cercanos al presidente Trump como el primer ministro británico, Boris Johnson. El mensaje que les ha transmitido, dice, es que Estados Unidos “ha vuelto”.

Tal y como lo han señalado diversos analistas en programas de opinión norteamericanos, esta no será una transición sencilla dado que ni la tradicional reunión en la oficina oval, ni el encuentro de cortesía entre la primera dama, Melania Trump, y la futura primera dama, Jill Biden, han tenido lugar estos días. Tampoco se ha iniciado un traspaso de poderes ordenado, que incluye, como uno de sus puntos más sensibles, dar acceso al futuro gobernante a la información clasificada. Con respecto a este punto, Biden hizo un llamado a la calma, asegurado que respetarán los procesos.

“El acceso a información clasificada es útil, pero no me corresponde tomar esas decisiones. No hay dos presidentes al mismo tiempo, él va a ser presidente hasta el 20 de enero, sería bueno tenerlo [acceso a esa información], pero no resulta crucial. Nosotros vamos a hacer exactamente lo mismo que haríamos si él hubiese admitido la derrota”.

El presidente electo se mostró tranquilo e irónico ante las declaraciones del secretario de estado, Mike Pompeo, quien esta martes aseguró a la prensa que habría una transición pacífica hacia “una segunda Administración de Trump”. “De momento no hay pruebas de ninguna de las acusaciones que ha hecho él [Trump] o el secretario Pompeo”, dijo, tras lo cual se carcajeó y repitió: “el secretario Pompeo…”.

Nuevos nombramientos en el Pentágono

Mientras la opinión pública presta atención a la situación de la transición, la administración de Trump colocó este martes en el Pentágono a tres de sus aliados, desmembrando así la cúpula civil del Departamento de Defensa después del despido este lunes de su titular, Mark Esper. Las tres nuevas designaciones se hicieron aprovechando la marcha de tres miembros de altos cargos del Pentágono, en lo que parece una jugada para complicar el margen de acción con las diversas instituciones al momento en el que Biden asuma el poder.

El Departamento de Defensa informó en un comunicado de la renuncia del subsecretario en funciones de Defensa para Política, James Anderson; del subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad, el vicealmirante retirado Joseph Kernan; y de la jefa de Gabinete de la Secretaría de Defensa, Jen Stewart. El puesto de jefe de Gabinete de la Secretaría de Defensa es el cargo más importante reservado para los civiles en el Pentágono, porque es quien marca la agenda del secretario de Defensa. Por su parte, el subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad es el principal asesor civil en asuntos relacionados con inteligencia militar; mientras que el de Defensa para Política es el máximo responsable de este ámbito en el Pentágono.

El comunicado explica que Anderson, Kernan y Stewart presentaron este martes sus cartas de renuncia, aunque la del segundo, indicó, era algo “planeado desde hace meses”. Sin embargo, el medio Foreign Policy, que citó tres fuentes conocedoras de estos movimientos, precisó que Anderson, quien trabajó para la Administración de George W. Bush (2001-2009), fue despedido tras una relación “complicada” con la Casa Blanca. De acuerdo al medio antes citado, Anderson había rechazado una serie de nombramientos por parte de Trump, y en la misiva mencionó indirectamente los retos legales y éticos a los que pueden enfrentarse las nuevas designaciones de Trump, quien insiste en que hubo un fraude en los comicios. “Ahora, como siempre, nuestro éxito a largo plazo depende de la adhesión a la Constitución de Estados Unidos, que todos los funcionarios públicos juran defender”, señaló Anderson en un extracto de su carta de renuncia.

El Departamento de Defensa anunció los nuevos nombramientos. El nuevo subsecretario de Defensa para Política será el general de brigada retirado Anthony Tata, quien ha trabajado en esta sección del Pentágono como funcionario de alto rango. Tata es una figura leal a Trump, excolaborador de Fox News y en el pasado ha apoyado teoría conspiratorias. Fue designado luego de su rechazo para un puesto en el Senado por sus comentarios islamófobos y conspiratorios.

El nuevo subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad será Ezra Cohen-Watnick que hasta ahora había ejercido como secretario adjunto en funciones para los Conflictos de Baja Intensidad. El nuevo jefe de Gabinete del Departamento de Defensa será Kash Patel, quien ha formado parte del personal del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. De acuerdo al diario The Wall Street Journal, Patel es un ferviente defensor de las causas del Gobierno de Trump.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE