No hace mucho nos enteramos de que Pedro Almodóvar fue uno de los primeros directores contactados para hacer la película Brokeback Mountain. En una entrevista que dio a un podcast de la revista británica Empire, el español decía que su visión incluía mucho más sexo e intimidad por parte de los personajes, pero resulta que luego de una serie de circunstancias, quien dirigió la cinta fue Ang Lee. Nunca sabremos qué hubiese pasado en la versión de Almodóvar, y aunque a algunos nos entristezca, el cambio de elenco, de director o hasta de guionista es un asunto de todos los días en Hollywood. Eso sin hablar de los proyectos que nunca logran realizarse, tal como la épica Napoleon de Stanley Kubrick, que consumió los últimos años de su vida y que nunca pudo filmar. Así pasa todos los días.

Luego de indagar un poco, descubrimos algunos secretos de películas que ahora son consideradas clásicos y cuyo resultado habría sido completamente diferente si otros directores o protagonistas hubiesen estado a la cabeza. ¿Se imaginan a David Lynch dirigiendo Star Wars? ¿Qué tal a Mick Jagger como el líder de los droogs en La Naranja Mecánica? Pues casi, casi esa fue la realidad que pudimos vivir. Démosle un vistazo a algunos de los proyectos que nunca pudimos ver en la gran pantalla.

7. Heathers, dirigida por Stanley Kubrick

Heathers

Fotografía: Cinemarque Entertainment

Heathers es un film que combina lo mejor de Mean Girls con The Texas Chainsaw Massacre. Es una comedia negra brutal ambientada en una secundaria en la que Winona Ryder y Christian Slater asesinan de manera accidental (y a veces no tan accidental) a sus compañeros de clase y hacen parecer que todos se suicidaron. En el comentario de DVD de la película, el guionista Daniel Waters dice que en un principio, la cinta fue concebida como una criatura épica de tres horas dirigida por Stanley Kubrick que se supone abarcaría toda la experiencia de ser adolescente. De hecho, una de las escenas en la cafetería fue inspirada por Full Metal Jacket, y aunque al final la colaboración no llegó a darse, Heathers mantiene algunas referencias en honor a uno de los mejores directores de todos los tiempos.

6. Neuromancer, dirigida por Chris Cunningham

Imagen: Interplay Productions

Imagen: Interplay Productions

Cualquiera que esté familiarizado con el arte de la dirección de video clips en los últimos 20 años, conoce a el cuarteto inigualable que conformaron Spike Jonze, Michel Gondry, Mark Romanek y Chris Cunningham en los 90. Cunningham, cuya visión lo ha puesto a cargo de visuales inolvidables tales como Come To Daddy de Aphex Twin, All Is Full of Love de Björk y Frozen de Madonna, por tan sólo nombrar un trío, casi fue el director de la clásica novela de ciencia-ficción Neuromancer, escrita por William Gibson. Sin embargo, como este sería su film debut con un gran presupuesto, el estudio no quiso darle la aprobación para hacer el corte final de la película, y Cunningham se retiró del proyecto luego de haber trabajado por largo tiempo con el autor, quien en más de una oportunidad dijo que Chris era la única persona que había conocido en su vida que podría haber hecho realidad la película tal cual como la había imaginado.

5. A Clockwork Orange, protagonizada por The Rolling Stones

A Clockwork Orange

Fotografía: Polaris Productions

A estas alturas es imposible imaginarse a otro actor que no sea Malcolm McDowell como el violento líder pandillero Alex DeLarge en una de las obras maestras de Stanley Kubrick, A Clockwork Orange. Pero lo que muchos no saben es que el dueño de los derechos para la adaptación fílmica del libro de Anthony Burgess no era otro que Mick Jagger, y a finales de los 60, él y su banda eran un atractivo bastante grande para inversores, quienes los querían como estrellas de la película, cuya banda sonora sería compuesta por The Beatles. Al final Jagger vendió los derechos por una suma millonaria y pese a que los mismos Beatles hicieron una petición para que Jagger interpretara a Alex DeLarge, el destino ya estaba escrito para Kubrick y McDowell, sin que hubiese necesidad de un toque de ultra-violencia.

4. Raiders Of The Lost Ark, protagonizada por Steve Martin

Raiders of the Lost Ark

Fotografía: Paramount Pictures

Cuatro películas más tarde, es casi imposible imaginarse a otro actor que no sea Harrison Ford interpretando al icónico aventurero Indiana Jones, pero la verdad es que casi sucede. En 1981, Steven Spielberg y George Lucas estaban buscando a un bribón encantador para el rol, y su primera elección no fue otro que Tom Selleck, cuyo bigote era su máximo sex-appeal en los 80. Pero la compañía de producción estaba buscando a alguien más reconocido, así que la sugerencia fue Steve Martin, que como comediante neurótico es bastante gracioso, pero no hubiese seducido tanto a la audiencia como Ford, quien estaba trabajando en la trilogía de Star Wars, no estaba muy dispuesto a comprometerse con una posible franquicia, pero por fortuna Lucas y Spielberg pudieron convencerlo.

3. The Vega Brothers, por Quentin Tarantino

Vic Vega y Vincent Vega

Fotografías: Miramax Pictures

Para los que no conocen la biblia fílmica de Tarantino, hay una teoría que dice que todos sus films se llevan a cabo en un mismo universo. Así que en más de una oportunidad, el director jugó con la idea de hacer una especia de precuela en la que conocemos las historias de Vic Vega de Reservoir Dogs (interpretado por Michael Madsen) y de Vincent Vega de Pulp Fiction (interpretado por John Travolta) como hermanos. En el film, Vic estaría residenciado en Amsterdam y un día su hermano Vincent lo visitaría para comenzar una serie de aventuras. Al final, el film nunca despegó, y ahora Madsen y Travolta son muy mayores para interpretar de nuevo estos roles.

2. Return Of The Jedi, Dirigida por David Lynch

Return of The Jedi

Fotografía: LucasFilm

Aunque la película final de la trilogía original de Star Wars no es considerada la mejor de las tres debido a los pobres Ewoks que muchos, odian, estamos seguros de que las cosas hubiesen sido muy diferentes en una galaxia muy, muy lejana si George Lucas hubiese convencido a David Lynch de dirigirla. Para 1983, Lynch sólo había dirigido Eraserhead y The Elephant Man, y sin embargo, Lucas lo visitó y le hizo una presentación personalizada sobre el film. Al final, Lynch no se entusiasmó con el proyecto, con la historia o sus criaturas peludas, y un año después se fue a otro lugar del espacio para dirigir Dune.

1. Dune, dirigida por Alejandro Jodorowsky

Dune (1984)

Fotografía: Dino De Laurentiis Productions

Sin duda, Dune es uno de los proyectos cinematográficos sin filmar más grandes de todos los tiempos luego de que en 1975 el director Alejandro Jodorowsky adquiriera los derechos del libro clásico de ciencia-ficción y reuniera un dream team para la realización. Los encargados de la música iban a ser Tangerine Dream, Gong y Mike Oldfield, pero al final Jodorowski decidió quedarse con Pink Floyd y Magma para la banda sonora. La dirección de arte iba a estar bajo H. R. Giger, Chris Foss y Jean Giraud (mejor conocido como Moebius), mientras que los efectos especiales serían el dominio de Dan O’Bannon. Como si esta lista fuera poco, en el elenco ya estaban listos para participar Salvador Dalí, Orson Welles, Gloria Swanson, David Carradine, Amanda Lear y Mick Jagger. ¿El problema? El presupuesto. La pre-producción se llevó dos de los $9.5 millones asignados, y el guión de Jodorowsky era para un film de 14 horas, casi del tamaño de una antigua guía telefónica. No hubo estudio que quisiera costear este proyecto, y al final fue David Lynch quien hizo la versión de 1984.

Despues de leer, ¿qué te pareció?