La historia de Fármacos comenzó en el 2008 con un primer EP homónimo lleno de paisajes sonoros de post-rock con intención pop, inspirado por experiencias de drogas antidepresivas y sueños lúcidos de colores tras los párpados. Según Diego Ridolfi, Fármacos fue el nombre de su primer MySpace, y poco a poco la palabra fue instalándose en casa. Un poco oscura pero con identidad propia, y lo que fue un proyecto personal con canciones grabadas en un cuarto fue tomando forma poco a poco hasta convertirse en banda.

Con Abril se abrieron las fronteras del pop y llegaron canciones como El Refugio es Suave que les permitirían firmar con Beast Discos y dedicarse por fin a hacer un muy disco luego de una serie de cambios en su alineación, que para el momento de la llegada de Los Días Más Largos estaba conformada por Ridolfi, Carlos Doerr, Fran Straube, Rodrigo de la Rivera y Nicolás Alvarado. Con influencias que se pasean por la poesía de Charly García, Cerati, Spinetta y Calamaro y a veces por Radiohead, Fármacos fue poco a poco formando parte del soundtrack de nuestras vidas, y luego de verlos en el Lollapalooza Chile o escucharlos versionar a Daft Punk, ya se sienten como de la familia; como parte de esa generación de músicos que comenzaron a aparecer de todos lados luego de que Javiera Mena y Gepe demostraran que era posible revivir una escena musical con talento, dedicación y ganas.

Hace poco tiempo nos regalaron segundo larga duración, Estado de Gracia, disco que presentarán el sábado 1° de octubre en el Matucana 100 con una producción sin precedentes, y en el que esperan complacer una vez más a sus fanáticos y seducir a algunos nuevos. Diego Ridolfi se sentó a conversar un poco con nosotros acerca de esta nueva producción, sus inspiraciones, libros, películas… y por qué es importante estar presente en el momento.

“Hemos estado practicando como un mes entero de una forma muy dura. Y este disco lo prefiero en vivo a como es en estudio. Ojalá le pase eso a la gente, porque lo que más nos agradecen son nuestros shows. Con el disco anterior la gente como que se iba sorprendida, y creo que con este disco va a pasar igual. Este disco ha agarrado una fuerza en la banda que no estaba. Vamos a tocar el disco completo, no de principio a fin, pero el disco completo, y canciones de Los Días Más Largos también. Creo que es el show más importante que hemos tenido hasta ahora en la carrera de Fármacos. Nunca habíamos tocados solos en un lugar tan grande… sí hemos tocado para más personas en festivales, pero solos así no…”

Fármacos

Ensayando para el show de este fin de semana. Fotografía: Fármacos/Facebook

¿Crees que Estado De Gracia sea más o menos romántico que Los Días Más Largos?

Yo creo que desde una situación inspiracional, es mucho más romántico este disco, porque no habla tanto como del desamor, o de la nostalgia de la que habla Los Días Más Largos. Al menos Belleza es una canción mucho más romántica, es como más luminosa, quizás… no sé si feliz, pero más positiva para la música, y creo que todo el disco ahonda en eso. Es un poco menos sufrido en las letras, tiene más luz. Aparte, esta vez el proceso de hacer las letras fue más consciente. Estaba más atento a lo que estaba diciendo… ya las letras me sentaba a escribirlas con una finalidad más clara.

¿Por qué Estado de Gracia? ¿De dónde viene la inspiración para ese nombre?

Para mí, siempre me ha llamado mucho la atención el mundo de la meditación, y todo ese tipo de cosas como alternativas, como el reiki. Hay un concepto que siempre por ahí se habla, el estado de gracia, que habla un poco como de vivir el momento presente, estar disfrutando cada instante, cada segundo, el ahora. La presencia del pasado y del futuro ya no existe, el pasado ya fue y no se puede cambiar, y el futuro es como una ilusión no más porque no sabes que va a pasar de aquí a un minuto más, o en diez minutos, o en un año.

Entonces, ese nombre me venía resonando hace rato, especialmente por un libro que estaba leyendo mientras hacía el disco, creo que para mí de alguna forma el estado de gracia se traduce a lo que siento, o a los momentos que vivo como al estar componiendo, y especialmente al estar tocando en vivo, que estás como en medio de un estado alterado. Estás conectándote con algo que probablemente no lo haces en tu normalidad. Para mí el estado de gracia es como parar, detenerse… y no sé, disfrutar de esta conversación, de almorzar y estar consciente de que estás almorzando y disfrutando de todo, que cada acción que haces estés como full presente en eso, aparte del tiempo presente, presente como en atención.

Fármacos

Fotografía: Fármacos/Facebook

El disco le tomó dos años de trabajo a Diego, quien se dedicó a hacer un trabajo de más profundidad en cuanto a la composición y las letras de cada uno de los temas que conforman el disco, pues pese a que cree que siempre de manera inevitable y obvia su música siempre va a sonar como él, es un reto evolucionar y hacer algo diferente, plantearse algo distinto para descubrir una faceta tal vez oculta o experimentar con el alma de una canción olvidada. Para él las segundas partes nunca son buenas, y mucho menos quedarse estancado. Lo suyo es la libertad amplia del pop, que permite una multitud de sonidos y de deliciosos pecados.

En Estado de Gracia te permitiste probar muchas cosas, como si tuvieras un laboratorio.

Quise que cada canción fuese un momento distinto al otro. Pero fue una selección súper tajante a la hora de escoger las canciones finales. Sobró mucha música, hice mucha música, pero fue una selección entre todos: Esta va, esta no, y así.

¿Cómo nació Amor y Porno?

Esa canción es curiosa, porque la base instrumental la hice solo en la computadora, sentado en la cama. Ese demo tenía harto rato ya. Era instrumental, y en un momento cuando estábamos decidiendo las canciones finales del disco, Nico, el bajista, la defendía harto, diciendo, “probémosla, probémosla.” Ya ahí me senté a pensar en una letra, en la melodía y fue variando harto en ese proceso, pero fue una canción que siempre estuvo ahí, pero que nunca le dimos tanta atención hasta que me senté a trabajarla más serio.

Estado de Gracia, Belleza, Los Días Más Largos, Amor y Porno… todos esos nombres como que tienen algo en común, no parecen sacados a la ligera. Son muy literarios, ricos en palabras. ¿Cómo escogen estos títulos?

Para mí, es súper difícil. Con el tiempo de ir componiendo y componiendo, te vas conociendo un poco más. Soy súper mañoso a la hora de componer, y por eso me demoro harto haciendo canciones, toma trabajo, no repetirte. En cuanto a las letras, y especialmente los títulos, me fijo mucho siempre en la sonoridad de las palabras como Cerati. Siempre teniendo en cuenta que todo tenga una coherencia. Siempre me importa mucho, porque en el papel se puede ver súper bien escrito algo, pero al cantarlo puede ser que no se sienta tan bien. Le doy demasiada importancia tanto como a la fonética, mi gusto va mucho por el sonido de las cosas, ya sea por el sonido de mi instrumento o como suena la misma voz diciendo una palabra.

Fármacos

Fotografía: Fármacos/Facebook

¿Qué lee el Diego?

Tampoco me considero como un lector tan aficionado. Pero recientemente, un libro de Charles Bukowski que empecé a leer, que siempre me ha llamado la atención. Mientras hacía el disco me leí Cómo Funciona La Música de David Byrne, una biografía de Cerati, un libro como más de reflexión o meditación que se llama El Poder del Ahora de Eckhart Tolle, y siempre estoy leyendo como ese tipo de cosas…

¿Películas o documentales?

Últimamente series, más que nada. Desde que me afilié a Netflix, me he rayado con Breaking Bad, que fue la primera. Las típicas: Narcos, Stranger Things… hay una muy buena que me gusta mucho que se llama Black Mirror. Quantico. No soy tan rebuscado, quizás soy más rebuscado con la música, pero con las películas y ese tipo de cosas no.

¿Y de música qué estás escuchando últimamente?

Últimamente no, trato de estar como con mis oídos súper despejados, de hecho como pasé tanto tiempo encerrado haciendo el disco, como que necesitaba una especie de reflexión… Pero mientras estaba haciendo el disco, especialmente en la última etapa, me dediqué a escuchar por la producción, y me dediqué a escuchar solamente discos de este año o del año pasado. Escuchaba sólo cosas con el fin de estudiar, ¿cachái? Especialmente la parte sonora y de la producción, desde un disco de Beyoncé, a lo que fuera que tuviera muy bien producido su estilo.

Fármacos

Fotografía: Fármacos/Facebook

Para Diego, el show de este fin de semana es el comienzo de una etapa, no sólo porque la banda presenta un nuevo disco,
sino porque también hay nuevos integrantes que han traído un cambio de energía importante de manera positiva, y de
reformulaciones sonoras: Magdalena Contreras y Andrés Aracena, quienes desde la batería y la guitarra le han dado nuevos ímpetus a la agrupación y no afecta para nada la esencia de lo que es Fármacos.

¿Crees que la fanaticada se va a sentir igual?

Sí, porque la forma en que se trabajó, fue igual con el resto de los integrantes. Para mí, Fármacos está en estos momentos en una etapa muy buena. Estamos muy motivados, hay una energía como de calma. Por eso te digo que ahora estamos como en una nueva etapa, una nueva banda, en una nueva forma de tocar las canciones, en una nueva sonoridad, en un nuevo concepto, en un nuevo disco, como el cierre de algo y el crecimiento de otras cosas.

Al final es importante reinventarse.

La música hoy en día funciona como de una manera súper individualista, tú puedes hacer un disco en tu computadora. Cada uno tiene sus inquietudes de forma distinta, casi todas las bandas tienen proyectos paralelos, todas las bandas se van
rotando personas, ya no existe esa conciencia como cuando los Beatles, que era sólo el grupo genio, eso ya no existe. Tampoco es un proyecto solista, porque el desarrollo sonoro que tenemos en vivo lo llevamos los cinco que estamos en la banda.

Una banda no se mide por el porcentaje de compromiso de cada quien, porque si fuese así, muchas bandas no existirían, ¿no?

Sería solista y buscaría otras cosas, y a mí no me gusta eso porque siento que la música se vuelve muy fría. A mí me gusta
trabajar con gente que está metida de la forma que quiere estar, y también los chicos me permiten eso. Kevin Parker hablaba
sobre eso en una entrevista, él decía que Tame Impala era una banda pero que los chicos le permitían hacer los discos, él
graba los instrumentos, la batería, la voz, el bajo, es el sonido de la banda y él no lo podría hacer todo solo. Eso es lo que me
pasa a mí con Fármacos, me permiten a mí llevar la batuta.

No sé si es por la perfección. Si no es porque algo te apasiona, algo te calienta demasiado. Eso me pasa con la música, que siento que es lo único que me deja ser. Voy a morir haciendo música, no podría hacer otra cosa. La música es lo más importante en mi vida, y cuando se me interpone algo sobre ese rumbo siempre lo saco, como que sigo, sigo y sigo… Sé que voy a morir en eso. Hacer música para mí… siento que es un deber, si algún día me termina yendo muy bien o muy mal, lo voy a seguir haciendo igual.

Despues de leer, ¿qué te pareció?