CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

¿Cómo ha afectado la pandemia a las personas introvertidas?

Hasta aquellos que nos disfrutaban de las interacciones sociales, reconocen que la pandemia trajo consigo un cambio de paradigma. Fotografía: Searchlight Pictures
Words Carlos Turmero

Los efectos colaterales de la pandemia han sido ampliamente reseñados por todos los medios de comunicación en el último año, desde el impacto económico que ha representado para las diversas industrias hasta la lucha de cualquier persona por tratar mantener una salud mental estable en medio de tanta incertidumbre. La cuarentena logró que sacaremos lo mejor de nosotros, pero en ocasiones también logró que saliera a relucir el peor lado de la humanidad, debido a que nunca el mundo había experimentado una situación de encierro como esta.

La pandemia hace que nuestros sueños estén llenos de miedo, rabia y tristeza, según estudio

BuzzFeed News decidió establecer contacto miles de personas en Estados Unidos que se identifican como introvertidas, para saber cómo les había afectado la pandemia. Es fácil suponer que para un grupo de personas conocidas por disfrutar de su tiempo a solas, una pandemia que fomenta el distanciamiento social y el aislamiento podría paradójicamente ofrecer un gran respiro, pero el asunto es más complicado de lo que parece.

Publicidad

“Es una sensación muy interesante”, dice Alex Delaney, de 28 años, un profesor que vive en Brooklyn. “Me identifico plenamente como una persona introvertida y me gusta pasar tiempo a solas, pero he tenido más impulsos [en el último año] que nunca de querer estar en un club o ir a un bar, que son lugares a los que nunca iría antes de la pandemia. Sin embargo, es curioso, porque siento que una vez que tenga la opción de ir a esos lugares de nuevo, probablemente no lo haré”.

Aunque una gran parte de los encuestados señaló que su deseo de socializar ha disminuido durante la pandemia, otros se dieron cuenta de que les gusta e incluso necesitan una cantidad decente de interacción humana de vez en cuando, como Jane Eckles, de 24 años, de Hartland, Wisconsin.

“Casi he olvidado lo que se siente cuando una persona se topa accidentalmente contigo en Target y empiezas a charlar, y te das cuenta de que tus primos fueron a la misma universidad. Echo de menos las pequeñas cosas”.

Emily Larin, de 28 años, que vive en Riverside (California), se ha dado cuenta de que le gusta ser más sociable de lo que parece. “Cuando era más joven, tenía la mentalidad de hacer las cosas importantes sola y no depender de los demás, especialmente cuando se trataba de mis objetivos profesionales”. La pandemia la hizo más consciente de cómo este enfoque la estaba frenando, especialmente en lo que respecta a su carrera. Y una vez que la pandemia termine, planea desafiarse a sí misma para “salir de mi zona de confort”, pero en pequeños pasos, añadió. “Sigo siendo una introvertida de corazón”.

“Soy introvertida y tímida, así que ser vulnerable y pedir ayuda es algo con lo que siempre he luchado”.

No hay dos introvertidos iguales, es decir, no todos funcionamos de la misma manera socialmente. Como dijo el psicólogo Jonathan Cheek a The Cut el año pasado, hay al menos cuatro tipos específicos o “matices” de introversión: social, pensante, ansiosa y contenida. Los introvertidos sociales tienden a preferir los grupos más pequeños a las reuniones más grandes y no les importa pasar tiempo a solas. Los introvertidos ansiosos tienden a evitar las interacciones sociales debido a la ansiedad, mientras que los introvertidos pensantes tienden a ser introspectivos cuando socializan. Los introvertidos reprimidos son más reservados en los entornos sociales.

Con grandes noticias en el frente de las vacunas (el gobierno de Biden anunció recientemente que debería haber suficientes dosis para todos los estadounidenses adultos a finales de mayo) hay una sensación palpable de que la vida puede volver pronto a la normalidad. El último año ha obligado a los introvertidos a reflexionar más profundamente sobre su vida social, y aunque no es seguro que su disposición cambie a medida que el mundo se acerca a la reapertura, algunos han considerado al menos hacer cambios una vez que llegue ese momento. No es el caso de todos, pero algunos encuestados llegaron a la conclusión de que les gustaría ser más habladores, mientras que otros quieren centrarse en lograr un equilibrio más saludable entre el tiempo social y el tiempo a solas.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 10
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • 3
    Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE