A sus 35 años de edad, Colby Keller es un nombre que no necesita presentación en el mundo de la pornografía gay. Desde sus inicios en el 2004 con la compañía porno Sean Cody hasta su más reciente “colaboración” con Tegan Zayne para CockyBoys, Colby sigue despertando erecciones entre sus fanáticos a diestra y siniestra. Sin embargo, este oriundo de Michigan con un título en Antropología y una maestría en Artes Plásticas y Artes Escénicas, demuestra que posee un lado intelectual ávido de conocimiento, intrigado por la naturaleza humana, con inquietudes artísticas que trascienden los placeres de la carne.

Las sensibilidades artísticas de Keller se pueden apreciar en los proyectos que realiza en paralelo con la grabación de películas para adultos, siendo Colby Does America uno de los más conocidos. Con esta iniciativa, Colby se dispuso a recorrer todo Estados Unidos, conocer nuevas ciudades, visitar museos, fornicar con muchos hombres y hacer registro fotográfico de absolutamente todo. Al preguntarle qué dio pie a este proyecto, nos dice:

Colby Does America

Colby Does America

“Empecé Colby Does America como respuesta a malas circunstancias. Viví por casi 10 años en una casa en ruinas en Baltimore. Después que mi vecindario se comenzó a gentrificar gracias a un programa de expansión de capital intensivo encabezado por la Universidad local, mi arrendadora pronto me desalojó para poder renovar el edificio y aumentar la renta. Sin hogar, hice la única cosa que sentí que podía hacer: hacer lo mejor de una mala situación”.

“¿Por qué no follar mi camino a través del país y compartir la aventura con otros?”

Con esta actitud optimista, Colby continuó haciendo “lo mejor de una mala situación” y siguió explotando lo que consideró un “momento personal devastador” con Everything But Lenin, proyecto en el que el actor regaló todas sus posesiones materiales a todo el que estuviera interesado en tenerlas a cambio de una carta escrita a mano por él mismo y un certificado de participación. Lentes, calcetines, ropa interior; Keller lo donó todo menos una pequeña placa alegórica al político ruso:

Fotografía: Miguel Villalobos

Fotografía: Miguel Villalobos

“Soy comunista y recientemente había comprado una placa grande de latón de Lenin en eBay, sin duda propiedad gubernamental robada en Ucrania (la guerra civil estaba apenas empezando). Lenin es un gran símbolo de promesa revolucionaria y, desafortunadamente, también un horrible ejemplo de las políticas fallidas de culto al héroe. Fue Stalin por supuesto, el probable asesino de Lenin, quien construyó el culto a Lenin para defender la justificación de un culto propio. También me gustan las malas bromas, Everything But Lenin suena mucho como Everybody Loves Raymond. Es una pérdida total por supuesto, lo cual me gusta. Es más un chiste privado, la única cosa continua que poseo para mí mismo. La forma en la que el proyecto terminó es un poco difícil de explicar, pero sólo digamos que terminé completamente desnudo, drogado como mierda, escalando a través de una inmensa, húmeda cueva en Tennessee. Decidí romper las reglas y darle a la cueva mi placa de Lenin. Espero que aún esté ahí, esperando por salir, como un murciélago bolchevique del infierno (aunque Tennessee es más como el cielo para mí)”.

“Las historias significan mucho para mí. Iré a grandes distancias para conseguir una buena”.

Las inquietudes artísticas de Colby también quedan en evidencia con sus flirteos con el mundo de la moda, siendo protagonista de numerosas campañas y sesiones editoriales donde el erotismo y la desnudez masculina se vuelven arte:

“Soy un alumno orientado visualmente y un gato curioso cuando se trata de casi todo fenómeno social. No es difícil encontrar a la moda irresistible, Vivienne Westwood siempre ha sido una de mis heroínas. Fue un gran honor para mí participar en su colección Primavera 2016. También tuve la increíble oportunidad de trabajar con el fotógrafo Juergen Teller para la edición Verano/Otoño 2016 de Arena Homme+. No es Vogue exactamente pero está bastante cerca”.

Colby Keller x Vivienne Westwood

Colby Keller x Vivienne Westwood

Sus colaboraciones artísticas también incluyen a Cameron Stalheim, quien realizó la escultura de un merman utilizando el cuerpo de Colby como molde para su trabajo, haciendo imposible no preguntarse qué es el arte para una estrella porno:

“Amo el arte. Muchas veces el mundo del arte me deprime, pero trato de ver tanto de él como puedo. He hecho varias colaboraciones con artistas en realidad, unos cuantos cineastas y algunos diseñadores de moda. Amo la oportunidad de abordar a diferentes tipos de gente creativa, gente con todo tipo de aptitudes. Aprendo mucho sin importar el intercambio o el proceso, estoy fascinado por el comportamiento humano y amo ayudar a otros a materializar una idea. Realmente se parece mucho al sexo”.

¿Cuál director de cine mainstream sería perfecto para dirigir la película porno de tus sueños?

“Hay tanta gente con la que amaría trabajar, ¿alguien inesperado tal vez? ¿Puedes imaginar una porno de Werner Herzog? ¿Michael Haneke? Gus Van Sant podría ser una buena elección… No me puedo decidir por sólo uno”.

Te hemos visto en Sean Cody, Randy Blue, CockyBoys… ¿Has pensado en abrir tu propia empresa de films para adultos?

“Estoy considerando maneras en las que pueda continuar trabajando en proyectos como Colby Does America que también me ayuden a generar ingresos. Es un negocio complicado pero creo que puede haber una manera de hacer que funcione. Más por venir, espero”.

Próximamente podremos ver a Colby en la serie High Maintenance de HBO compartiendo créditos con Bob The Drag Queen y Jack Ferver, convirtiéndolo en el equivalente a Traci Lords dentro del mundo de la pornografía gay, analogía que no lo hace sentir muy cómodo: “¡No soñaría con compararme con Traci Lords! Ella es una actriz y una intérprete increíble por derecho propio”. Sobre próximos proyectos más vinculados al arte que al sexo, Keller nos cuenta:

“Los finales son rudos cuando llegas a ellos. Sólo desearía que cada artista, y cada persona, siga buscando maneras de construir algo creativo, intelectualmente motivante y conectado con la espiritualidad de algún modo. He tenido mi buena cuota de baches en el camino y bloqueos en la carretera, y también me he dado golpes contra muchas paredes en mi momento, pero sigo aquí, así que eso es bueno”.

“Keep on truckin’, keep on fuckin’.”

Despues de leer, ¿qué te pareció?