Siempre hay una buena dosis de desconfianza y miedo detrás de cualquier actor o actriz cuando hace su debut detrás de la misma cámara que los ha llenado de triunfos, y para muchos es un motivo para sentirse más desnudos frente al público que cuando el lente está sobre ellos. Dentro de muy poco podremos ver la ópera prima de Natalie Portman, A Tale of Love and Darkness, mientras que Kirsten Dunst hará lo propio adaptando The Bell Jar de Sylvia Plath el próximo año.

Para Chloë Sevigny, quien dará a conocer su primer cortometraje Kitty a principios de octubre, su reputación como un pilar del cine independiente y como una actriz consistentemente atrevida y original ha hecho que su paso como directora sea un poco más difícil, puesto que cada vez que Sevigny pone su nombre a cualquier proyecto, aumentan las expectativas a un 1000%.

“He estado esperando casi 20 años para dirigir Kitty. Mi entusiasmo ha sufrido altibajos, pero eso tuvo mucho que ver con mi confianza y mi agenda y dónde estaba en mi vida en ese momento. Quería hacer una especie de homenaje a esos filmes de los 80 donde usaban efectos prácticos y maquillaje en vez de CGI. Es tan visual, cinemático y delicado que quise que mi película se sintiera como un susurro.”

Chloë Sevigny

Fotografía: Chloë Sevigny

Y el momento ya llegó, pues desde que participara en el controversial film Kids de Larry Clark en 1995, Chloë ha sido una figura clave de su generación, protagonizando films como The Last Days of Disco en 1998 y Boys Don’t Cry junto a Hilary Swank en 1999, que le abrió las puertas al reconocimiento a escala mundial y le permitió experimentar en el mundo independiente con Party Monster y muchos más. Sin embargo, la controversia nunca ha estado muy lejos de ella, en especial luego de participar en The Brown Bunny, la infame película de Vincent Gallo del año 2003 en la que hace una escena real de sexo oral que hizo que muchos se pararan de sus asientos durante la premiere del film en el Festival de Cine de Cannes.

En los últimos años, Sevigny ha estado más involucrada en el mundo de la televisión con series como Big Love y American Horror Story, pero sus raíces en el cine indie siguen siendo fuertes. Con Kitty, la actriz y directora hará el recorrido usual por el circuito de festivales con una historia que parece ser de cuento de hadas. Es una adaptación de un cuento corto de Paul Bowles del mismo nombre en el que una niña se transforma de una pequeña curiosa a un agitado gato, generando la desesperación de su madre, quien no sabe por qué sucedió este cambio. La premiere del corto se realizará en el marco de la edición número 54 del Festival de Cine de Nueva York el próximo 2 de octubre.

Veamos el primer trailer del cortometraje de Sevigny, Kitty:

Despues de leer, ¿qué te pareció?