CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

Coronavirus: Chile y Argentina reportaron nuevos casos, México podría afrontar crisis hospitalaria por falta de infraestructura

Los cadáveres se siguen acumulando en las calle de Guayaquil, Ecuador. Foto: El Nacional
Words Michel Narváez

Con 964.603 contagiados a nivel mundial, 49.242 muertes y 203.274 recuperados, el COVID-19 se ha expandido por todo el planeta Tierra. De hecho, solamente 16 países aún no han confirmado casos positivos dentro de sus fronteras (oficialmente). Y aunque los expertos aseguran que las estadísticas oficiales pueden ocultar toda la verdad — tal es el caso de China, donde aparentemente se evidenciaron más muertes de las que reportaron — no cabe duda de que esta pandemia global está moldeando la civilización donde vivimos.

Entre los países latinoamericanos, Chile es una de las naciones más golpeadas por el virus — después de Brasil. En la nación de habla-hispana se han reportado 3.404 casos, con 18 fallecidos y 335 recuperados. De hecho, con 373 casos confirmados en las últimas 24 horas (y dos nuevas muertes en ese periodo de tiempo) el país batió su propio récord de contagiados en un día. De acuerdo con el Ministerio de Salud (Minsal), los fenecidos fueron dos adultos mayores a quienes, por decisión de los propios familiares, no se les internó en terapia intensiva o se les conectó a ventilación mecánica. El ministro de salud, Jaime Mañalich, reveló que 82 de los nuevos casos se reportaron en la región de Ñuble.

El panorama en Ecuador desde hace una semana cada vez se vuelve más tormentoso, especialmente para los pobladores de Guayaquil, quienes se han visto en la obligación de abandonar los cadáveres de sus familiares en las calles, ya que el Estado no cuenta con infraestructura suficiente para recogerlos de las casas a tiempo. Tal ha sido la abrumadora tarea que muchos ciudadanos se ofrecen como voluntarios para recoger los cuerpos, algunos de los cuales ya están en avanzado estado de descomposición. En esta nación se han contabilizado 2.758 casos (de los cuales, el 70% dieron positivo en Guayaquil), con 98 muertes y 58 recuperados. Alrededor de 60 de los fallecidos están en Guayas, la provincia de la que es cabecera Guayaquil. El primer caso de coronavirus en el país se evidenció en la ciudad portuaria que es una de las más prosperas de la nación. Se trata de un hombre que viajó de España.

Ningún país en el hemisferio sur del continente americano ha tenido tantos contagios como Ecuador, a excepción de Chile y Brasil y además, Ecuador está de segundo en la lista de muertes por COVID-19 en América Latina, únicamente por debajo de Brasil. Esto se debe a muchos factores, entre los cuales destaca el hecho de que los ecuatorianos se negaron a cumplir la cuarentena, pese a la insistencia del Gobierno. Más preocupante aún es el hecho de que este es uno de los países latinoamericanos que menos muestras ha tomado (9.019). Ernesto Carrasco, viceministro de Salud, aseguró que no cuentan con suficientes kits para hacer las pruebas. También declaró lo siguiente:

“La realización de las pruebas es lo único que nos confirman que los decesos se ha dado por COVID-19. Tendremos más datos cuando lleguen las pruebas rápidas”.

Brasil también enfrenta graves problemas sociales y económicos a causa del COVID-19: no solamente es el hecho de que su presidente, Jair Bolsonaro, se niegue a hacer el llamado a la cuarentena, sino que el virus se expande rápidamente por toda la nación, especialmente en los sectores más pobres, como las favelas. De acuerdo con la ONG Central Única das Favelas (CUFA), de aplicarse una cuarentena absoluta (sin el apoyo guberbamental adecuado) nueve de cada 10 personas que viven en estas zonas tendría mucha dificultad de adquirir alimentos. Además, en las favelas solamente llega agua dos veces por semana, lo que dificulta la tarea de lavarse las manos constantemente. En Brasil se han contabilizado ya 7.011 casos de COVID-19, con 250 muertes y 127 recuperados. En las últimas 24 horas, se reportaron 131 casos con ocho nuevas muertes.

Aún así, existe un sector de la sociedad brasilera aún más vulnerable que aquellos que viven en favelas, y se trata de las comunidades indígenas, quienes cada vez reciben menos apoyo del Gobierno central, especialmente desde que Bolsonaro tomó el poder. De hecho, en Brasil existen 300 tribus aborígenes y uno de los últimos contagios de COVID-19 en el país ocurrió en el distrito de Santo Antonio do Iá, cerca de la frontera con Colombia, a 880 km río arriba del río Amazonas desde la capital del estado Manaus. Se trata de una joven de 20 años que pertenece a la tribu de Kokama. De acuerdo con el Ministerio de Salud para la población indígena, también se confirmaron cuatro casos de coronavirus en el mismo distrito, incluido un médico que dio positivo la semana pasada, lo que aumenta el temor de que la epidemia se extienda a comunidades indígenas remotas y vulnerables con efectos devastadores.

Argentina es otro de los países latinoamericanos que incrementó el numero de contagiados. Ahora la nación reporta 1.133 casos, con 34 muertes y 248 recuperados. Dos de estos fallecidos se evidenciaron en las últimas 24 horas. De acuerdo con el Ministerio de Salud, una de las víctimas es un hombre de 61 años de Chaco. Según Alejandro Costa, subsecretario de Estrategias Sanitarias, esta víctima sufría de “hipertensión y diabetes” y que “la cantidad de fallecidos actualmente asciende a 34 con un promedio de edad de 68 años”. Costa agregó lo siguiente:

“La cantidad de casos confirmados son 1.133, se han sumado 79 casos. El promedio de edad se mantiene en 45 años. Además, el 51 por ciento está relacionado a viajes que ha hecho el paciente confirmado”.

Pese a contar con 1.378 casos, 37 muertes y apenas 35 recuperados, México apenas hace poco declaró emergencia sanitaria y cuarentena. En las últimas 24 horas, el país azteca sufrió 163 casos y ocho nuevas muertes. Dos de estos fallecidos se evidenciaron en el Hospital (público) de Monclova, ubicado al norte de la nación, donde se contagiaron al menos 26 personas por falta de las herramientas para combatir el virus. Los trabajadores del centro sanitario habían protestado por la falta de material y equipo para enfrentar la epidemia cinco días antes del primer fallecimiento.

Roberto Ramos, enfermero del Hospital General Regional 7 de Monclova, declaró ante medios locales que “se solicitó desde el día 15 equipo de protección personal, el cual nunca se otorgó; se solicitó en varias ocasiones subirlo a piso a un cuarto aislado, no había lugar; asimismo se solicitó interconsulta a la epidemióloga para que valorara y realizara la prueba, quien nunca acudió”. También añadió lo siguiente:

“Sí nos dan material, pero es muy escaso, si atendemos a un paciente, ya no tenemos para cambiarnos a otro”.

En el viejo continente, Alemania superó a China en la lista de los países más perjudicados por el virus. Ahora está en el puesto numero cuatro de los países con más contagios, superada solamente por España, Italia, y Estados Unidos. Alemania ha registrado 81.728 casos (139 más que China) con 997 muertes y 19.175 recuperados. Estas cifras se hacen menos alentadoras cuando tomamos en cuenta que, en las últimas 24 horas, se han confirmado 3.747 casos positivos con 66 nuevos fallecidos — solamente España muestra cifras más grandes en ese periodo de tiempo. Por esta razón, el Gobierno del país teutón está tomando en cuenta medidas para adelantar el fin de la cuarentena y enviar a la gente a la calle sin caer en nuevos contagios, como también lo están considerando otras naciones en Europa.

Sin embargo, Alemania estudia la posibilidad de crear una especie de pasaporte inmunológico que permitiese, al menos a la gente que ya ha pasado el virus y que ocupa puestos críticos, volver a la calle progresivamente. Para crear dicho pasaporte, los científicos se darían a la tarea de analizar la sangre de más de 100.000 personas para detectar la posible presencia de anticuerpos contra el coronavirus.

España también pasa por un momento verdaderamente critico. En las últimas 24 horas, se han contabilizado 6.120 nuevos casos con 616 nuevas muertes, que da un total de 110.238 contagiados y 10.096 fallecidos. No obstante, las cifras oficiales muestran que la epidemia de empieza a estabilizarse en Madrid, la capital del país y el epicentro inicial, pero sigue extendiéndose a todos los rincones de la nación ibérica.

Francia también supera las cifras de contagios que tenían previstas para estas fechas y contabilizan un total de 56.989 casos positivos y 4.032 muertes. De todos estos fallecidos, 570 se evidenciaron en la región de Grand-Est, un zona que comparte fronteras con Bélgica, Luxemburgo, Alemania y Suiza, que se caracteriza por tener una población elevada de adultos mayores que pasan su retiro en la región. De hecho, allí se encuentran 620 hogares de ancianos, de los cuales, 411 se han visto afectados por el coronavirus. Los casos por COVID-19 en esa zona son tan numerosos que los pacientes están siendo trasladados vía aérea a hospitales más cercanos ubicados en Suiza. Adicionalmente, las autoridades advierten que 100.000 ancianos podrían morir si la situación en las residencias no se controla.

Entre tanto, en Grecia, donde se han evidenciado 1.544 casos con 53 muertes y 61 recuperados — 129 de estos casos se reportaron en las últimas 24 horas, al igual que dos de los nuevos fallecidos — un campamento de refugiados en Ritsona, cerca de Atenas, fue puesto en cuarentena obligatoria por, al menos, dos semanas, luego de que 20 personas dieran positivos por el COVID-19.

Al otro lado del mundo, en los Estados Unidos, las autoridades sanitarias temen que los hospitales del país puedan quedarse sin mascarillas y guantes para combatir el virus. De acuerdo con un reportaje publicado por el diario estadounidense The Washington Post, “las reservas se diseñaron para responder a un puñado de ciudades. Nunca se construyó o se diseñó para combatir una pandemia en 50 estados”. La situación se torna aún más alarmante luego de que el gobernador de Nueva York, le demócrata Andrew Cuomo, denunciada lo siguiente:

“La verdad, la única esperanza para un estado en este punto es la capacidad de abastecimiento del Gobierno federal”.

En el país norteamericano se han evidenciado un total de 228.727 casos, con 5.373 fallecidos y 10.280 recuperados. En las últimas 24 horas, se han contabilizado 13.724 nuevos casos, con 271 nuevos fallecidos, entre los cuales destaca un bebé de seis semanas de nacido. La muerte del infante ocurrió en el estado de Connecticut. El gobernador de la entidad, Ned Lamont, declaró lo siguiente:

“Es con mucha tristeza que me rompe el corazón que podemos confirmar hoy la primera fatalidad pediátrica en Connecticut ligada a la COVID-19. Pensamos que se trata de una de las personas más jóvenes en el mundo que muere debido a complicaciones generadas por el COVID-19”.

No todos los países en el mundo están tomando las mismas medida. De hecho, en las Filipinas, donde se han contabilizado 2.633 casos con 107 muertes y 51 recuperados — 322 nuevos casos con 11 nuevos fallecidos en las últimas 24 horas — el presidente Rodrigo Duterte quiere usar los “poderes especiales” que le otorgó el Congreso para “disparar a matar” a las personas que no cumplan con la cuarentena. Duterte, quien había dado ordenes similares a la policía durante la última guerra anti drogas, declaró lo siguiente:

“Mis órdenes son para la policía y el ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar. Que esto sea una advertencia para todos. Siga al gobierno en este momento porque es fundamental que tengamos orden”.

Mientras China levanta la cuarentena en varias partes del país, incluso en Wuhan, el epicentro de la pandemia global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que pronto superarán el millón de casos y las 50 mil muertes por el virus. El director de la OMS, Tedros Adhanom, manifestó estár “preocupado” por “la rápida escalada y la propagación mundial de la infección” que se han evidenciado en las últimas semanas. Adhanom declaró lo siguiente:

“Hemos sido testigos de un crecimiento casi exponencial en el número de casos nuevos, llegando a casi todos los países, territorios y áreas… el número de muertes se ha más que duplicado en la última semana. En los próximos días alcanzaremos un millón de casos confirmados y 50.000 muertes”.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, el numero de ventas de armas de fuego incrementó en un 30% en el mes de marzo, coincidiendo con el incremento de casos positivos de COVID-19 en ese país y el mundo.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde