CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives

Conoce a Nusi Quero, el creador de piezas únicas impresas en 3D y que combinan arte, anatomía y opulencia

Uno de los diseños de Nusi Quero. Fotografía: Instagram @nusi_quero
Words mor.bo

Anatomía, aerodinámica, voluptuosidad, erotismo, opulencia, patrones, caligrafía: estas son solo algunas de las palabras on las que puede describirse el trabajo de Nusi Quero, un artista norteamericano cuyo norte es siempre crear una imagen, un objeto o una experiencia que induzca sentimientos de asombro, de excitación, o de enigma. Si su nombre te parece conocido es porque fue uno de los responsables del diseño del más reciente tatuaje de Grimes, unas alas en tinta blanca que cubren toda su espalda en trazos caóticos, y que ella misma llamó sus “cicatrices alienígenas”.

Originario de Florida y radicado ahora en Los Ángeles, Quero pasó su adolescencia tocando en bandas y haciendo grafitis, después de meterse en ello “por la travesura y quedarse por el arte”. Después de salir de gira con su banda Hundred Waters y de trabajar en un estudio de arquitectura, empezó a crear por curiosidad intrincados diseños digitales que luego convirtió en futuristas piezas de alta costura renderizadas en 3D, concretamente corsés por los que se ha dado a conocer.

Publicidad

Según cuenta Quero, su interés principal es desarrollar un lenguaje, una especie de identidad que se describa por las características estéticas de su morfología, los detalles o una paleta material. Para una entrevista con Vogue, explica que se aburre con demasiada facilidad como para decidirse “por un producto específico o incluso por un medio de expresión, así que apuesto por la hipótesis de que si puedo desarrollar una determinada forma en que las cosas parecen estar hechas o definidas visualmente que sea aplicable de forma cruzada entre los medios, entonces podré aplicar mi estilo a todo tipo de cosas con una identidad discreta, en lugar de crear un producto artístico repetido al que aplico ligeras variaciones una y otra vez”.

Su proceso es el siguiente: tras una rigurosa fase de composición en la que hace una selección de piezas y partes como motocicletas de juguete, partes de alas de robots Gundam, joyas baratas, o kits de modelos de plástico de vehículos que fusionaba maníacamente con superpegamento, hoy, gracias a lo digital, sus creaciones son menos complicadas, pues ahora sus manos están más ocupadas conectando nodos o buscando fórmulas matemáticas en código o desplazándose interminablemente por las imágenes de Google en lugar de dibujar tediosamente las líneas que en última instancia definen las formas de su obra.

“Hago obras que están fuera de cualquier relación estética o simbólica con la cultura actual. Lo que estoy haciendo ahora ha surgido de hacer esculturas en mi ordenador. Un día, decidí ponerlo en un avatar digital y pensé: ‘Oh, esto es genial’. Empezó siendo virtual, pero me gusta hacer renders realistas y jugar con la línea entre lo que es real y lo que no, así que la gente me preguntaba dónde podía comprar estos objetos. Empecé a hacer algunas piezas físicas, lo cual es una perspectiva nueva y emocionante, y ahora es una gran parte de lo que le interesa a la gente”.

Así, ahora parece estar haciendo una especie de alta costura que nace en lo digital y tranforma en objetos reales con impresión 3D. “La mayor parte de mi mantra es abrazar la intuición: no preocuparse por lo que representa o por lo que reacciona. Las obras de arte que realmente han interesado a la gente o a las que han respondido han sido descubiertas de esa manera, en las que solo estaba jugueteando. Cuando hacía música, ocurría lo mismo: ahí es donde está toda la magia, en ese espacio sin límites y sin tiempo”.

Con su creciente popularidad, Quero cuenta que quiere expandirse hacia otros métodos de fabricación y otras formas de interpretar los tejidos que crea en su ordenador: “No me limitaré a hacer corsés impresos en 3D, sino que me comprometo a hacer alta costura que no se produzca en masa, cosas que sean únicas. No pretendo ser un diseñadora de moda con impresiones en 3D. Soy un artista que hace cosas que se pueden llevar puestas y, con suerte, se harán de todas las maneras”.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE