CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Beber té tres veces a la semana ayuda a una vida más larga y saludable, según estudio

Si dudas de las bondades del té, recuerda que Baby Yoda tiene 50 años. Fotografía: Disney+
Words mor.bo

El té, la bebida más popular del planeta después del agua, es también una fuente de bienestar. Nuevos estudios sugieren que la bebida tiene efectos potenciales antioxidantes, antibacterianos, antiinflamatorios, antidiabéticos e incluso anticancerígenos.

Además, beber té al menos tres veces a la semana está relacionado con una vida más larga y saludable. “El consumo habitual de té se asocia con menores riesgos de enfermedad cardiovascular y muerte por todas las causas”, señaló el autor del estudio, Xinyan Wang, de la Academia China de Ciencias Médicas de Pekín (China).

“Los efectos favorables para la salud son los más robustos con el té verde y para los bebedores habituales de té a largo plazo”, agregó Wang. En el análisis, publicado en la revista European Journal of Preventive Cardiology, participaron 100.902 personas del proyecto China-PAR2 sin antecedentes de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o cáncer.

Los participantes se clasificaron en dos grupos: bebedores de té habituales (tres o más veces a la semana) y no bebedores de té o no habituales (menos de tres veces a la semana): se les dio seguimiento durante una media de 7.3 años.

El consumo habitual de té se asoció con más años de vida saludable y mayor esperanza de vida. Por ejemplo, los análisis estimaron que los bebedores de té habituales de 50 años de edad desarrollarían enfermedades coronarias y apoplejías 1,41 años más tarde que el resto, y vivirían 1,26 años más que aquellos que nunca o rara vez bebieron té.

En comparación con los que no bebían té o lo hacían muy pocas veces, los consumidores habituales de té tenían un riesgo 20% menor de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, un riesgo 22% menor de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares mortales, y un riesgo 15% por ciento menor de muerte por todas esas causas.

Además, se analizó la influencia potencial de los cambios en el comportamiento de consumo de té en un subconjunto de 14.081 participantes, con evaluaciones en dos momentos. La duración media entre las dos encuestas fue de 8,2 años, y la media del seguimiento después de la segunda encuesta fue de 5,3 años.

Los bebedores habituales de té que mantuvieron su hábito en ambas encuestas tenían un riesgo 39% menor de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, un riesgo 56% menor de sufrir enfermedades cardíacas mortales y accidentes cerebrovasculares, y un riesgo 29% menor de muerte por todas las causas en comparación con los bebedores ocasionales de té que o los que nunca se acostumbraron a beberlo.

“Los efectos protectores del té fueron más pronunciados entre el grupo de bebedores de té habituales constantes. Los estudios de mecanismos han sugerido que los principales compuestos bioactivos del té, a saber, los polifenoles, no se almacenan en el cuerpo a largo plazo”, dijo el autor principal del estudio, Dongfeng Gu. “Por tanto, la ingesta frecuente de té durante un periodo prolongado podría ser necesaria para el efecto cardioprotector”, añadió.

En un subanálisis por tipo de té, el consumo de té verde se relacionó con una reducción de aproximadamente 25% en los riesgos de enfermedad cardíaca incidente y accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca fatal y accidente cerebrovascular, y muerte por todas las causas. Sin embargo, no se observaron asociaciones significativas para el té negro, según el estudio.

Según los investigadores, dos factores podrían estar en juego. En primer lugar, el té verde es una fuente rica en polifenoles que protegen contra las enfermedades cardiovasculares y sus factores de riesgo, como la hipertensión arterial y la dislipidemia. A diferencia, el té negro se fermenta completamente y durante este proceso, los polifenoles se oxidan en pigmentos y pueden perder sus efectos antioxidantes. En segundo lugar, el té negro se suele servir con leche, lo que investigaciones anteriores han demostrado que puede contrarrestar los efectos favorables para la salud del té sobre la función vascular.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde