CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

Coronavirus: Chile pospone clases y contrata estudiantes de medicina; Argentina multará a quienes no lleven mascarilla

Perú podría evidenciar una escasez de mascarillas y respiradores artificiales. Foto: AP
Words Michel Narváez

Al menos 1.879.000 personas han sido contagiadas por el COVID-19 en el mundo desde que inició la pandema en Wuhan, China, en diciembre del año pasado. Esto significa, además, que desde el viernes 10 de abril, 246.102 fueron contagiadas por el coronavirus. Durante el fin de semana, otras 19.236 personas perdieron la vida por el virus, para un total de 116.831 fallecidos. Afortunadamente, 436.081 personas se han recuperado de COVID-19 desde el comienzo de la pandema, aunque aun contamos con 1.326.088 de casos activos, de los cuales, 50.832 están en estado crítico.

Y aunque muchos se preguntan cuando estaremos preparados para regresar a la normalidad, los expertos afirman que solamente hay tres soluciones: adaptarnos a vivir con el COVID-19, tomando medidas extraordinarias a diario — como el distanciamiento social en todas las actividades que realicemos —; desarrollar una vacuna, lo cual tardaría al menos un año; o dejar que las naciones se hagan inmunes de forma natural al exponerse al virus, lo cual dejaría una gran cantidad de fallecidos, ya que el virus tiene un 5% de de riesgo de muerte, habiendo incrementado del 1% desde sus inicios — lo que ocurrió en el Reino Unido.

En Chile, donde se han registrado 7.525 casos con 82 fallecidos y 2.367 recuperados, en las últimas 24 horas, también se evidenciaron 312 nuevos casos con dos fallecidos. Aún así, el país pasó a tener la tasa de recuperados por el COVID-19 más alta del sur del continente americano y se convirtieron en la primera nación latinoamericana en revelar los criterios para que los contagiados de COVID-19 dejen de ser considerados “infectantes”. El ministro de salud, Jaime Mañalich, resaltó que los pacientes que hayan sido dados de alta por el virus deberán pagar una cuarentena de 14 días luego de haberse recuperado, mientras que los pacientes ya hayan dado positivo por COVID-19 y que se hayan recuperado eficientemente y que sean inmunocomprometidos con VIH, cáncer o tratamientos con medicamentos biológicos o corticoides en dosis de inmunosupresión, deberán permanecer en cuarentena luego de su recuperación por coronavirus unos 28 días más. Mañalich también indicó que, a medida que avanza la enfermedad, las posibilidades de que los pacientes se vuelvan a infectar con el virus es “prácticamente 0”.

“Nos vamos encontrando con más personas que tuvieron la infección, se recuperaron y sanaron. Estas personas desarrollan anticuerpos, con memoria”.

Sin embargo, los esfuerzos por contraer el virus en Chile aún continúan, y las medidas que se toman son cada vez más desesperadas o drásticas — como aplazar el regreso a clases. De hecho, en Los Ríos, el Gobierno contrató a estudiantes de medicina y de otras ramas de la salud para combatir el virus. De acuerdo con el intendente de la región, César Asenjo, en su entidad se han contabilizado 135 casos, mientras que cinco pacientes están conectados a ventiladores mecánicos y 416 se encuentran en cuarentena obligatoria. La controversia en cuanto al uso de los respiradores también es un tópico de salud que ha dado mucho de que hablar en los últimos días en Chile, pues existe el temor de que aquellos respiradores en hospitales y clínicas privadas no se usen, ya que más del 80% de la población es atendida en nosocomios públicos. Sin embargo, el Estado — que hizo una adquisición millonaria de respiradores artificiales justo antes de que estallara la pandemia — reveló que cuentan con la mayoría de estos artefactos y que se destinarán para el uso de todos los contagiados. Sebastián Piñera, el presidente del país, declaró lo siguiente:

“Tenemos un control centralizado de toda la capacidad de salud, tanto pública como privada, de forma tal de tenerla disponible para quien la necesite. Todo está coordinado, porque no tendría ningún sentido, por ejemplo, que en una clínica privada haya ventiladores sin uso cuando simultáneamente están siendo necesitados en un hospital público. Aquí no hay distinción entre público ni privado, ni tampoco entre regiones”.

Y aunque Chile es la segunda nación más perjudicada por el COVOD-19 en América Latina, después de Brasil, la adquisición temprana de dichos respiradores podría ser la diferencia entre la vida y la muerte para una gran cantidad de chilenos, especialmente ahora que el mundo se enfrenta a una “guerra de mascarillas” por la compra de productos para combatir el coronavirus, pues cada vez son mayores las restricciones para los vuelos provenientes de y con destino a China, en donde fabrican la mayoría de los respiradores artificiales y tapabocas y otros utensilios médicos esenciales para batallar la pandemia. Uno de los países más perjudicados por estas medidas socio-políticas es Perú (7.519 casos, 193 muertes, 1.798 recuperados) donde el Gobierno no ha logrado destinar aviones para buscar insumos médicos y dependen enteramente de donaciones de países con mayor poder adquisitivo.

En Ecuador, el panorama no es nada alentador. De hecho, con 7.466 casos, 333 fallecidos y 501 recuperados, el Gobierno de Lenín Moreno, presidente de esta república, planteó a su gabinete y al sector público en general crear una Cuenta Nacional de Asistencia Humanitaria que se alimentará de donaciones del sector público y privado y que serán destinadas en formas de bonos para los pequeños comerciantes y aquellos que se han visto más perjudicados por la pandemia.

En Argentina, pese a todos los esfuerzos realizado por el Estado, la cantidad de casos positivos incrementó a 2.208, con 97 fallecidos y 468 recuperados. El país fue uno de los primeros en latinoamérica en declarar cuarentena, pero el uso del tapabocas o mascarillas no era obligatorio, hasta ahora, donde los habitantes de las más grandes ciudades demandaron su uso en público. Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, incluso decretó que multarán a aquellos que encuentren en las calles son el tapabocas y que la multa será de 80 mil pesos argentinos (USA $1.234,72, al cambio oficial). El Ministerio de Salud del país avaló la medida luego de que, en las últimas 24 horas, se hayan reportado 66 nuevos contagios con siete fallecidos. Entre tanto, Rodríguez Larreta declaró lo siguiente:

“Las especificaciones se detallarán en la reglamentación. Pero quedó establecido entre 500 a 3.700 unidades fijas, lo que significa que va de los 10 mil a 80 mil pesos. En los comercios, donde haya gente que atiende al público que no lo cumpla, puede llegar hasta la clausura o la inhabilitación”.

En el viejo continente, donde países como España, Italia e incluso Alemania y Francia comienzan a ver una luz de esperanza, el Reino Unido se sumerge en un abismo de contagios que generó uno de los fines de semanas más mortales desde el inicio de la pandemia. Tanto así, que en las últimas 24 horas, se evidenciaron 4.342 casos positivos con 717 fallecidos (apenas 28 menos que en los Estados Unidos), para un total de 88.621 casos con 11.329 fallecidos. Uno de esos recuperados fue el Primer Ministro de la nación isleña, Boris Johnson, quien agredió al sistema nacional del salud, el NHS, por salvarle la vida y agradeció, entre un puñado de médicos y enfermeras, a dos enfermeros en particular, ambos extranjeros, uno de Portugal y una de Nueva Zelanda.

Mientras tanto, en España, la cifra de fallecidos en 24 horas vuelve a caer. El domingo, por ejemplo, se contabilizaron solamente 517 fallecidos, la cifra de mortalidad más baja desde el 24 de marzo. La tendencia sigue siendo a la baja, especialmente luego de que, en lo que va de hoy, apenas se han reportado 280 fallecidos. En esta nación ibérica, se han contabilizado 169.496 casos positivos (394.821 menos que en los Estados Unidos y 13.133 más que en Italia y 87.336 más que en China) y también se han reportado 17.489 muertes. Además, se registraron 64.727 recuperados, y es el segundo país con la cifra más alta de pacientes dados de alta en el mundo, después de China (77.663). Aún así, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, reconoció que aún no han salido de la primera fase y que, para tener exito en contra del COVID-19, se deben aplicar muchas otras medidas y principalmente, un periodo de confinamiento más prolongado:

“Quiero ser muy claro: no estamos siquiera entrando en una segunda fase. La desescalada comenzará como pronto dentro de dos semanas y será progresiva y cautelosa. El confinamiento general continuará al menos las próximas dos semanas… únicamente ha finalizado la medida extrema de hibernación… la que debe ser, en cambio, inmediata y empezar ya es la desescalada en la tensión política”.

En cuanto al ámbito político, Sanchez invitó a todos los partidos a unirse en un “gran pacto para la reconstrucción económica y social del país. La potencia destructiva del virus no distingue territorios ni colores políticos. Deben quedar atrás las palabras gruesas, el lenguaje agresivo. Por parte de todos. Y me comprometo a ser el primero en trabajar en ello por mi responsabilidad como presidente del Gobierno”.

No cabe dudas de que el país más afectado por el coronavirus en el mundo, al menos de acuerdo con cifras oficiales, es Estados Unidos. De hecho, con 574.206 casos, 22.962 fallecidos y 33.754 recuperados — 13.906 contagiados en las últimas 24 y 857 muertes — el país norteamericano superó a China, España e Italia en la cantidad de casos positivos y fallecidos. La crisis sanitaria, financiera y social en afronta la nación es quizás una de las más difíciles desde la Segunda Guerra Mundial y una fuente de critica al gobierno del presidente Donald Trump. Sin embargo, Trump, el mandatario de derecha conocido por sus políticas anti-migratorias, decidió abrir oportunidades migratorias a personal medico calificado para que enfrenten el COVID-19 de su lado de la frontera. De hecho, habiendo declarado “queremos que vengan”, Trump también declaró que resguardará los empleos de los trabajadores agrícolas, labor que, en su mayoría, es llevada a cabo por indocumentados mexicanos o centroamericanos. Adicionalmente, Trump declaró lo siguiente: “no estamos cerrando la frontera para que no pueda entrar toda esa gente. Han estado ahí años y años, y he dado mi palabra a los granjeros: van a continuar viniendo”.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde