Para quienes buscan un tutorial, YouTube tiene lo que se necesite. Puedes encontrar a alguien que te explique cómo maquillarte igual que una Kardashian; a un gamer que te enseña las dificultades de ese juego de video que se estrena en unos meses; una señora en España te da el paso a paso de la mejor paella valenciana, y hasta una chica en Atlanta sirve como tu instructora de twerking. Pero cuando decimos que hay YouTubers para todo, queremos decir realmente para todo: incluso para los que necesitan una lección sobre cómo consumir drogas de manera recreativa sin problemas.

Les presentamos a la gente de Drugslab, un canal educativo de YouTube de Holanda con un enfoque muy sencillo: drogas recreacionales. En sus videos, voluntarios consumen las drogas que los seguidores sugieran para que las personas puedan conocer en nombre de la ciencia los efectos que causan en el organismo… sin prejuicios. Bajo la guía de un grupo de profesionales, hacen un experimento semanal y además le proporcionan a sus suscriptores métodos seguros de uso, dosis recomendadas, riesgos, y previsiones que deben tomarse a la hora de tomar alguno de estos estupefacientes.

Todos sabemos los efectos nefastos que causa el uso continuo de las drogas en adictos, pero en estos días con tanta gente desinformada que termina muerta por accidente en festivales, hay que aceptar que el consumo recreacional es algo que existe en toda la sociedad. Y en vez de condenarlo o satanizarlo, pues, ¿qué mejor solución que enseñar a los curiosos y neófitos la manera más segura de hacerlo para que tengan una opinión informada?

Los experimentos del Drugslab están financiados por la BNN, la estación pública televisiva de Holanda, quienes vienen produciendo programas de corte educativo desde 1997 para adolescentes y adultos jóvenes con temas polémicos y controversiales como el sexo, la donación de órganos y por supuesto, las drogas. En este laboratorio, nuestros anfitrones son Rens, Bellie y Bastiaan, quienes en cada video van explicando todo lo que se necesita saber de sustancias como MDMA, Ketamina, 2C-B, óxido nitroso, cafeína, LSD, hongos alucinógenos y más.

Es una manera fresca, profesional y divertida de educar sin perder la rigurosidad del experimento, pero sin histeria y sin drama, y sobre todo, sin el alarmismo o el sensacionalismo asociado al tema. Los capítulos duran unos 10 minutos, y les garantizamos que cada uno se pasa volando, pues los detalles están muy bien cuidados: desde la edición, pasando por la selección musical y la puesta en escena, y terminando en los monitores en donde vemos hasta el ritmo cardíaco de los participantes. El nivel de la producción es tan bueno que quisiéramos ver algo así para jóvenes latinoamericanos curiosos que no saben qué preguntar sobre drogas, no saben a quién preguntarle, y a veces ni se atreven a preguntar nada.

Mientras ese momento llega, veamos algunos de los mejores episodios del Drugslab, pero atentos, es probable que YouTube te pida confirmación de tu edad antes de poder verlos:

MDMA:

LSD:

Hongos:

2C-B:

Despues de leer, ¿qué te pareció?