CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Pride

Desmontamos 8 mitos transfóbicos que deben desaparecer para siempre

Son muchos los mitos que se han generado alrededor de la comunidad trans a través de los años. Fotografía: FX
Words Carlos Turmero

Dentro del espectro LGBTQI+, la comunidad transgénero es, quizás, el grupo que más ha visto a lo largo de los años ver vulnerados sus derechos. Con esto no queremos decir que la comunidad en general no ha librado una batalla titánica para lograr el reconocimiento de sus derechos más esenciales en todo el mundo, pero si tenemos en cuenta distintos factores, la comunidad trans ha sido la más perjudicada entre todas por todas las aristas que implican y abarcan dentro de la sociedad.

Cómo ser un buen aliado de la comunidad LGBTQI+ en el mes de Pride (y todo el año)

Desde siempre se ha tenido claro que la homosexualidad es la atracción hacia las personas del mismo género, mientras que la transexualidad ha sido un poco más complicada de entenderla, pero es sencillamente la adquisición por parte de una persona de las características físicas de las personas del sexo contrario, mediante tratamiento hormonal o quirúrgico. En este sentido, el transgénero es una persona que expresa su género de una manera distinta a lo que la sociedad heteronormativa espera por la presencia de determinado sexo biológico en un individuo.

Resulta increíble mirar una década atrás y notar el desconocimiento que había en todo el mundo sobre estos términos y las realidades de individuos que sencillamente nacieron en el cuerpo equivocado y que no se identifican con su género asignado de manera biológica. Es ahí en donde radica la transfobia: en la ignorancia y en la falta de información de quienes consideran que estas personas están enfermas o tienen algún problema de índole mental por sencillamente sentirse de otra forma, que trata de un tema de identidad y reconocimiento de sí mismos como individuos.

Así fue el poderoso discurso que Dominique Jackson dio sobre los derechos trans para Human Rights Campaign

Esa precisamente ha sido la bandera de la comunidad transgénero durante muchos años para lograr el respeto y el reconocimiento en los diversos escenarios públicos, tanto de ellos como colectivos y de sus derechos como individuos y ciudadanos, sin dejar a un lado el hecho de que han sido una parte importante en las historias de la cultura pop, pese a que muchos quieran negarlo. Hoy queremos hacer una contribución para este colectivo, desmontando algunos mitos transfóbicos que se han perpetuado durante mucho tiempo y deben ser erradicados para siempre.

1. Los transgéneros son enfermos mentales

La Asociación Médica Americana y la Asociación Psiquiátrica Americana han reconocido la disforia de género como una condición médica, pero no como un trastorno. Además, el grado de disforia varía, lo que significa que la angustia psicológica también varía. Sin embargo, dado que la disforia de género puede provocar graves problemas de salud, como depresión, ansiedad e ideas de suicidio, el tratamiento recomendado es vivir como transgénero, lo que incluye el uso de apoyo de salud mental y las opciones de terapia hormonal y cirugía: de este modo las personas trans son sencillamente aquellas que no se identifican con su sexo biológico asignado.

2. La orientación sexual está ligada a la identidad de género

Las batallas por la igualdad de derechos y los esfuerzos de visibilización han reunido a gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros, personas que se cuestionan y que tienen problemas de género en las últimas décadas. Pero eso no significa que la base de estas identidades sean las mismas, de hecho, la orientación sexual y la identidad de género son muy diferentes. La orientación sexual es aquello por lo que alguien se siente atraído sexualmente, mientras que la identidad de género es con lo que alguien se identifica en este espectro, ya sea binario o no. Son, como la mujer trans y ex-atleta olímpica Caitlyn Jenner explicó a Diane Sawyer de ABC News, “manzanas y naranjas”.

Aún así, esto sigue siendo un concepto erróneo muy común. Ninguna persona transgénero puede identificarse como mujer, aunque haya nacido como varón, y ser gay (atraído por otras mujeres), heterosexual (atraído por los hombres), bisexual, asexual (atraído sexualmente por nadie), o atraído por un género tradicionalmente no definido. Los hombres trans, las personas de género binario y las personas que se sienten “genderqueer” también pueden sentirse sexualmente atraídas por los hombres, las mujeres, ambos, por nadie o por otra preferencia.

3. Los transgéneros están confundidos y confunden a los demás

El mito más generalizado sobre los transexuales — y el único mito que sustenta gran parte de la discriminación a la que se enfrentan — es que de alguna manera se confunden o engañan activamente a los demás al identificarse con un género diferente al que se les asignó al nacer. Para entender por qué esto está mal, es importante primero entender los conceptos de identidad y expresión de género. La identidad de género es la identificación personal de alguien como hombre, mujer o un género fuera de las normas sociales. La expresión de género se refiere a las características y comportamientos con los que una persona se identifica y que pueden ser vistos como masculinos, femeninos, una mezcla de ambos o ninguno.

Los estudios también apoyan el concepto de identidad de género. Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston realizaron una revisión de diversos estudios en 2015 y concluyeron que los datos disponibles sugieren que hay un vínculo biológico con la identidad de género de una persona, lo que indica que a las personas trans se les asignan esencialmente géneros al nacer que no coinciden con su identidad inherente y biológicamente establecida.

4. Todos los trans hacen una transición médica

El deseo y la capacidad de transición difiere entre los individuos. Mientras que algunos buscan terapia hormonal y cirugías de reafirmación de género, otros carecen de acceso a ellas o se ven impedidos por la discriminación. Otros no tienen interés en una cirugía. El tratamiento médico para alguien con disforia de género busca ayudar a las personas a vivir como su verdadero género, pero no prescribe un curso de acción particular. La Encuesta Nacional de Discriminación de Transgéneros de 2011 encontró que el 61% de los encuestados trans e inconformes con el género reportaron haber hecho una transición médica, y el 33% dijo que habían hecho una transición quirúrgica. Alrededor del 14% de las mujeres y el 72% de los hombres trans dijeron que no quieren una cirugía.

5. La transición depende de una cirugía

Para aquellos que optan por someterse a una cirugía de reafirmación de género, el proceso es más complicado que simplemente elegir el procedimiento. Muchos pasan por procedimientos faciales, de pecho y otros. Sin embargo, en algunos casos las personas para poder llegar a la cirugía de reasignación de género deben contar con certificaciones emitidas por psiquiatras que confirman que la persona está en completo uso de sus facultades y se reconoce en el género al que desea ser reasignado, así como terapia hormonal.

6. Dejar que las personas trans usen el baño o el vestuario que coincida con su identidad de género es peligroso

Las personas transgénero generalmente prefieren usar el baño o el vestuario que corresponde a su identidad de género, no el que corresponde al género que se les asignó al nacer. Pero los críticos conservadores argumentan que esto podría exponer a otros al voyeurismo sexual y a la agresión en los baños o vestuarios, aunque no hay pruebas que apoyen esta afirmación. Si bien este argumento se está utilizando ahora principalmente contra las personas trans, históricamente los temores al baño se han desplegado regularmente contra las causas de los derechos civiles, y son absolutamente falsas.

7. Los niños no tienen la edad suficiente para conocer su identidad de género

Algunos niños se identifican genuinamente con un género diferente al que se les asignó al nacer a una edad muy temprana. Y otros no se ajustan a las normas de género, pero no necesariamente crecen para identificarse como transgénero. Por lo tanto, la creación de un entorno de apoyo y flexible para los niños — independientemente de si crecen para ser trans, no conformes con su género u otra identidad — puede ser muy importante para asegurarse de que la disforia de género y cualquier otro problema relacionado no conduzca a horribles resultados socioeconómicos y de salud más adelante en la vida.

8. Las Drag Queens y los Drag Kings son transgénero

Aunque comúnmente se mezclan como parte de las comunidades LGBTQ, las personas transgénero y las drag queens o kings no están necesariamente relacionados. El grupo LGBTQ GLAAD explica que: “Las mujeres transgénero no son travestis o drag queens. Las drag queens son hombres, típicamente hombres gay, que se visten como mujeres con el propósito de entretenerse. Tengan en cuenta las diferencias entre las mujeres transgénero, travestis y drag queens. Usen el término que prefiera el individuo”.

Ser trans no es cuestión de vestirse con ropa diferente. Es una identidad permanente que sigue a la gente durante toda su vida. Y mientras que algunas personas trans disfrutan vistiéndose con trajes exóticos para entretener a los demás, el hecho de vestirse con ropa que coincide con su identidad de género refleja solo una parte de lo que significa ser trans.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 6
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde