CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

¿Cuál es el efecto del desconfinamiento en nuestra salud mental?

Luego de meses de cuarentena, salir de nuevo a las calles puede tener efectos en nuestra psiquis. Fotografía: ITV
Words mor.bo

Tras cinco meses de cuarentena estricta impuesta por la llegada del COVID-19 a Chile, a finales de la semana pasada el Ministerio de Salud de Chile informó que nueve comunas de la Región Metropolitana del país volverían a abrirse y de esta manera comenzar el proceso de desconfinamiento con el plan Paso a Paso, que busca recuperar una nueva normalidad luego de la disminución de contagios registradas durante el último mes.

Aunque desde el inicio de la pandemia muchas personas parecían reacias a quedarse en casa, la gravedad y el aumento de contagios obligo a extremar durante un buen tiempo las medidas de seguridad sanitarias para todos los ciudadanos, así que acostumbrarse a una nueva realidad podría afectar a muchos psicológicamente, al no estar completamente seguros de abandonar la seguridad de su casa para enfrentarse al mundo exterior una vez más.

Esta semana, Emanuel Rechter, director de Psicología de la Universidad Andrés Bello de Chile, estuvo conversando con El Dínamo para analizar un poco cómo reaccionarán algunas personas ante el desconfinamiento, así como el impacto psicológico que podrían experimentar durante los primeros momentos de esta apertura. A continuación, resumimos los cuatro elementos más importantes a tomar en cuenta para la salud mental cuando la cuarentena termine.

Las medidas sanitarias continuarán en pie

Lo de lavarse las manos constantemente, usar mascarillas, mantener el distanciamiento social se mantiene pese a que ahora podamos salir con más libertad a las calles para trabajar y realizar actividades diarias. Tendremos que continuar de cierta manera la disciplina de los últimos meses fuera de nuestras casas, aunque la rutina que creamos en nuestra mente no contemple estos nuevos espacios.

No nos relacionaremos con los demás igual que antes

Al menos por ahora. “Lo más complejo será asumir que la interacción social no será la misma por las medidas sanitarias impuestas para evitar el contagio. Los cambios de hábitos arraigados van a afectar a algunas personas que tenían una forma de socializar, pero que ahora tendrán que modificarla completamente”, dice Rechter.

No hay que desestimar el miedo y la paranoia

Tal vez el aspecto más importante de la reapertura es que muchas personas deberán volver al trabajo mientras el COVID-19 todavía se mantiene entre nosotros. Tal como distintos países en Europa y Asia han demostrado, el desconfinamiento trae consigo la posibilidad de rebrotes, por lo que muchas personas podrían tener temor de volver salir a las calles, o vivir con la paranoia de un posible contagio. “El temor es bastante razonable, porque está comprobado que los rebrotes son una parte del proceso de la pandemia, entonces es natural que las personas no quieran enfermarse”, dice el experto, recordando que seguir las medidas básicas de bioseguridad debe darnos la confianza de mantener el coronavirus a raya.

No olvidar el sentido común

Para cerrar, Rechter destacó que “algo fundamental es llamar al sentido común” y practicar la empatía, en especial con las personas más sensibles o temerosas de volver a la rutina en las calles. El sentimiento de pertenecer a una comunidad reforza nuestra confianza, en especial si se siguen todas las indicaciones sanitarias, para así aminorar las posibilidades de una ola mayor de contagios y “entregar una mayor seguridad a toda la sociedad”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde