The Sexiest People are Thinkers

Si le preguntamos a cualquier persona que haya experimentado con hongos mágicos (o hongos psilocibios, si nos ponemos científicos) lo que sintió al ingerirlos, probablemente nos dirá que vieron sonidos o escucharon colores en un universo caleidoscópico de sensaciones psicotrópicas. A veces el viaje no suele ser muy agradable, pero eso no nos impide seguir usando este regalo de la naturaleza: de hecho, es la droga más segura que podemos consumir, y es incluso mejor que el cannabis.

Al menos así lo informa la Encuesta Global de Drogas de este año, publicada hace algunos días, y que recoge las opiniones de 120.000 participantes en más de 50 países acerca del tipo de sustancias que consumen, sus patrones, así como sus efectos negativos. Este año los grandes ganadores fueron los hongos alucinógenos, los favoritos de unos 12.000 participantes de los cuales sólo el 0.2% requirió de atención médica, ya que el mayor peligro que hay es escoger los hongos equivocados. Asílo reveló Adam Winstock, fundador de la encuesta y psiquiatra experto en adicciones:

“Los hongos alucinógenos son la droga más segura del mundo. La muerte por toxicidad es casi desconocida, y el único peligro real es consumir hongos similares que resulten ser tóxicos o peligrosos en términos de daños reales”.

Además, este resultado refuerza estudios que se han hecho con anterioridad, que revelan que el uso de esta sustancia puede ser utilizado para el tratamiento de enfermedades como la depresión y la ansiedad, tal como lo indica el psiquiatra James J H Rucker en un artículo, al igual que el Dr. Robin Carhart-Harris, jefe de investigación psiquiátrica del Imperial College de Londres, quien asegura que los hongos son una sustancia parecida al LSD pero más débil y que imita los efectos de la serotonina en el cerebro, haciéndonos un tanto eufóricos pero también en paz con el mundo y el medio ambiente.

Además, Carhart-Harris dice que más que una droga recreacional, es una sustancia para la autoexploración:

“El medio ambiente es esencial para tener una experiencia positiva… la gente necesita espacio, un cuidador sobrio que los guíe y les asegure que no se están volviendo locos. Y sí, las setas pueden causar ansiedad, pánico y despersonalización, pero los estudios nos dicen que que la gente valora la experiencia como significativa”.

Además, los hongos no producen hábito y son muchísimo menos tóxicos para nuestros órganos internos en comparación con otras sustancias como la heroína o la cocaína. En la actualidad, Carhart-Harris se encuentra investigando los beneficios de las drogas psicodélicas para el tratamiento de la depresión y la ansiedad, y hasta ahora sus resultados son bastante positivos en un ambiente controlado.  Sin embargo, los hongos no son para todos: los adolescentes en particular, deberían evitarlos hasta que estén adultos pues pueden producirles experiencias psicológicas que pueden dejarlos vulnerables.

Despues de leer, ¿qué te pareció?