Los bateristas son una raza única, y en cualquier banda son usualmente los miembros más misteriosos, aquellos de los que menos se conoce. A pesar de que son los encargados del ritmo y de darle al corazón de la banda el pulso que mantiene la música en movimiento, los bateristas son a menudo los integrantes más tímido o más extraños en cualquier banda.

La fotógrafa Deirdre O’Callaghan se dispuso a quitar el foco en los cantantes y colocarlo de frente a los encargados de la batería. En su libro A Drum Thing, fotografió a casi 100 de los bateristas más famosos de todos los tiempos, reunidos en sus estudios de ensayo y residencias privadas y así averiguar qué es lo que mantiene su ritmo fluyendo.

Deirdre se pasó tres años tomando las imágenes y entrevistando a cada uno de sus protagonistas, que provienen de todos los géneros de la música, desde el jazz al metal y del hip hop al rock. Entre sus entrevistados estuvieron Tony Allen, Ginger Baker, Travis Barker, Dave Grohl, Mark Guiliana, Steve Jordan, Jim Keltner, Airto Moreira, Larry Mullen Jr., Neil Peart, Questlove, Jim Sclavunos, Ringo Starr y Lars Ulrich, quienes le permitieron a la artista observar sus ambientes, experimentar sus estilos únicos y capturar de la mejor manera su esencia.

1. Zach Hill – Death Grips/Hella

The Drum Thing

Fotografía: Deirdre O’Callaghan

“Es difícil para mí hablar de la música porque la toco, es todo mi lenguaje, y toco para expresar cosas que no puedo verbalizar. Soy un poco masoquista, me gusta sentir el dolor mientras lo hago. Me gusta estar poseído cuando hago esto, y ese es el momento de mi día cuando no pienso en nada más y dejo que algo entre en mi cuerpo, un tipo diferente de energía que me hace tocar la batería.”

2. Julie Edwards – Deap Vally

The Drum Thing

Fotografía: Deirdre O’Callaghan

“Me gusta tocar canciones que sean ridículamente pesadas, me gusta que suene fuerte y despiadado, sentirme como el proxeneta detrás de la batería, algo así como John Bonham.”

3. Bobbye Hall – Bob Dylan / Marvin Gaye / Stevie Wonder

The Drum Thing

Fotografía: Deirdre O’Callaghan

“El universo tiene un ritmo natural, y hay personas que son más cercanas a ese pulso y lo comprenden mejor. El ritmo es algo innato e inherente en todo, pporque todo vibra, todo es una frecuencia. Todos tenemos un corazón que late. Todos sabemos caminar, y cuando lo hacemos, también hay un ritmo allí.”

4. Lars Ulrich – Metallica

The Drum Thing

Fotografía: Deirdre O’Callaghan

“¿Qué es lo que separa a los buenos de los grandiosos? Tal vez la habilidad de estuchar. Para mí lo más excitante que jhay es gente que rpesta atención: a la música, ala conversación o al ambiente, que estén en el momento. Crei que los mejores músicos son esos que realmente pueden escuchar e interpretar, más que su habilidad o capacidad de hacer un show increíble. Me encanta estar cerca de gente que escucha. Es una de las virtudes más subestimadas que existen.”

5. Leroy “Horsemouth” Wallace – Burning Spear / Dennis Brown / Bob Marley / Peter Tosh / Gregory Isaacs

The Drum Thing

Fotografía: Deirdre O’Callaghan

“Todavía hago música, porque al igual que mi amigo Bob Marley, tengo un sueño. Hablamos todos los días, aún lo escucho en mis oídos. Escucho a Bob Marley decirme, ‘Horsemouth, anda y hazlo. Tú estás allí. Tal vez eres el único que queda.’ Es como un revolucionario en una batalla de la que vamos a salir victoriosos.”

6. John “Jab’o” Starks – Bobby ‘Blue’ Bland / James Brown / B.B. King

The Drum Thing

Fotografía: Deirdre O’Callaghan

“Tuvimos un buen número de conciertos con James Brown en los que realmente explotamos. La multitud estaba allí, pero nos concentramos y entramos en la zona. Nunca olvidaré uno en el teatro Olympia de París. Se nos metió el ritmo. No podíamos parar. James salió del escenario y seguíamos. No sé lo que era, no se puede explicar. Y no podíamos parar, y cada vez tocábamos mas fuerte hasta que nos dimos cuenta de que lo habíamos cansado.”

7. Pauli “The PSM” – Gorillaz / Damon Albarn

The Drum Thing

Fotografía: Deirdre O’Callaghan

“La drum machine tiene un espíritu similar al de un baterista humano. Lo tradicional sería que el humano tiene energía y está vivo y aportará su personalidad y su toque y su sabor. Pero la caja de ritmos es exactamente lo mismo: se trata de un instrumento, y lo programas de la misma manera que programas tu cuerpo para tocar la batería. Son maravillosos. Te empuja hasta los límites.”

Despues de leer, ¿qué te pareció?