Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Beauty Perspectives

Cha Ji-won, la YouTuber que desafía exigentes estándares de belleza de Corea con feminismo

Cha Ji-won. Imagen: YouTube
Words mor.bo Reading 5 minutos

En Corea del Sur, ser hermoso es casi una exigencia social. No solo es un país que se vanagloria de sus excelentes prácticas de cirugía plástica en donde más de un tercio de las jóvenes ha pasado bajo el bisturí, sino cuyos hombres y idols incluso deben cumplir con una serie de requerimientos estéticos para poder ser considerados atractivos.

Si te paseas por YouTube para ver tutoriales de maquillaje o de rutinas de belleza, seguro te has encontrado con los famosos 10 pasos coreanos para tener piel de porcelana, que involucran costosos productos y un sacrificio de unas dos o tres horas diarias para conseguir el rostro perfecto. Incluso, la industria de belleza coreana es una de las más poderosas del mundo (sorry, Rihanna), y manejan anualmente ventas de casi 17 billones de dólares.

Publicidad

https://www.youtube.com/watch?v=ulfEFYe9s00

Cha Ji-won, una joven millenial coreana, era una de estas “víctimas” de las duras exigencias de la belleza en su país: gastaba unos 100 dólares al mes en productos de belleza, nunca dejaba que la vieran sin maquillaje, se hacía tratamientos capilares una vez al mes para mantener su cabello largo, brillante y atractivo, y aspiraba que eso fuese suficiente para aspirar a look perfecto: piel pálida, ojos grandes, una nariz respingada, piernas delgadas, labios de color cereza, cara pequeña y una proporción de cuerpo de nueve a uno, donde el cuerpo es nueve veces más largo que la cara.

Sin embargo, un día, Cha Ji-won se cansó de ser esclava de una rutina opresiva que nunca le traía beneficios reales excepto algunos puntos “sociales”, así que comenzó un cambio radical: dejó de usar un maquillaje completo y se cortó el cabello lo más corto que pudo. La reacción de su madre fue brutal e irónica: “Maravilloso. Ahora tengo un hijo”, le dijo. Pero Ji-won estaba feliz.

“Me sentí como si hubiera nacido de nuevo. Hay tanta energía mental que una persona puede tener cada día, y solía gastar gran parte de ella preocupándome por ser bonita. Ahora uso ese tiempo para leer libros y hacer ejercicio”.

Como parte de su “renacimiento”, Ji-won ahora gasta unos cinco dólares al mes en productos de belleza: solo usa dos hidratantes: uno para el rostro, y uno para los labios. Además, ahora es una YouTuber que utiliza la plataforma para dirigirse a jóvenes como ella, convenciéndolas de que no es necesario ser una muñeca idealizada y perfecta para ser hermosas. Además, se encarga de crear conciencia sobre el feminismo, da consejos acerca de productos como copas menstruales, canta con un ukulele, y comparte salidas y paseos con sus amigos.

https://www.youtube.com/watch?v=yi2Q0mJ7-aw

Lo mejor de todo es que tiene público, pues en los últimos meses, una nueva ola de jóvenes coreanas ha decidido liberarse de la presión que significan las rutinas de belleza que muchos ven como opresivas y obligatorias, y que es algo que simplemente se espera de las mujeres. Según reporta The Korea Herald, el pasado mayo una narradora de noticias causó conmoción cuando salió en televisión usando lentes, la primera en la historia en hacerlo.

En redes sociales como Instagram, muchas terminan desechando todo su maquillaje en sábanas blancas, creando obras de arte, y revelando que en el pasado se habrían arrepentido de salir a la calle con el rostro limpio, pero ya no más. “No pueden tener ningún poder sobre nosotras cuando es tan fácil deshacernos de estas máscaras”.

Con activistas plus-size como Jiwon Park, parece que la idea de lo que significa belleza está cambiando poco a poco, así como la percepción social de que leas mujeres son figuras que siempre deben estar sujetas a las órdenes de un hombre, gracias al movimiento feminista y de protesta que este año ha salido a las calles a protestar la creciente ola de pornografía voyeurista en las redes sociales, gracias a videos y fotografías hechos a escondidas en baños, espacios públicos y transporte público sin el consentimiento de estas mujeres, y que ya están hartas de sufrir acosos sexuales, que son vistos como algo “normal” por las autoridades.

Según cuenta Cha Ji-won, este cambio de mentalidad ha hecho que muchas mujeres decidan descubrir sus propias identidades a través de su vestimenta, escapándose del “corset” con el que muchos esperan que vivan por el resto de sus vidas. “Ya hay muchas chicas experimentando este sentimiento de liberación, y una vez que se ven a sí mismas por vez primera, ya no hay vuelta atrás”.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 4
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • 11
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • 2
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE