A partir del jueves 20 de octubre y hasta el próximo 18 de diciembre, el Museo de Bellas Artes de Chile tendrá un invitado de lujo: el pintor italiano Michelangelo Merisi da Caravaggio, mejor conocido como Caravaggio, y quien fue uno de los representantes más influyentes del movimiento barroco de los siglos 16 y 17.

Aunque Caravaggio solía producir principalmente pinturas de carácter religioso, a menudo escandalizaba con ellas a sus clientes, quienes terminaban rechazando sus obras por no ceñirse a la imagen casta de santidad que muchos esperaban de pinturas de este estilo. Caravaggio usaba modelos reales, que escogía entre gente de baja condición, y muestra de ello es el cuadro que podremos ver exhibido durante los próximos meses: Joven con un Cordero, que data del año 1602.

Si no eres muy conocedor del arte, te damos siete razones para no perderte esta exhibición única que trae a uno de los más grandes maestros de la pintura a nuestro país.

1. El cuadro no llegará solo

Joven con un Cordero será la única obra de Caravaggio en llegar al país, pero no estará sola: será acompañada por una copia hecha en el siglo XIX de otra obra del italiano que pertenece a la colección del museo, una pintura contemporánea que cita a Caravaggio de la artista Josefina Fontecilla, y el curador de historia del arte de los Museos Capitolinos de Roma, Sergio Guarino.

2. Está inspirado en Juan Bautista

La obra nos muestra a la figura bíblica de Juan Bautista, que fue una de las obsesiones de Caravaggio: primo de Jesús de Nazareth, bautizado en el río Jordán y luego decapitado por orden del rey Herodes, fue pintado al menos ocho veces por este maestro italiano.

3. Causó un escándalo en su época

Esta versión fue una de las más escandalosas hechas por el artista, pues en vez de ser representado con sus características religiosas comunes (un tazón, una piel de camello y una cruz de caña) muestra a Juan el Bautista desnudo y con un cordero de manera muy naturalista. Aunque para la época era considerado casi nudista.

4. Tuvo un modelo verdadero

Se dice que el modelo para este cuadro fue Cecco, un pintor menor y ayudante de Caravaggio, quien también posó para su obra El Triunfo del Amor, en donde representa al dios Cupido.

5. Su uso de la luz es impactante

Joven con un Cordero también es una muestra fiel de la técnica del claroscuro utilizada por Caravaggio en la época, que junto a su estilo naturalista era considerado por muchos como vulgar, en especial para pintar a figuras religiosas, que debían tener halos llenos de luz.

6. Es considerada una pintura pagana

Esta obra del maestro italiano del barroco muestra uno de los ideales estéticos de belleza masculina del pintor: la imagen del hombre joven desnudo, que aunque fue criticada en ese entonces por caminar la delgada línea entre lo religioso y lo pagano, es una de las influencias estilísticas más grandes del mundo del arte.

7. Fue un cuadro muy polémico… y popular

Sus suaves líneas, su uso de la luz, la aterciopelada tela y la textura de la piel de Juan Bautista convirtieron a Joven con un Cordero en uno de los cuadros más populares de este pintor pese a su polémico aspecto naturalista, a tal punto que en su época que se hicieron muchas copias, y según historiadores sólo se han identificado 11 como hechas por el mismo Caravaggio.

Despues de leer, ¿qué te pareció?