CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

Coronavirus: Venezolanos protestan en plena cuarentena; Brasil cuenta con el 48.4% de los casos de Latinoamérica

En Argentina se reportaron dos nuevos fallecidos. Foto: CNN en Español
Words Michel Narváez

Llegamos al final de la semana y el número de contagios por coronavirus en todo el mundo incrementó a 2.753.627 con 192.326 fallecidos y 762.060 recuperados. Eso quiere decir que, desde el viernes pasado, se registraron 546.937 nuevos contagios. En la actualidad, existen 1.799.241 casos activos, de los cuales 58.711, están en estado critico. Adicionalmente, en las últimas 24 horas, se contabilizaron 30.583 nuevos casos con 1.407 decesos.

En América Latina, en las últimas 24 horas, se contabilizaron 1.079 nuevos contagios, con 57 decesos, para un total de 104.407 casos con 5.130 fallecidos y 43.737 recuperados. Al sur del continente americano, existen al menos 55.540 casos activos, de los cuales, 9.511 están en estado crítico. Las naciones latinoamericanas más perjudicadas por el virus son Perú, Chile, Ecuador y Colombia, pero ninguna ha sido tan afectada como Brasil, donde se registra un total de 50.512 casos con 3.365 fallecidos y 26.573 recuperados: el 48.4% de los casos de Latinoamérica están en Brasil. De hecho, en el país en las últimas 24 horas, se contabilizaron 1.020 nuevos contagios con 52 fallecidos — más que en cualquier otro país de América Latina.

En Chile (11.812 casos, 168 fallecidos, 5.804 presuntos recuperados) el Estado lanzó Visor Territorial, una plataforma virtual que le permite a los chilenos seguir las más recientes actualizaciones de Minsal. La herramienta que estrenaron hoy Julio Isamit, ministro de Bienes Nacionales y Gonzalo Blumel, ministro del Interior permitirá seguir en vivo los casos de COVID-19 por regiones en todo el país. De acuerdo con Blumel, el objetivo de la iniciativa es “dar cumplimiento a uno de los compromisos adquiridos con la Mesa Social COVID-19, quienes valoraron mucho estas plataformas”. También añadió que “queremos facilitarle el acceso a todos los ciudadanos que requieran saber sobre el COVID-19 en nuestro país. Sabemos que es clave para la toma de las decisiones y para el cuidado de todos”. Entre tanto, Isamit declaró lo siguiente:

“La ciudadanía está muy preocupada por esta emergencia sanitaria… Hemos seguido el modelo de otras plataformas internacionales altamente valoradas por la ciudadanía, porque estamos convencidos, que si las personas cuentan con mayor información, podrán tomar mejores decisiones, podrán ser más responsables, más solidarios y, en definitiva, ayudar a cuidarnos entre todos”.

Para nadie es un secreto de que Argentina fue uno de los primeros países de América Latina en declarar cuarentena y tomar medidas para afrontar la pandemia. Y pese a que los contagios se siguen sumando a diario, el país está por debajo de Colombia, Ecuador y Chile en la lista de países latinoamericanos perjudicados por el COVID-19. En lo que va de pandemia, la nación ha contabilizado un total de 3.435 casos con 167 decesos y 976 recuperados. En las últimas 24 horas, sin embargo, se reportaron dos nuevas muertes. De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública, uno de los fallecidos tenía 61 años de edad. Alejandro Costa, subsecretario de Estrategias Sanitarias, destacó que la tasa de incidencia es de 7.6 casos cada 100.000 habitantes.

Poco se ha reportado de Paraguay desde el inicio de la cuarentena y esto se debe a que la pequeña nación de apenas 6.9 millones de habitantes (censo 2018) apenas ha reportado 220 casos con 9 fallecidos y 70 recuperados y permanece en la segunda mitad en la lista de los países de Latinoamérica afectados por el COVID-19. Y pese a que en el país se han registrado 6.917 tests, la nación se ha adaptado tan bien a las estrategias para lidiar con la pandemia, que el Gobierno reveló su plan de flexibilización de la cuarentena a fin de oxigenar la economía. De acuerdo con el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, las clases seguirán siendo virtuales, mas se tomarán medidas para la re-activación del trabajo y consecuentemente la economía:

“La idea es comportarnos como si fuéramos portadores, asumir que estamos infectados. Las fronteras van a estar cerradas, las clases presenciales van a continuar cerradas, los eventos públicos van a seguir prohibidos”.

El ministro también señaló que tomarán muy en cuenta los datos de los epidemiológicos para construir la mejor estrategia; es decir, las entidades donde se contabilicen muchos casos permanecerán en cuarentena total, mientras que las localidades donde la pandemia haya sido controlara irán al trabajo gradualmente.

En Cuba, donde hasta ahora se han reportado 1.235 casos con 43 fallecidos y 365 recuperados, los pobladores de La Habana se las ven difíciles para conseguir víveres y artículos básicos, no solamente por la fuerte cuarentena que aplicó el Estado, donde anularon incluso el transporte público, sino también por el cierre de las fronteras (por aire y mar) limitando la cantidad de artículos alimenticios que entran al país que importa más del 90% de sus víveres. Angela Martínez, una habanera de 55 años de edad, denunció que “para cumplir el aislamiento, salimos temprano, antes de las 6:00 am y como hormiguitas, y volvemos a casa antes de las 6:00 pm”. En Nicaragua, donde oficialmente se han contabilizado 11 casos con tres fallecidos y siete recuperados, el gremio medico denunció que la nación peninsular podría contar con más de 22.000 contagiados y que estos no se están reflejando en las cifras oficiales porque el estado no está realizando los tests correspondientes. De acuerdo con el infectólogo Carlos Quant, “el que busca encuentra” y al Estado no le interesa “buscar”.

“El que no busca, no encuentra. Si no hacemos búsqueda activa de casos va a ser difícil que encontremos casos. El problema es que hasta ahora el ministerio de salud tiene como definición de casos pacientes que vienen con el caso clínico respiratorio, más un vínculo epidemiológico. Hasta ahí termina la definición de casos del MINSA”.

Venezuela (311 casos, 10 muertes, 126 recuperados) lleva más de 42 días de cuarentena, en los cuales, y según cifras oficiales, entre el 70% y el 90% ha acatado con el confinamiento social. En una cadena de radio y televisión, Nicolás Maduro confirmó que 13 nuevos casos de COVID-19 se evidenciaron en todo el territorio nacional y exhortó a la población a parmanecer en sus casas por el resto del aislamiento social (al menos 30 días más). No obstante, Maduro no hizo referencia a las protestas y saqueos que se están llevado a cabo en todo el país, en plena cuarentena.

Más del 70% de la población del país vive del día a día como parte del sector informal y a estos se les dificulta adquirir los recursos necesarios para comprar alimentos debido a la cuarentena. Sumado a esto el hecho de que el país enfrenta una severa escasez de combustible desde hace más de 30 días, lo que ha motivado a muchos venezolanos a salir a la calle y protestar, mientras que muchos otros saquearon comercios e hicieron disturbios. En varios sectores del país se evidenciaron estos hechos violentos, con la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional arremetiendo contra los manifestantes con perdigones y armas de fuego. No obstante, el foco principal de las concentraciones se reportó en Maturín, estado Monagas, al noreste del país, en Cumanacoa, estado Sucre, también al noreste, y en Upata, en el estado Bolívar, al centro-sur de Venezuela.

De acuerdo con medios locales, al menos una persona resultó gravemente herida. Su nombre es Charlis Antonio Nuñez de 29 años de edad, quien recibió varios disparos por parte de Polipiar. En los estados andinos de Mérida y Trujillo, los trabajadores del campo aprovecharon el alzamiento social para manifestar en contra de la cuarentena que mantiene paralizada la producción de alimentos y por la falta de gasolina — en esta zona del país, el combustible se adquiere en dolares estadounidenses a sobreprecio.

En Panamá, donde se han reportado 5.166 casos con 146 fallecidos y 271 recuperados, en las últimas 24 horas, se contabilizaron 174 nuevos contagios con dos decesos. No obstante, el aislamiento involuntario de 30 ciudadanos británicos es que viajaron al país para participar en un festival indígena y ahora permanecen “atrapados” en la nación peninsular ha acaparado las noticias en todo el mundo. De acuerdo con los británicos, han recibido atención medica por parte del gobierno de Panamá, pero aun cuentan con muchas carencias y viven en carpas, además, denunciaron que los drenajes están colapsados y que la embajada no les ha dado soluciones, pese a que se encuentran en el país centroamericano desde marzo, cuando se declaró estado de emergencia tanto en el Reino Unido como en Panamá. Peter Grant, un residente de Somerset, denunció que, de no recibir apoyo de la embajada, podrían quedarse varados por meses:

“Estuvimos en el limbo durante aproximadamente una semana. Inicialmente, la embajada ofreció autobuses a la ciudad de Panamá, pero solo teníamos 12 horas para decidir. Tampoco teníamos garantía de poder tomar un vuelo. Al final, algunas de esas personas cancelaron sus vuelos mientras estaban en la cola del aeropuerto”.

Grant señaló que teme por su salud y la salud de los demás, ya que los mosquitos son numerosos y la lluvia invada constantemente sus campamentos:

“Llovió sin parar durante unos días. No había un sistema de alcantarillado y el agua desagradable estaba vertiendo por todas partes. No solo eso, algunas personas tienen problemas de salud mental y comenzaron a luchar realmente”.

En Honduras (562 casos, 47 fallecidos, 50 recuperados) en las últimas 24 horas, se han contabilizado 43 nuevos contagios. El país que es uno de los más pobres en Centroamérica y el Caribe, adoptó severas medidas de aislamiento social para evitar la propagación del coronavirus y evitar una crisis sanitaria. Sin embargo, medios locales han denunciado que esto ha dado cabida a los funcionarios de seguridad para llevar a cabo actos de brutalidad policial. Más recientemente, el vocero de la Policía Nacional de Honduras, Jair Meza, defendió que se estén llevado a cabo estos “abusos” y señaló que el uso de la fuerza es parte de la estrategia para defenderlos de la pandemia:

“Si no se aplica en algunos casos la fuerza, el coronavirus seguirá avanzando y habrá más infecciones… los hondureños no cumplen con las medidas de restricción impuestas en el país, como el toque de queda”.

Quizás ningún país de Centroamérica y el Caribe haya tomado medidas más estrictas para detener la propagación de la pandemia que El Salvador (261 casos, ocho muertes, 72 recuperados), donde el mismo presidente Nayib Bukele dió instrucciones de detener a las personas que violen las reglas del aislamiento social. No obstante, esto dio cabida a una guerra política entre Bukele y el parlamento, quienes decretaron como “ilegal” cualquier arresto de esta naturaleza. Más recientemente, la tensión política entre Bukele y la Asamblea Legislativa de El Salvador incrementó, cuando el mandatario alertó que en el edificio había un caso sospecho, lo cual motivó a los diputados a cancelar el encuentro en plena sesión y a huir del recinto. Posteriormenete, Bukele publicó lo ocurrido en Twitter, donde manifestó que “el Equipo Interdisciplinario de Contención Epidemiológica de El Salvador ha detectado significativa sospecha de COVID-19 en el salón azul de la Asamblea en estos momentos. Se recomienda el cierre de la plenaria y el auto aislamiento de todos los diputados y personal, mientras se descarta o se confirman los casos sospechosos y sus nexos”.

La suspensión de la sesión trae consecuencias importantes sobre la gestión de Bukele, ya que previamente, los legisladores habían superado un veto presidencial a una ley que otorga beneficios para los trabajadores de la salud como el pago de un seguro de vida. Bukele, quien había otorgado un bono de USD $300 para los médicos y trabajadores de salud del país, denunció que dicho aporte fue absorbido por los bancos por presuntas deudas previas del personal de salud.

Mientras tanto, en México, la nación azteca superó las 1.000 muertes por COVID-19, incrementando la cifra de decesos a 1.069, con un total de 11.633 contagios y 2.627 recuperados. Según cifras oficiales, en las últimas 24 horas, el país registró 1.089 nuevos contagios con 99 fallecidos. De acuerdo con Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, México cuenta con 7.937 casos activos, de los cuales, 378 están en estado crítico — y la mayoría de ellos se ubica en Ciudad de México:

“Está contemplado, a la meta que nos pusimos desde el inicio, conociendo el escenario más retador de la primera modelación matemática, donde consideramos cerca de 15.000 personas críticamente enfermas que necesitan ser atendidas en terapia intensiva. Con la segunda modelación, que presentamos aquí, tenemos una reducción de la cantidad de pacientes, lo cual es muy bueno, pero eso no nos llevó a relajar las previsiones, nos mantenemos en la expectativa alta”.

No obstante, pese a las declaraciones de López-Gatell, los hospitales de la ciudad capital enfrentan un colapso casi inminente y abrumador debido al incremento desenfrenado de los contagios. Oliva López Arellano, secretaria de Salud de la entidad, denunció lo siguiente:

“Están saturando los servicios de urgencia. Hay una confluencia de pacientes con síntomas de COVID-19 que está generando una sobredemanda. Y eso está pasando en toda la red de hospitales COVID del área metropolitana”.

En el viejo continente, especialmente en España, la cifra de fallecidos diarios por la pandemia vuelve a bajar y alcanza su numero más bajo en un mes, luego de registrarse 367 fallecidos en las últimas 24 horas. El panorama en la nación ibérica se vuelve cada vez más alentador si se toma en cuenta que en las entidades de Asturias, Baleares, Cantabria, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Canarias y La Rioja se registraron menos de 10 fallecidos. Y pese a que España cuenta con la cantidad de recuperados más alta del mundo — después de Alemania — (92.355) vale resaltar que también se han registrado un total de 219.764 casos con 22.524 fallecidos. De hecho, en las últimas 24 horas, se contabilizaron 6.740 contagios.

En Italia (189.973 casos, 25.549 fallecidos, 57.576 recuperados) la nación peninsular se prepara para reabrir sus puestas y reactivar la economía, aún cuando en las últimas 24 horas, se reportaron 464 nuevos decesos — una leve subida con respecto al día anterior. Aún así, el Primer Ministro italiano, Giuseppe Conte, recibió un informe por parte del comité técnico-científico que esclarece cuales serán las medidas a adoptar para reactivar la económica, entre las cuales destaca la re-activación del sector construcción y la re-apertura de los bares y restaurantes al 50% de su capacidad. Aún así, el informe revela “la máxima oposición al regreso a la escuela de los niños” y el “el mantenimiento del tele-trabajo” como medidas de prioridad. Y como medida para con el remanente de la pandemia, otras medidas se están llevado a cabo, como la apertura del “Campo 87”, un espacio del cementerio de Milán para enterrar a los muertos no reclamados por familiares o conocidos.

Y pese a que los medios de comunicación siguen reportando que las cifras de contagios en China están bajando — pues eso es lo que promulga la OMS — la ciudad de Harbin, en el noroeste de China — una localidad de 11 millones de habitantes a orillas del río Yangtzé — fue puesta bajo cuarentena absoluta luego de que se reportaran nuevos contagios (78) y promete convertirse en la nueva Wuhan. De hecho, desde el miércoles 22 de abril, está prohibida la entrada en las zonas residenciales a quienes no vivan allí.

Vietnam, un país de 95.5 millones de habitantes, fue una de las naciones menos perjudicadas por el COVID-19 en todo el mundo. De hecho, allí, desde el inicio de la pandemia, solamente se han registrado 270 contagios (las estadísticas oficiales no muestran recuperados o fallecidos) y en las últimas 24 horas, se evidenciaron dos nuevos casos. Muchos se preguntarán, ¿cuál fue el éxito del país asiático? El secreto estuvo siempre a escondidas de la sociedad mundial hasta ahora, que se supo que un grupo de hackers del gobierno comunista de esta nación robó información secreta de China y observó cuan devastadora era la pandemia y esto les proporcionó tiempo suficiente y herramientas adecuadas paras atacar al virus antes de que este los atacara a ellos. En enero, mucho antes de que el COVID-19 arrazara en Wuhan, Vietnam ya había tomado medidas preventivas.

Como hemos podido apreciar hasta ahora, cada país ha lidiado con la pandemia de forma diferente y aunque muchos han fracasado, otros han disfrutado de mucho éxito. Tal es el caso de Corea Del Sur, en donde no se registró ninguna muerte por coronavirus por primera vez en un mes. El país que ya no está bajo cuarentena estricta aplicó una jornada interminable y monumental de testeo que les ha ayudado a identificar los focos más calientes del COVID-19 y evitar la propagación.

Mientras tanto, en los Estados unidos, los casos continúan incrementando. En las últimas 24 horas, se registraron 1.560 contagios con 83 fallecidos, para un total de 888.002 casos con 50.319 decesos y 89.153 recuperados. Para combatir el virus, el presidente Donald Trump sugirió una “inyección de desinfectante” o aplicar “luz solar”, en el cuerpo humano para poder vencer la pandemia. Trump declaró lo siguiente:

“Veo que el desinfectante lo noquea en un minuto, en un minuto. ¿Hay alguna manera de que podamos hacer algo como una inyección dentro o casi una limpieza? Como pueden ver, llega a los pulmones y alcanza una cifra tremenda en los pulmones, por lo que sería interesante comprobar eso”.

Mientras tanto, los lideres mundiales se apresuran para desarrollar una vacuna para el COVID-19 en tiempo récord, haciendo pruebas en humanos, las Naciones Unidas advierten que, de propagarse aún más la pandemia en África, los resultados serían devastadoras, ya que el continente no cuenta con infraestructura suficiente para la batalla contra la pandemia.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde